La misión de Design for Change (DFC) es empoderar a los jóvenes para que cambien el mundo. El Encuentro ¡Yo Puedo! en Roma ha hecho visible cómo lo están logrando con sus proyectos DFC.

Por Beatriz Alonso

El Papa Francisco recibió a más de 2.000 jóvenes de 45 países Design for Change en el Aula Paolo IV en el Vaticano, durante la gala de clausura del Encuentro ¡Yo Puedo! Design for Change ha impulsado esta cumbre global para darles la oportunidad a los jóvenes de mostrar cómo están cambiando el mundo con sus proyectos DFC, reconocidos como promotores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, principalmente los consagrados a Acción por el clima (ODS 13), Igualdad de género (ODS 5), o Reducción de las desigualdades (ODS 10).

En su discurso, el Papa reconoció la labor de los jóvenes que han mejorado su entorno: “Habéis retirado la mirada de la pantalla del teléfono y os habéis arremangado para poneros al servicio de la comunidad. Habéis entendido que ‘Yo Puedo’ debe convertirse en ‘nosotros podemos juntos’. Así, el Papa honraba el lema de Design for Change: “I CAN and You CAN, together We CAN”.

Entre las 45 delegaciones DFC participantes, se encontraba la Delegación DFC España, compuesta por un centenar de jóvenes de 11 Comunidades Autónomas. Además de ser recibidos por el Papa, durante los días anteriores tuvieron la oportunidad de presentar sus proyectos junto a jóvenes de otros países, compartir experiencias en la fiesta de Bienvenida en el Palacio de Congresos, y recibir la medalla de Roma de mano de la alcaldesa. Por otra parte, una selección de sus proyectos está disponible en el Marketplace para que sean escaladas por gobiernos, instituciones y empresas de todo el mundo.

Por haberse convertido en agentes de cambio, el Papa les dijo a los jóvenes que veía en ellos “una confianza valiente”. “Sí, la confianza y el valor de un proyecto de mejora ambiental y social que se vuelve concreto; un proyecto que pueda dejar su huella”. Como muestra simbólica del espíritu de Design for Change, los jóvenes le ofrecieron al Papa un patchwork con el Yo Puedo en diferentes idiomas.

 

Objetivo de la Delegación DFC España

La educación no es solo cuestión de contenidos, sino de experiencia de vida. Y, por supuesto, es diversidad, por lo que en la Delegación DFC España se ha fomentado una amplia representatividad geográfica, variedad de centros, y de realidades sociales diferentes. Con este centenar de jóvenes, ha vivido el Encuentro un educador/a de cada centro, quienes son pieza fundamental para dar continuidad al espíritu ¡Yo puedo! de la iniciativa. Los apoyan Fundación Edelvives y Fundación CEPA.