“Sin límites”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca #CuentaCambioDFC

“Cuando tocamos algo, dejamos nuestras huellas dactilares. Cuando tocamos la vida de la gente, dejamos nuestra identidad”

“Sin Límites”: Un proyecto de inclusión social elaborado con la metodología Design for Change (DFC), donde el alumnado de 3º de Eso del Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca tendió lazos de amistad con las personas mayores de la Residencia Madre de la Veracruz y jóvenes con capacidades diferentes de la Fundación Aviva de Salamanca. Con este proyecto han demostrado la importancia de descubrir, acoger, integrar y valorar a todas las personas que forman nuestra sociedad. Por ser el proyecto que mejor reflejaba la metodología DFC, fue seleccionado para representar a España en la Celebración Internacional de la organización en 2017.

Al emprender un proceso DFC, la primera fase consiste en que cada cual siente qué le preocupa, indigna o molesta de su entorno; y lo comparte con el grupo. A través de conversaciones, se identifican diferentes focos de acción agrupando la información aportada. En este caso, las temáticas identificadas se orientaban hacia la necesidad de crear relaciones humanas igualitarias y cooperativas, el descubrimiento de las personas que forman nuestra sociedad, la puesta en valor de su potencial, y la identificación de colectivos concretos con los que actuar.

Identificaron un foco de acción para conseguir que todas las personas de su entorno se sintieran parte de la sociedad: la inclusión de las personas mayores y las personas con capacidades diferentes de su entorno. Para trabajar desde lo local con el mayor impacto posible, eligieron diseñar su solución para las personas mayores de la residencia que estaba enfrente del colegio y para los jóvenes con capacidades diferentes de la Fundación Aviva que ya utilizaban las instalaciones del colegio.

¿Cómo consiguieron su objetivo?

En la siguiente fase del proceso DFC, y siempre en grupo, cada miembro imagina soluciones para el foco de acción, aportando todas las ideas posibles. Decidieron sintetizarlas todas en una: “Vivir y fomentar la inclusión en nuestra realidad”. Para fomentar el trabajo cooperativo, en este proyecto además se invitó a participar en la fase Imagina a las personas que se beneficiarían de la solución: las personas mayores y los jóvenes con diversidad funcional, además de a las familias y a las otras clases de 3º de ESO. Así, diseñaron actividades conjuntas para promover la inclusión social. Todos los colectivos acogieron con mucha ilusión el proyecto.

La realización de las actividades tenía como objetivo el “encuentro de igual a igual, en el que cada aportación es importante y que sería realizada de manera cooperativa. Por otro lado, establecer relaciones de afecto y de amistad sin límites de edad, situación personal, características… Cada persona podría iniciar un movimiento en su realidad que invitara a muchas personas a vivir con un corazón sin límites”.

“La vida es buena cuando estás feliz, pero la vida es mucho mejor cuando los demás son felices gracias a ti”.

Una vez llegado el momento de pasar a la acción, cada miembro del equipo, y siempre en grupo, actúa para llevar a cabo un cambio real en su mundo. Así se empodera, porque DFC no consiste en decir “hay que hacer…”, eso no empodera; “DFC va de hacer”.

Los y las agentes del cambio, y todas las personas a las que habían conseguido involucrar en su proyecto, colaboraron activamente en la composición, ensayos y grabación de una canción, y participación en un festival musical en Salamanca con los jóvenes con los jóvenes con capacidades diferentes. Por otra parte, organizaron encuentros con las personas mayores de la residencia para recoger sus testimonios y debatir sobre cómo ha cambiado la vida de los jóvenes a lo largo del tiempo. Además, realizaron un mural en la calle como metáfora de la inclusión social: “Un bosque lleno de árboles diferentes, pero todos importantes para que el bosque sea realmente bello”.

Después, celebraron una fiesta sorpresa para agradecerles su colaboración. Visto el éxito de la iniciativa y su aceptación, habilitaron una zona Design for Change en el colegio para que todo el mundo pudiera acceder a la metodología y donde mostrar el desarrollo del proyecto.

Para mostrar el impacto de sus acciones, recogieron las impresiones de las personas para las que habían diseñado sus soluciones:

“Ha sido estupendo solo por la alegría que tiene la juventud y me gustaría repetirlo”, “he sido muy feliz al ir al ayuntamiento con los chicos porque me he sentido muy querida y me he emocionado mucho”. José Antonio y Teodora, de la residencia de mayores.

“Este proyecto ha ayudado a desmitificar muchas ideas falsas de los abuelos y ha ayudado a descubrir su energía y alegría”. Sheila, trabajadora social de la residencia de mayores.

“A todos nuestros chicos les ha encantado participar en este proyecto y, sin duda alguna, ha sido una experiencia muy positiva para todos. Queremos que esto tan bonito que ha comenzado siga adelante el próximo año, y queremos dar las gracias por hacernos partícipes de esta gran experiencia”. Beatriz, educadora de la Fundación Aviva.

“Me he sentido genial y me ha encantado hacer nuevos amigos de este colegio”. Carlos, usuario de Aviva.

“Cuando realizamos un proyecto DFC, crecemos por dentro y nos disponemos con y desde el corazón a abrazar nuestro mundo y cambiarlo”. Eva, profesora responsable del proyecto

¿Qué te llevas del proyecto?

Para evitar pasar de un proyecto a otro sin pararnos a reflexionar sobre los aprendizajes, el proceso DFC incluye la fase Evolúa, que consiste en que cada miembro del equipo, de forma individual, evalúa su experiencia y, a partir de ahí, evoluciona. Así se expresaban algunos de los y las protagonistas del proyecto:

“DFC es un tipo de proyecto diferente y, aunque es para cambiar nuestro alrededor, creo que la base supone cuestionarnos a nosotros mismos, vivir el proyecto y sentirlo por dentro”. María, 3º ESO B

“He descubierto que para lograr un cambio y para mejorar el mundo no hace falta irse lejos. Antes siempre estaba frustrada porque sentía que no podía hacer nada para disminuir las cosas que tanto daño hacen en nuestro mundo. Ahora me siento más esperanzada y segura de que si todos nos unimos con proyectos así, el impacto sería enorme y significaría un cambio esencial”. Marta, 3º ESO A

¡Tú también puedes tener un corazón sin límites!

Para dar difundir su proyecto e inspirar a otras personas para que también pasen a la acción, el proceso DFC incluye la fase Comparte. El equipo de “Sin Límites” creó un blog y cuentas en diversas redes sociales (@SinLimitesDFC17) e hizo una reunión con las familias del colegio, donde se materializó la posibilidad de involucrar a personajes públicos del mundo del deporte, la música y la cultura, que apoyaron el proyecto a través de un vídeo. Además, varios medios de comunicación, tanto prensa como radio y televisión, les invitaron a presentar su proyecto; y les recibió el alcalde de Salamanca en el ayuntamiento, quien una vez conocida la labor que habían hecho por la comunidad, les mostró su apoyo públicamente.

Los y las agentes del cambio llegaron a la conclusión de que para que se produjera “un cambio profundo y permanente en su realidad era necesario motivar un cambio en su propia percepción de la vida y de las personas: solo abriendo su mirada y estableciendo relaciones de ayuda y colaboración con los abuelos y chicos con capacidades diferentes podrían concienciar de la importancia de la inclusión social y contagiar a un mayor número de personas para que se sumaran a vivir una vida de encuentro “Sin Límites”.

Este proyecto se llevó a cabo durante cinco meses, y la historia no terminó allí. Fruto de los grandes cambios que se produjeron en sus protagonistas: una parte del alumnado empezó a colaborar con la Fundación Aviva, se ha fomentado la participación en el festival de música en otros ámbitos, y la relación con las personas mayores de la residencia ha motivado que más profesorado se anime a realizar actividades conjuntas.

Y como colofón de este proyecto, un regalo irrepetible: ¡la participación en la celebración internacional de Design for Change de 2017 (Be The Change, BTC) en Madrid! Por primera vez, DFC España fue anfitriona de una gala internacional. ¡Mira aquí cómo los y las protagonistas del cambio presentaron el proyecto!

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Sin límites” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!  Y si quieres profundizar en la historia de cambio, entra aquí.

(Este artículo es la versión extendida de la Historia de cambio “Sin Límites”, publicada en el Manual “Curiosidad Radical” de Fundación Telefónica en colaboración con Ashoka y diversas organizaciones, entre ellas, DFC España)

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Capacitando desde la discapacidad”, proyecto DFC del Centro de Educación Especial Los Ángeles #CuentaCambioDFC

Luces, cámara… ¡Acción! 

Secuencia 1

Centro de Educación Especial Los Ángeles de Badajoz. Son las 9:30 de la mañana, el alumnado está en clase de matemáticas.

PROFESORA

Buenos días, chicos. Vamos a empezar hoy con mates. Acordaos de que ayer vimos los problemas con sumas y restas, así que vamos a corregirlos. Empieza a leer tú, Christian.

CHRISTIAN

Para llegar a Madrid tenemos…

El alumnado bosteza y empieza a quedarse dormido. Transición. Aparece la imagen de la fase Siente de Design for Change, seguida de un primer plano de Christian.

VOZ EN OFF

Ay… ¿Cómo podría cambiar el mundo con ayuda de mis compañeros?

CHRISTIAN

Lo primero sería convertirnos en superhéroes y sentir los problemas que hay en el mundo.

El alumnado comienza a trabajar en el proceso Design for Change.

Así comienza el vídeo “Capacitando desde la discapacidad”, una historia de 24 agentes de cambio que se inspiran y se sienten súper capaces de afrontar un reto: Sensibilizar sobre el maltrato animal. Para emprender esta misión, primero observaron los problemas del mundo (fase Siente), centraron el marco de trabajo entre los muchos propuestos que les preocupaban: la crisis económica, los accidentes de tráfico, la discapacidad, el maltrato animal, y el acoso en el colegio. De entre ellos, eligieron el maltrato animal, porque los y las alumnas tenían mascotas, y les parecía un tema muy sensible y cercano. Para constatar que era un foco de acción relevante para otras personas, se lo presentaron al resto de estudiantes del centro, quienes opinaron que era muy buena idea aportar soluciones contra el maltrato animal.

¿Cómo lo consiguieron?

Durante la fase Imagina se plantearon muchas ideas. Después de elegir una y prototiparla, entraron de lleno en la fase Actúa al rodar un anuncio sobre el tema, que se emitió en medios de comunicación y redes sociales. Además, elaboraron un recurso didáctico compuesto por un cuento y diferentes pasatiempos, también sobre esta temática, que se envió a casi mil centros educativos de Extremadura, para que los tutores pudieran trabajarlo con sus alumnado. Para desarrollarlo, primero se documentaron, investigaron sobre el tema, y fueron a una protectora de animales y una clínica veterinaria para conseguir información de primera mano. Después, testaron su prototipo con el alumnado de su centro para optimizarlo con los aprendizajes que obtuvieron.

¿Y qué opinaron las personas que se vieron beneficiadas con su solución? El responsable de la protectora de animales confirmó que se trataba de una “gran iniciativa”. 

El objetivo era doble: por un lado, llegar a la población general con el anuncio; y, por otro, trabajar desde el colegio para sensibilizar sobre esta problemática en edades tempranas. Como expresaban con sus propias palabras: “Si el en cole se aprende a escribir, también se puede aprender a no maltratar a los animales”.

¿Y cuáles fueron los principales aprendizajes surgidos a raíz del proyecto? ¡Fase Evolúa! Para el alumnado, se sintetizó en que "los sueños se pueden hacer realidad". Para ellos y ellas fue muy significativo ver que su idea inicial, salir en la televisión, se pudo hacer realidad gracias a su esfuerzo, implicación e ilusión. El profesor responsable del proyecto, Juan Francisco Fuella Moreno, destacó: ¡Qué importante es el empoderamiento de las personas con discapacidad a partir de metodologías innovadoras como Design for Change!

Después de haber aparecido en varios medios de comunicación y de la difusión en redes sociales, han podido afirmar que la fase Comparte, y todo el proceso, ha sido ¡todo un éxito! En especial, para los y las protagonistas del proyecto, que han visto cómo su sueño se hacía realidad. Y, efectivamente, esa es la idea que han querido transmitir con el vídeo de presentación, en el que cuentan el desarrollo del proyecto, a partir del sueño de uno de los protagonistas.

En el aula, un alumno sigue dormido.

CHRISTIAN

Sergio, ¡despierta!

SERGIO

¡Chicos! ¿Sabéis que los sueños se pueden hacer realidad?

TODA LA CLASE

¡Sí!

Todo el aula estalla en aplausos.

 

Y, aunque parezca increíble, el sueño no terminó ahí: serpientes de energía, saludos internacionales, grandes proyectos y mucha ilusión… ¡Su proyecto fue seleccionado para representar a DFC España en la celebración internacional de Design for Change de 2016 (Be The Change, BTC)!  En el momento de recibir la noticia, durante la Gala anual de DFC España en Madrid, Vicente, José Antonio, Sergio y Christian; acompañados por sus profesores, Juan Francisco y Silvia; y la directora, Sonia; estallaron de alegría al grito de “Sí, sí, sí, nos vamos a Pekín”. Este fue su viaje a China para contar su historia de cambio, en representación de todo el alumnado participante en el proyecto, quienes tienen reconocido al menos el 33% de discapacidad; pero, a partir de ahora, poseen la súper capacidad de creer sí mismos.

 

DIARIO DE VIAJE A PEKÍN

DÍA 1: En tren a Madrid desde Badajoz

España en la BTC 2016 en Pekín

Nervios antes de comenzar nuestro viaje en tren; aunque ya en Madrid, con un bocata de calamares, se llevan mucho mejor ;)España en la BTC 2016 de Pekín

DÍA 2: Viaje a Pekín

España en la BTC 2016 de Pekín

Doce horas de avión por delante, seguro que lo merece... A nuestra llegada, una gran bienvenida.

España en la BTC 2016 de Pekín

Y, directamente, a conocer Pekín. Un poco cansados, ¿eh, Christian?España en la BTC 2016 de Pekín

Y, para acabar la jornada, cena típica del país (“Pato Pekín”).

España en la BTC 2016 en Pekín

DÍA 3: Comienza la celebración internacional Be The Change (BTC)

Conociendo todo tipo de experiencias y proyectos de otros países.

BTC 2016 en Pekín

Y aprovechamos para aprender a manejar los palillos chinos ;)

España en la BTC 2016 en Pekín

Visitamos el colegio donde se celebraba la BTC con a nuestra voluntaria, Cecilia.

BTC 2016 en Pekín

Para terminar el día, vimos el espectáculo de Kung Fu Panda, y de vuelta al hotel para descansar y preparar nuestra presentación del día siguiente.

BTC 2016 en Pekín

DÍA 4: El gran día

España en la BTC 2016 en Pekín

Por fin, llegó nuestro gran momento. A pesar de unos pequeños imprevistos de última hora que supimos solventar, ¡todo fue un éxito!

España en la BTC 2016 en Pekín

Pero la jornada no había terminado... Ahora, ya mucho más relajados, tocaba conocer a gente de otros países participantes; y echar un partidillo de fútbol con nuestros amigos de Colombia, Chile, Israel y, por supuesto, con Cecilia.

España en la BTC 2016 en Pekín

España en la BTC 2016 en Pekín

También aprendimos a poner nuestro nombre en chino, e hicimos una última visita al mercado de la seda.

España en la BTC 2016 en Pekín

España en la BTC 2016 en Pekín

DÍA 5: La vuelta a casa

Cuando parecía que todo había acabado, nos desvían el vuelo a Valencia por la niebla en Madrid. Después de trece horas de avión, cuatro horitas más de autobús. Parece que los chicos estaban un poco cansados...

España en la BTC 2016 en Pekín

DÍA 6: Fin de la aventura

España en la BTC 2016 en Pekín

Hoy sólo nos queda el viaje en tren desde Atocha a Badajoz. Y, por supuesto, ¡contar la experiencia!

España en la BTC 2016 en Pekín

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Capacitando desde la discapacidad: No al maltrato animal” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!¡Y anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo!

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Juntos hacemos posible el cambio”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús - El Vedat #CuentaCambioDFC

—A lo mejor tú lo pasabas mal…

—Es que lo pasé mal…

—Pues ahora puede haber el mismo caso, y podemos ponerle solución, porque nadie merece pasarlo mal.

Alumna y alumno de 4º de ESO

 

Algunos alumnos y alumnas del colegio Santa Teresa de Jesús – El Vedat notaron que la marginación y las faltas de respeto eran un problema en el centro. Y se dieron cuenta de que les preocupaba. Aprovecharon los recreos para observar su entorno, y confirmaron que había una parte del alumnado al que le costaba integrarse. Entre ellos, se contaron sus experiencias, y se percataron de que algunas personas no habían tenido una buena experiencia cuando entraron nuevas en 1º de ESO. Además, advirtieron que no era solo un problema de quienes lo sufrían, sino de todo el colegio. Y lo más importante, comprendieron que podían hacer algo al respecto.

Estos trece alumnos y alumnas de 4º de ESO, guiados por dos de sus profesoras, se pusieron manos a la obra para encontrar una solución al problema, entrando de lleno en la fase Siente de la metodología Design for Change. Aunque los focos de acción sobre los que trabajar fueron la marginación y las faltas de respeto, los y las protagonistas del cambio se percataron de que “la diversidad que nos envuelve” y “la importancia de saber hablar y escuchar” eran factores importantes a tener en cuenta para desarrollar su solución al problema. Regidos por esta premisa, decidieron encontrar a quienes se beneficiarían del proyecto que estaban diseñando: el alumnado de secundaria en general, aunque en mayor medida los cursos de 1º de ESO, quienes les manifestaron que agradecerían mucho que se trabajara más esos aspectos.

En su labor de escucha e investigación para ganar en comprensión sobre el tema, señalaron dos cuestiones relevantes. Por un lado, es posible mejorar la integración del alumnado nuevo en el centro y de quienes cambiaban de ciclo; por otro, hay que trabajar las faltas de respeto entre ellos, entendidas como las conductas inapropiadas hacia otras personas que derivan de la falta de empatía.

Una vez elegido el reto al que se iban a enfrentar, empezaron la fase Imagina. De todas las ideas que surgieron, se decantaron por tres soluciones: Proyecto de hermanar, Dossier de actividades, y Cuartos de Hora. Entonces, ya solo quedaba… ¡pasar la acción! ¿Cómo consiguieron convertir sus ideas en realidad?

¡Fase Actúa! Los y las protagonistas del cambio emprendieron tres proyectos, de los cuales pudieron poner en práctica dos. El proyecto de hermanar fue elaborado con todo lo necesario para llevarlo a cabo al inicio del curso que siguiente.

  • Proyecto de hermanar: una iniciativa de ​hermanamiento​ entre alumnado de 4º y 1º de ESO, en la que cada hermano/a mayor tendría un hermano/a pequeño a quien ayudar en el proceso de adaptación, a conocer las instalaciones… En definitiva, convertirse en su punto de referencia.
  • Dossier de actividades​: en el momento de ampliar la información sobre sus focos de acción, los y las protagonistas del cambio pasaron un cuestionario a sus compañeros/as, y llegaron a la conclusión de que al profesorado le vendría bien tener un dossier de actividades enfocadas a trabajar la integración, el sentimiento de grupo, la cooperación, el respeto… y así poder hacer uso de él en las convivencias y tutorías. Este dossier de actividades fue enviado a dirección y presentado a todo el profesorado de secundaria en un claustro.
  • Cuartos de Hora​: una actividad para reflexionar sobre el respeto y sobre el valor que tiene cada persona. Para ella, elaboraron cuatro Cuartos de Hora en los que trabajar un aspecto diferente de las relaciones personales:
  1. Prejuicios
  2. Somos un don para el otro
  3. Empatía (el amor al prójimo no hace daño)
  4. Cada cual aporta lo que tiene y se hacen grandes cosas

Los Cuartos de Hora se mandaron a los tutores para que los realizasen todas las clases. Los y las protagonistas del cambio del proyecto los llevaron a cabo en varias clases del primer ciclo de la ESO, contando historias sobre marginación, para luego reflexionar sobre ellas.

¿Y ahora qué? ¿A emprender otro proyecto a toda prisa, visto el éxito que tuvieron? Mejor pararse un momento a reflexionar para seguir mejorando 😉 ¡Fase Evolúa! ¿Cuáles son los aprendizajes de esta experiencia mejorando el entorno? El trabajo en equipo, la escucha, el diálogo, ser conscientes de la propia capacidad para cambiar la realidad que les rodea, y la valoración del trabajo por parte del profesorado y del equipo directivo. La profesora responsable del proyecto, María Salvador, así lo expresaba: “DFC es una experiencia muy gratificante para ellos y para las profesoras que les acompañamos”. Y es que trabajar entre todos/as para hacer algo bueno, para cambiar el entorno, siempre resulta enriquecedor. En palabras de los y las protagonistas: “Con Design for Change, nos hemos dado cuenta de que podemos cambiar el mundo ayudando a las personas”.

Y como colofón de este proyecto, una fase Comparte por todo lo alto: ¡la participación en la celebración internacional de Design for Change de 2015 (Be The Change, BTC)!  Representando a DFC España y a todo el alumnado de 4º de ESO, Nora y Sara viajaron a México a contar su historia de cambio. Allí, le recordaron al mundo que “hay que pensar antes de hablar de otras personas, hay que ponerse en su lugar, si queremos que nos respeten, hay que respetar”, y que “si trabajamos en equipo, podemos lograr todo lo que nos propongamos”. ¡Mira aquí cómo presentaron el proyecto!

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Juntos hacemos posible el cambio” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Ahorrando Agua”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús de Valladolid #CuentaCambioDFC

En un lugar de Castilla, de cuyo nombre no quiero acordarme, [sí, acuérdate, fue en Valladolid, en el colegio Santa Teresa de Jesús], no ha mucho tiempo [bueno, hace ya seis años, que esta historia de cambio es de 2014] que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor [que… ¿qué? No, de eso nada. Vivían unos alumnos y alumnas de 5º de Primaria que querían cambiar el mundo]. ¿Cómo lo consiguieron?

En un momento en el que todo el mundo hablaba del Medio Ambiente, este grupo de niños y niñas, después de observar su entorno escolar, decidió centrar su atención en las necesidades del agua de su colegio y utilizar la metodología Design for Change para encontrar soluciones. ¡A por la fase Siente! Tras investigar, identificaron el foco de trabajo sobre el que querían trabajar: el ahorro del agua. Tenían muy claro su objetivo: ¿Cómo podemos ahorrar agua?

Se pusieron manos a la obra, ¡y de lleno a la fase Imagina! Atreviéndose a derrochar creatividad, la inspiración les llegó de la famosa figura de Don Quijote, quien les parecía “un hombre muy imaginativo, así que nosotros también hemos querido serlo y soñar utopías para transformar realidades”.

¿Y qué soluciones aportaron a su entorno? ¡Vamos con la fase Actúa! Habiendo diseñado y prototipado en la fase anterior unas actividades encaminadas a concienciar sobre la necesidad de ahorrar agua de forma divertida, llegó el momento de pasar a la acción: construyeron un banco para que el alumnado de infantil pudiese alcanzar a los grifos y cerrarlos bien, crearon una gymkana, un trivial para aprender cómo ahorrar agua de forma divertida y jugaron con el alumnado de infantil, y colocaron recipientes para recuperar agua y luego regar las plantas y el huerto de infantil. Además, hicieron estudio con una hoja de datos para contabilizar el ahorro de agua entre el alumnado de la clase y asegurarse de que el tema continuase presente. Y la actividad estrella: ¡un mercadillo solidario sobre la temática del agua! Los y las estudiantes diseñaron todo tipo de artículos y, más tarde, con el debido permiso, comenzaron a venderlos en la escuela. Con los fondos que se obtuvieron… ¡lograron cambiar los grifos de las aulas del tercer ciclo! Viendo la implicación de los participantes en las actividades, la concienciación se logró. ¡Misión cumplida!

¿Y qué aprendizajes se llevaron? ¡Fase Evolúa! Con la reflexión final, lo dicen todo: “Por todo lo vivido… queremos seguir siendo… transformadores sociales”.

“Design for Change me ha renovado las ganas de ser docente”.

Porque los niños y niñas solo necesitan una oportunidad para cambiar el mundo. Tal y como contaba la directora del colegio, Blanca Pajares: “Ha sido un proyecto en el que ha participado mucha gente, tantos cursos y tantos profes… Más allá de los de 5º, porque todos lo sentían como propio y creían en ello. Ha sido una experiencia fantástica. Sobre todo, se ha trabajado mucho de otra manera y con mucho entusiasmo por parte de todos. Se han roto barreras entre profesores y alumnos, y seguro que muchas más cosas. Y es que con Design for Change se crea vida en los colegios, porque se cree en todas las potencialidades que tienen sus profesores y sus alumnos, que se tienen que lanzar sin miedo a vivir estas experiencias rompiendo roles y barreras: somos capaces de hacer muchas cosas juntos”.

En esta historia de cambio, los y las protagonistas se ocuparon de llevar su proyecto tan lejos como les fue posible (fase Comparte). Así se lo contaron a todo el colegio y les involucraron, a las familias, y… ¡sorpresa! ¡A niños y niñas de 24 países en la celebración internacional de Design for Change de 2014 (Be The Change, BTC)!  Representando a DFC España y a todo el alumnado de 5º de Primaria, Laura y Sara, de 11 años, viajaron a India a contar su historia de cambio. Para conseguir los fondos para costear esta aventura, se organizó la feria “Todos Viajamos a la India” en su colegio, con la colaboración de la Casa de la India. Hicieron diferentes actividades y colocaron stands, donde el alumnado tuvo la oportunidad de explicar más sobre sus proyectos y sobre Design for Change. Además, se grabaron mensajes para compartir en la estancia en India.

En la feria, la familia de Sara destacó que Design for Change es “un mensaje que transmiten los niños a los padres: que se pueden hacer cosas. Si queremos cambiar algo, tenemos que hacerlo en nuestro entorno, y esto es vital para que ganen en capacidad de hacer. No hay que pedir cosas inalcanzables, como el fin de la violencia o de la guerra, hay que empezar por el propio entorno y no sólo pensarlo, hay que hacerlo.

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Ahorrando Agua” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Un mundo con valores”, proyecto DFC del colegio Nazaret Los Realejos #CuentaCambioDFC

En 2013, cuando la crisis financiera y moral paralizaba España, sesenta niños y niñas de entre 6 y 12 años del colegio Nazaret Los Realejos de Tenerife, se propusieron materializar su sueño: hacer del mundo un lugar mejor para vivir. Para conseguirlo, pusieron en práctica Design for Change, una metodología innovadora de cinco fases que les dio la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas. ¿Cómo lo consiguieron?

FASE SIENTE

Para comenzar con el proceso, en primer lugar, tenían que elegir el marco de trabajo, es decir, un tema que fuese relevante para el grupo. Empezaron por preguntarse lo que les preocupaba o molestaba de su entorno. Para ello, establecieron un período de observación, puesto que los y las protagonistas del cambio estaban convencidos de que con los ojos de los niños y niños, las cosas se ven muy diferentes. Incluso llegaron a darse cuenta de que Design for Change “da la oportunidad a los adultos de volver a ser niños”.

Con esta certeza, y después de haberse organizado entre ellos, salieron a la calle a conocer las preocupaciones de la gente de su ciudad, valiéndose de una encuesta que habían elaborado, y preguntaron qué les parecía necesario cambiar en su entorno. Concluyeron que lo que más les importaba era tener buenos valores.

Para ganar en comprensión sobre el tema, vieron algunos vídeos sobre valores y, utilizando la información que habían obtenido de las encuestas, decidieron que enseñarían valores a su propia ciudad y al mundo entero. En este momento, algunas alumnas se dieron cuenta de que “con cualquier tema que escojas, vas a estar ayudando a los demás, y te sientes muy bien cuando lo haces, porque piensas «Wow, yo he hecho esto cuando pensaba que nunca mi idea podría salir a la luz». Te ayuda a descubrir que tú puedes hacer un gran cambio, aunque no lo pienses”.

En este sentido, la fase Siente conlleva una gran responsabilidad: elegir un foco de acción y comprometerse a trabajar sobre él para resolverlo. Es un proceso en el que surgen momentos de tensión, donde hay que desarrollar la escucha y la paciencia para entender lo que cada persona quiere transmitir, lo que implica un esfuerzo de todas las partes. Al final, después de un proceso de puesta en común a través de la participación colectiva, llegaron a plantear el Reto: ¿Cómo podríamos cambiar el mundo enseñando algo de lo que sabemos?

FASE IMAGINA

Para los y las protagonistas de esta historia de cambio, en esta fase lo más importante era valorar sus propias ideas para resolver el reto que habían elegido. Para ponerlas en común, las escribieron todas en un trozo de papel. Afortunadamente, surgieron ideas disparatadas, como por ejemplo cuando un niño de 1º de Primaria sugirió hacer una gran barbacoa en la plaza. Esta “idea loca” llevó su foco de atención a la plaza de la ciudad, y poco a poco fueron construyendo sobre ello hasta perfilar la idea final: componer una canción que enseñase valores.

¿Cómo lo hicieron? Escribieron la letra de una canción que llevara su mensaje al mundo entero, cogiendo una estrofa de cada grupo de trabajo en los que se habían dividido, para que todos los niños y niñas se sintieran representados. Además, crearon tarjetas postales recordando a la gente la importancia de tener valores en sus vidas.

De esta fase, el alumnado destacó que “de esa idea que siempre piensas que es una locura y que se van a reír de ti, con Design for Change tú sientes que sí puedes llegar a realizar esas ideas. Así que, profes, ¡ayudad a modificar las ideas, no a cambiarlas!”.

A lo que Chiara Giorgetti, profesora responsable del proyecto, añadió: “Las barreras, las ponemos los profesores, por el miedo que le tenemos a las ideas de los niños. Crees que tu mirada de adulto es mejor que la que tienen los niños y, por tanto, intentas hacer que salga la idea que en realidad tienes tú en tu cabeza. Cambiar esta dinámica cuesta el primer día: vacío mi cabeza de cualquier idea y no voy a condicionar a los niños. Hay un cambio en los alumnos siempre y cuando valores sus ideas, lo que hace que el clima que se genera el resto del curso sea distinto. ¿Un consejo a los profes? No tengáis miedo a las ideas de los niños, son mucho más reales de lo que nos parecen, cuando las aterrizan pueden cambiar mucho más las cosas de lo que te puedes imaginar. Somos responsables, no sólo de formar a niños que sepan muchas cosas, sino también en unas competencias que hacen que puedan cambiar el mundo”.

FASE ACTÚA

Después de imaginar, prototipar, y elaborar el plan de acción, llegó el momento de llevar su iniciativa a la práctica. Los y las protagonistas del cambio invitaron a toda la ciudad a cantar la canción que habían creado: “Un mundo con valores”, dándoles una sola indicación: “Si la cantas, debes comprometerte a ser una mejor persona”.

Las profesoras les propusieron seis áreas diferentes para ir a cantar la canción, y se organizaron en grupos de 6 o 7. Visitaron tiendas y caminaron por las calles de la ciudad, cantando y filmando pequeños fragmentos de la canción. Finalmente, invitaron a todo el mundo a reunirse en la plaza principal para cantarla en comunidad. Al terminar, tuvieron la seguridad de que, si el proyecto había salido adelante, era porque todo el mundo había colaborado.

Estas acciones fueron guiadas, que no dirigidas, por el profesorado a cargo del proyecto, puesto que los niños y niñas son los protagonistas, y “eso es lo que nos tiene que mover a los profesores, porque estamos educando a las personas de las que en unos años va a depender el planeta”, según afirmaba Chiara Giorgetti, la responsable del proyecto.

FASE EVOLÚA

Es el momento donde los y las protagonistas evalúan su proceso para evolucionar. Con sus propias palabras explicaron sus aprendizajes, de los que se destacan:

“La experiencia de haber participado en DFC ha sido increíble, nunca me imaginé haber hecho una canción y que tanta gente se involucrase”.

“Me divertí mucho y me sorprendí de cómo la gente se interesó tanto por un tema como los valores”.

“Si confías en ti misma, puedes hacer lo que te propongas en la vida”.

“Me he dado cuenta de que con muy poquito se puede ser muy feliz”.

FASE COMPARTE

Con los fragmentos que grabaron en la fase Actúa, montaron un videoclip, con el que pretendían mostrar la importancia de una vida con valores. Cantaron la canción en la televisión y en la radio regionales. Se creó un ambiente de satisfacción y de comunidad por haberlo conseguido trabajando en equipo. La emoción surge solo con leer el estribillo:

Busca en todo lugar

valores encontrarás

la la la la la la la paz

Soñar otros miles de sueños

las luces te guiarán.

Hoy no tengo ganas de pelear

Prefiero un poco de paz

ayudar a todos es mejor

perdona y quiere a los demás

qué buena persona serás

Un mundo mejor.

Para escuchar la canción entera y ver el  videoclip, pincha aquí.

En la última parte del proceso Design for Change se suele pedir una palabra que te llevas contigo. Para Chiara Giorgetti, responsable del proyecto es “esperanza, porque ver a tantos niños y tantos jóvenes que quieren cambiar el mundo, te da mucha esperanza de que el cambio es posible. Y es que, si con estas edades hacen lo que hacen, ¿qué harán dentro de 10 o 15 años?”.

La historia de cambio “Un mundo con valores” fue el proyecto Representante de Design for Change España en la celebración internacional de 2013 (Be The Change, BTC) en India. En este vídeo se ve en acción a las dos alumnas que fueron a contar su historia en nombre de todo el colegio.

¿Qué se llevaron de la experiencia?

“Creo que para eso se organiza la Be the Change, para demostrar lo que podemos lograr, y por eso yo estoy muy agradecida de que confíen en nosotras y nos den oportunidades tan maravillosas como esta. En este viaje he aprendido que hay mucha gente que no tiene casi nada, pues en las calles veíamos supuestas casas hechas con toldos y ropa vieja. Muchos niños y adultos estaban tirados en la calle sin nada que hacer”. Ainhoa, 12 años.

“Si tuviera que resumir la BTC en una palabra, sería ‘familia’: seis días explicando y conociendo a diferentes niños del mundo, unidos, entendiéndonos sin importar el idioma. Al conocer el resto de proyectos y ver los cambios que se hacen por todo el mundo, me di cuenta de que Design for Change trata de una gran familia de adultos y niños que quieren cambiar el mundo y hacer de él un lugar mejor. Carolina, 12 años.

I CAN BOOK, DESIGN FOR CHANGE (2013), Amar Chitra Katha.

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


Vamos a contar historias de cambio: el valor del Storytelling en un proyecto DFC

¿Cuál es la mejor forma de inspirar a otras personas y conseguir que también pasen a la acción? ¡Contarles vuestra historia de cambio DFC! Para potenciar su efecto, aplica la técnica del Storytelling: el arte de contar historias focalizando en transmitir emociones.

En la fase Comparte de la metodología DFC se recuerda la importancia de registrar el proyecto en formato audiovisual para demostrar a los y las agentes de cambio que la acción que han emprendido es importante, y que con esa historia de cambio pueden inspirar a otras personas. Contar esa historia, es todo un arte. Para trabajar el proceso creativo, desde DFC España lanzamos “Vamos a contar historias de cambio”: una iniciativa que cada semana contará un proyecto DFC utilizando esta estrategia innovadora de aprendizaje, el Storytelling. Así, se demuestra que con DFC el cambio es posible, hasta en las situaciones más extraordinarias y complejas, donde más necesidad de motivación e inspiración existe. Descubre cada post de blog los lunes en la web y las publicaciones en redes sociales los miércoles y los viernes con el hashtag #CuentaCambioDFC

¿Cómo trabajar la técnica del Storytelling para provocar que la información tenga más impacto? ¿Cómo contar historias que sean fáciles de recordar? ¿Cómo conseguir que algo se mueva en el receptor para que también pase a la acción? Al emprender un proceso DFC se desarrollan competencias como la empatía, la creatividad o el trabajo en equipo, esencial para el desarrollo del Storytelling, para contar una historia que resulte atractiva, que cree un vínculo con el público y conecte con sus emociones.

Antes de empezar a contar la historia, es recomendable tener en cuenta ciertos parámetros:

  • Estructura: diseñar el inicio, el desarrollo, el punto álgido (clímax) y el final (introducción, nudo y desenlace).
  • Situación: la historia se narrada desde la objetividad y da respuesta a las “6 w del periodismo”: ¿qué? (what?), ¿quién? (who?), ¿dónde? (where?), ¿cuándo? (when?), ¿por qué? (why?) y ¿cómo? (how?).
  • Duración: el vídeo de un proyecto DFC debería tener una extensión aproximada de 3 minutos.
  • Tipo de narración:
    • en primera persona: permite identificar a quien narra la historia con quien la escucha. Es testimonial, se basa en la empatía.
    • en tercera persona: relata hechos contados como experiencias objetivas. Este tipo de narración es ideal para presentar las soluciones que se han creado.

Una vez definidos estos criterios, ¿cuáles son los aspectos fundamentales para desarrollar el arte del storytelling en cada una de las fases de un proyecto DFC?

FASE SIENTE

  1. Inicio: Elección de un tema (marco de trabajo) que sea relevante, tanto para quienes desarrollan el proyecto como para las personas que se verán beneficiadas por la solución. 

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Cuál es el objetivo de contar esta historia? ¿Cuál es la esencia? ¿Cuál es el contenido?

  1. Protagonistas: Son quienes cuentan la propia historia y también los beneficiarios de las soluciones, en quienes el público se proyecta para que la historia cobre sentido. Incluir las emociones hace que el público empatice con los protagonistas.

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Por qué puede o debe interesar a la audiencia? ¿Podemos crear una historia que refleje el “corazón” de los y las protagonistas? 

  1. Información (obtenida en el paso “Gana en Comprensión”): La historia, para ser comprensible para la audiencia, requiere mostrar algunos detalles, así aumenta la autenticidad y aporta certidumbre al contexto. 

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Cuál es el contexto? ¿Qué experiencias y emociones transmite?

FINAL FASE SIENTE Y PRINCIPIO FASE IMAGINA

  1. Definición del reto (¿Cómo podríamos…?) y Brainstorming: Es el momento de crear intriga y suspense. Se puede utilizar, por ejemplo, la técnica del aplazamiento: gestionar el tiempo para producir emociones en la audiencia.
  2. Prototipado: Espacio de entretenimiento, donde las manos están ocupadas y mente liberada. Con este “soplo de aire fresco” se le concede al público un periodo para relajarse.

FASE ACTÚA

  1. Conflicto o punto álgido: Mostrar el problema que los y las agentes de cambio (protagonistas de la historia) van a resolver y cómo lo hacen.

FASE EVOLÚA

  1. Reflexión:  Los y las protagonistas evalúan su proceso para darle un significado personal desde su propio contexto, experiencia y perspectiva; así, evolucionan. Es útil recoger momentos del proceso que hayan supuesto un cambio y con los que el público pueda identificarse, ya que son parte del patrón común del crecimiento humano.

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿La historia es honesta, coherente y creíble? Frente a la actitud generalizada de esconder el error, en DFC se apuesta por mostrarlo, para extraer los aprendizajes.

FASE COMPARTE

  1. Fin: El relato requiere tener un fin totalmente conectado con el principio de la historia; no solo debe permitir que la audiencia se identifique y se sienta parte de la misma, sino que le invite a recrear su propia historia. 

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Qué espero conseguir con la historia?

 

Y si queréis seguir enriqueciendo vuestra historia de cambio, algunos recursos extra:  

  1. Al comienzo de la historia tiene que establecerse un estado de equilibrio. Después, incluir un desencadenante que lo rompa, para que poco a poco se vaya complicando la historia y llegue el desenlace. De esta forma, se consigue mantener la atención del espectador. Trabajar el inicio y el final es importante, puesto que son las partes que más se recuerdan.
  2. Los puntos de anclaje: El relato puede estar vinculado a cuentos o refranes, para evocar otras historias o legitimidades sociales que sean reconocidas por la audiencia y reflejen valores universales.
  3. Metáfora: Recurso ideal cuando la idea o concepto es complejo. Así, se acerca la realidad a la audiencia y se facilita su comprensión.

 

Terminado el proceso, la historia de cambio será difundida por varios canales: la plataforma internacional de DFC, la web de la organización educativa, redes sociales, medios de comunicación, etc… ofreciendo una “extensión” del universo creado, que servirá de inspiración a otras personas, que pueden aplicar la solución y mejorarla, adaptarla, escalarla…

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo!

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!