La F. Educativa Santísima Trinidad forma a sus 15 centros en DFC

Durante los días 22 y 23 de octubre, la Fundación Educativa Santísima Trinidad ha organizado dos cursos para treinta docentes de sus quince centros, apostando por la metodología Design for Change (DFC) porque encaja perfectamente con su proyecto de evangelización y su modelo pedagógico.

Por FEST

Design for Change es un movimiento internacional fundado por Kiran Bir Sethi, cuyo objetivo es ofrecer a niños y jóvenes la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas para cambiar el mundo, a partir de los retos que más les afectan en su propio entorno, utilizando la metodología DFC de cinco fases (basada en Design Thinking): SIENTE, IMAGINA, ACTÚA, EVOLÚA y COMPARTE. Todo ello a través de tres aspectos clave del aprendizaje: empatía, pensamiento crítico y trabajo en equipo.

A lo largo del proceso, y según la experiencia de trabajo con este proyecto y la de otras iniciativas llevadas a cabo en otros países, niños y niñas aprenden a:

1) tener más confianza en sí mismos,

2) tener empatía hacia otras personas, y

3) resolver problemas de la vida real.

Al participar del siguiente curso, nuestra fundación:

- Apuesta por una innovación que introduce la Creatividad y el Diseño en la Educación. Es una oportunidad divertida para abordar los valores de Corresponsabilidad y Ciudadanía Global.

- Propone una metodología innovadora de aprendizaje que da a los niños y los jóvenes protagonismo para que sean capaces de mejorar el mundo a través de la puesta en práctica de sus propias ideas, partiendo de su entorno más cercano.

- Participa de un excelente referente internacional para los centros educativos españoles, porque sus experiencias compartirán espacio con las de 33 países más y 330.000 niñas y niños.

Innovación, emprendimiento social, inteligencias múltiples y evangelización son los ingredientes básicos de un proyecto cuyo objetivo es ofrecer a niños y jóvenes la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas para cambiar el mundo desde su propio entorno.

...

¿Quieres formarte en Design for Change? Entra en dfcspain.org/taller-i-can-1


La Complutense medirá el impacto educativo de la metodología DFC

La investigación se llevará a cabo en un centro educativo de la Comunidad de Madrid para medir el empoderamiento del alumnado a lo largo de las fases del proceso metodológico DFC basado en Design Thinking

Por Beatriz Alonso

Por primera en España se medirá el impacto educativo de la metodología Design for Change (DFC), gracias al equipo investigador multidisciplinar de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). El proceso metodológico DFC (basado en Design Thinking) parte de la observación y de generar conversaciones, para después colaborar para conseguir un objetivo común, pasando a la acción y desarrollando capacidades como el empoderamiento. El equipo investigador de la UCM y el de DFC España se han reunido para firmar el acuerdo de investigación que se llevará a cabo con alumnado de Primaria y Secundaria en un centro educativo de la Comunidad de Madrid.

 

PREGUNTA: La misión de DFC consiste en “Facilitar el empoderamiento de niños, niñas y jóvenes con el I CAN”, y la investigación que nos vincula permitirá definir el concepto de “empoderamiento” en el marco de la Metodología Design for Change y analizará su impacto en un centro educativo de Madrid que sigue esta metodología educativa. ¿Cómo será el proceso?

RESPUESTA: “El objeto de estudio es el empoderamiento, qué instrumentos podemos utilizar y cómo se puede medir. Además de la literatura científica, el enfoque que le vamos a dar es colateral. Analizaremos los elementos y cómo se percibe el empoderamiento en el alumnado de Primaria y Secundaria, y cómo se percibe en DFC, para intentar comparar los resultados. Después, estableceremos un grupo control con alumnado que ha hecho DFC y con alumnado que no. Así podremos observar las consecuencias y las diferencias. Usaremos una metodología mixta: cuantitativa para evaluar los procesos y cualitativa para observar el proceso con cuadernos de campo, entrevistas focales, documentación gráfica, etc. Ambas se complementan para no quedarnos solo en las estadísticas. A lo largo de las diferentes fases, iremos viendo cómo se aplica el termino empoderamiento. Implicaremos a los propios grupos en la mejora de los mismos. Así, ellos, en primera persona, podrán seguir las fases, clave en el empoderamiento como lo entendemos: la capacidad de hacer. Esta investigación está basada en un enfoque longitudinal y cuenta con tres etapas: 1ª: Análisis de la bibliografía, diseño de los instrumentos, identificación del centro educativo (octubre-diciembre, 2020); 2ª: Pruebas de validación de los instrumentos (enero-febrero, 2021); y 3ª: Recogida de datos en el centro y redacción de resultados (febrero-junio, 2021)”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador y coordinador del Máster de Formación de Profesorado.

P: En estos tiempos difíciles que estamos viviendo, la fundadora de Design for Change, Kiran bir Sethi, suele decir: “Cuando todo es incertidumbre, todo es posible”. ¿Qué posibilidades presenta esta investigación sobre el "Impacto Educativo de Design for Change"? ¿Cómo afrontáis este proyecto?

R: Estoy en educación en parte por DFC, me habéis enamorado, esta colaboración es una oportunidad para poder investigar sobre el tema. Hablar de DFC es hablar de innovación, no solo educativa; sino de procesos de innovación. El futuro de la universidad pasa por establecer ecosistemas de innovación, que necesitan como condición previa la colaboración y la cocreación entre el mundo académico y el mundo no académico: instituciones, empresas, ONG… Nosotros tenemos que trabajar para una sociedad a la que muchas veces no tenemos en cuenta. Es esencial que las investigaciones respondan a retos reales”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

 “Me siento muy afortunada, creo que vamos a trabajar muy a gusto, David nos ha contagiado toda esa ilusión por Design for Change. Este proyecto da forma en mi mente a trabajos que ya llevo desarrollando desde hace tiempo”, Dra. Gemma Muñoz, miembro del equipo investigador.

“Estamos aquí empujados por el entusiasmo de David, que nos implica en iniciativas como esta, con unas posibilidades de aplicación práctica tremenda que funcionan a las mil maravillas. Hay muchos puntos de conexión entre las áreas que representamos y DFC”, Dr. José Ignacio Ortega, miembro del equipo investigador.

“Este es un año muy especial para todos así que estoy encantado de estar en este proyecto”, Dr. Carlos Nieto, miembro del equipo investigador.

P: Decía Andreas Schleicher, el director de Educación en la OECD, en una masterclass con Kiran, que “las competencias que necesitamos para afrontar la pandemia son: empatía, manejar la incertidumbre, tomar la responsabilidad que a cada cual nos corresponde y pasar a la acción”. Estas son competencias que el profesorado destaca que se desarrollan con DFC. ¿Cuáles os parecen más relevantes para afrontar estos tiempos que corren? ¿Cuáles añadiríais?

R: “Mi experiencia implementando DFC fue en la universidad privada, y fue un poco difícil integrarlo, pero al final salió, y estas competencias, junto con la resolución de problemas, por ejemplo, que es la esencia de los currículos, que está reflejada en las leyes, pero falta la parte práctica; porque para llegar a ese empoderamiento y ese Yo Puedo, lo primero es Yo Entiendo; para que puedas diseñar la solución de un problema, tienes que entenderlo, contrastarlo, tienes que ver los datos. Me hace mucha ilusión ver si en ese empoderamiento que vamos a investigar y que, por supuesto, incluye la empatía, existen estos elementos”, Dra. Xiana Sotelo, miembro del equipo investigador.

“Desde mi experiencia con DFC, veo que se responde a un problema cuando se entiende bien; por eso hay que contrastar, documentarse... Primero hay que hacer una investigación, porque es muy fácil perderse. Ahora todo es etéreo, no como antes, que valía con leer un libro. Las competencias son el salto cualitativo esencial en DFC porque están asociadas a acciones reales, ya que entendemos mejor la realidad cuando estamos dentro. En el currículo está recogido como emprendimiento. En este sentido, en el proceso DFC, la fase Actúa es la clave”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

P: “Aprender a gestionar la incertidumbre y a adaptarse al cambio” son dos de las necesidades que más se escuchan estos meses, ¿os parecen prioritarias? ¿Cuáles son las vuestras en materia de Educación? ¿Consideráis que tenemos los recursos y las herramientas suficientes para hacer frente a esta situación?

R: En esta incertidumbre en la que estamos inmersos, el componente ‘cambio’ es más necesario si cabe. Con ejemplos concretos de cómo se trabaja en las aulas (separar grupos, reducir ratios…), la limitación para los equipos directivos es tremenda, se demanda más contratación de profesorado para hacer frente a los mínimos necesarios para poder desarrollar sus roles. Es el momento de ver que los contenidos han de menguar en favor de poner encima de la mesa la importancia de las metodologías y la experimentación. El volumen de contenidos actual es inabarcable. En las aulas habría que centrarse en los pilares fundamentales de la metodología DFC: creatividad, trabajo en equipo y pensamiento crítico. Dentro del ámbito de la didáctica de las ciencias sociales, están en el día a día”, Dr. José Ignacio Ortega, miembro del equipo investigador.

P: En DFC utilizamos la dinámica STOP-START-CONTINUE para “evoluar” (evaluar + evolucionar). En la comunidad educativa, ¿qué sentís que tendríamos que dejar de hacer?, ¿qué deberíamos empezar a hacer?, y ¿qué deberíamos seguir haciendo?

R: “STOP: La educación en general se valora poco, se devalúa el papel del profesorado. Hay que subir un poco el nivel en educación, para que el profesorado se sienta valorado, darle más importancia a la pasión y a la humanidad. Aprender más de otros modelos en Europa”, Dra. Xiana Sotelo, miembro del equipo investigador.

“STOP: Medir la educación con exámenes o trabajos, porque falta la actitud, las competencias… Todo se mide y se examina, y no nos paramos a pensar si esto es lo que queremos. START: Empezar a escuchar al alumno, a sus necesidades, buscar dónde arrancó el problema, por qué estamos así, y cómo se puede mejorar. El alumno quiere expresarse y muchas veces los docentes, por temario o por lo que sea, nos olvidamos de escuchar. Educación es mucho más que el concepto o la competencia que queremos que adquieran”, Dra. Esther Jiménez, miembro del equipo investigador.

“STOP: Estandarización de las pruebas. El ‘Evolúa’ no se califica así. El aprendizaje es constante: construimos y reconstruimos en función del momento y de cómo se constituyen las redes neuronales. Que alguien te califique sobre si eres bueno o no, te somete a una presión innecesaria. A mí me refuerzan mis estudiantes, el hecho de verles crecer a lo largo de sus propios proyectos”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

 “STOP: Medir, porque muchas cosas no son evaluables. El covid ha dejado muchas cosas que no son medibles. Hay mucho estrés y miedo, y hemos tenido (y seguimos teniendo) que trabajar mucho la resiliencia. Saber que un alumno ha valorado dejar la carrera y gracias al apoyo recibido del grupo no lo ha hecho, me parece mucho más importante. Dra. Gemma Muñoz, miembro del equipo investigador.

“START: Hicimos un proyecto de educación emocional, donde primero aprendían a sentirse a uno mismo, para luego sentir al otro. Así se observan los problemas personales, se involucra a la comunidad educativa. Al profesorado se le preguntó cómo hacían para acercarse al alumnado, y lo tenían claro, pero no tenían las herramientas para gestionarse a ellos mismos. Involucrar al profesorado es esencial para conocer las necesidades del alumnado”, Dra. Marta Silvera, miembro del equipo investigador.

P: ¿Cuál debería ser la base del aprendizaje? ¿Qué nos deberíamos cuestionar en Educación?

R: “Estamos viviendo una revolución 4.0 donde hay que desarrollar metodologías docentes ajustadas a este entorno. La visión a largo plazo es absolutamente clave. Es el momento de hacerlo, no solo por el covid; sino por este mundo globalizado donde el acceso de contenidos está a golpe de click: insistir en que un profesor te va a alumbrar con su conocimiento es importante, pero el conocimiento se puede adquirir de muchos modos. Hay que aprender a aprender”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

P: ¿Cómo invertir para que la Educación sea parte de la solución?

R: “Hay que darle valor a los contenidos, dejar expresarse al alumno, fomentar el pensamiento divergente. ¿Por qué no se permite este tipo de pensamiento? Es una oportunidad para dar valor a las emociones y salir reforzado, fomentando el trabajo en equipo”, Dra. Gemma Muñoz, miembro del equipo investigador.

P: Visto el panorama actual, ¿qué necesitan los y las jóvenes para convertirse en agentes de cambio? ¿Les estamos escuchando?

R: “Siempre que empiezo un curso, no soy yo quien inicia DFC; sino que les agrupo en pequeños equipos y les pregunto sobre qué les gusta y que no de la carrera, cómo la mejorarían, y les pido que hagan una síntesis. Poco a poco, se empoderan: es un fenómeno natural que sucede si se les facilita el proceso. Es esencial escucharles en el primer minuto de clase. Es el primer ejercicio de empoderamiento. Nadie puede ser protagonista sobre algo impuesto. Hay que darles importancia y protagonismo desde el primer momento. Por lo que me dicen los alumnos, año tras año, nadie les pregunta más que a partir de cuestionarios que no se toman en serio. Escuchándoles, se reducen las distancias y se minimiza la incertidumbre del profesor”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

Escuchando, el profesor reduce las barreras y deja espacio a la mejora. Para ello, en DFC les damos las herramientas y les explicamos que son facilitadores del proceso, que no tienen que dar la solución porque el alumno es el máximo responsable de sí mismo. Así se facilita el aprendizaje y el empoderamiento. Hay que atreverse, como hace David, a generar las condiciones para que se produzca. Las metodologías son elementos para facilitar la conexión entre las personas y dan las herramientas para facilitar la escucha”, Miguel Luengo, presidente de Design for Change España.

P: ¿Qué os surge que pueda estar aportando DFC para ayudar a resolver esta crisis?

R: DFC tiene un potencial enorme hacia la educación del futuro, no solo por la metodología, sino porque este tipo de metodologías se van a ver cada vez más representadas en la normativa oficial, para desarrollar objetivos y competencias. Y lo sé porque veo los resultados de los proyectos DFC que hace mi alumnado, que son realmente emocionantes, y es porque detrás hay una metodología”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

Cuadra perfectamente con lo que buscamos en educación”, Dra. Esther Jiménez, miembro del equipo investigador.

Esta metodología puede aportar ese pensamiento crítico que necesita el alumnado para enfrentarse al mundo tecnológico”. Dra. Érika Tiburcio, miembro del equipo investigador.

“Y es que no hay resolución de problemas si no hay pensamiento crítico”, Dra. Xiana Sotelo, miembro del equipo investigador.


"Design for Change, una metodología para involucrar al alumnado"

Después de haber solicitado una formación en la metodología Design for Change para el profesorado de su centro, entrevistamos a Lourdes Ruiz Guzmán, directora General del Colegio Pare Enric d'Ossó.

Por Beatriz Alonso

PREGUNTA: ¿Cómo conociste Design for Change (DFC)?

RESPUESTA:A través de la fundación a la que pertenecemos, Fundación Escuela Teresiana, puesto que en los diferentes colegios de la fundación se llevan muchos años realizando proyectos DFC.

P: ¿Qué aporta DFC a vuestro centro?

R: Una metodología nueva para involucrar a los alumnos y trabajar por la transformación de la sociedad.

P: Después del Taller, ¿con qué os quedáis?

R: Nos quedamos con ganas de poner en práctica esta metodología.

P: De las herramientas que habéis recibido en el Taller, ¿cuáles os parecen más útiles?

R: La lluvia de ideas y las agrupaciones por temas. Con estas dinámicas se abren procesos de diálogo muy buenos.

P: ¿Qué destacarías de la metodología DFC que no aportan otras metodologías innovadoras?

R: Que las ideas parten de los alumnos, de lo que ellos ven que debería cambiar.

P: “Los niños, niñas y jóvenes no son el futuro, son el presente”, ¿qué te sugiere?

R: Me sugiere exactamente lo que dice: No podemos pensar en lo que serán en el futuro, ya son ciudadanos y deben saber que tienen unos derechos y unos deberes, adecuados siempre a la edad.

P: Cuando escuchas “Mentalidad I CAN”, ¿qué te imaginas?

R: Una actitud positiva ante la vida y ante la superación de las dificultades, una actitud de acción y no de pasividad ante lo que nos rodea y ante nuestra propia vida.

 

¡Entra en dfcspain.org/servicios-online/ y solicita la formación para tu centro educativo!

 

 

 

 


"La metodología Design for Change encaja a la perfección con nuestro proyecto educativo". Isabel Arquero, profesora

Después de que una veintena de profes del Colegio María Reina Jesuitinas de Madrid se hayan formado en la metodología Design for Change con el “Taller I CAN 100% virtual”, entrevistamos a Isabel Arquero, tutora de 3ºESO, profesora de Biología, Geología y del ámbito científico tecnológico de PMAR y coordinadora de Design for Change (DFC) en el centro educativo.

Por Beatriz Alonso

PREGUNTA: ¿Cómo conociste Design for Change (DFC)?

RESPUESTA: Hace unos tres años, unas compañeras participaron en unas jornadas de Buenas Prácticas organizadas por FERE-CECA. Allí oyeron hablar por primera vez de la metodología Design for Change, que encajaba a la perfección con nuestro proyecto educativo.

El colegio envió a una compañera, Raquel Prado, y a mí, a una formación que impartía Escuelas Católicas sobre Design for Change. Ese mismo año, expandimos en todo el claustro el espíritu I CAN, y al año siguiente nos lanzamos a realizar nuestro primer proyecto en toda la ESO.

P: ¿Qué aporta DFC a vuestro centro y cómo lo integráis? ¿Cuál es tu papel en el proceso?

R: En la fundación Jesuitinas buscamos que nuestros alumnos sean autónomos, creativos y comprometidos; y la metodología Design for Change nos encaja como un anillo al dedo.

Tras hacer un proyecto en el aula, aumenta la cohesión de grupo, se nota más madurez, entusiasmo y responsabilidad; sin olvidar la relación más cercana que se crea con el tutor-faclitador.

Cada año, soy facilitadora de un proyecto y, junto con el equipo Design for Change del centro, hacemos una guía con dinámicas para poder llevar a cabo los proyectos, preparamos los materiales necesarios, y recopilamos las fotos y vídeos del proceso. Como coordinadora, estoy en contacto permanente con nuestro equipo de comunicación para dar a conocer lo que hacemos y, claro, esos materiales también nos sirven para completar la fase Comparte en la plataforma internacional para compartir proyectos DFC.

P: ¿Qué cambios habéis observado, tanto en el alumnado como en la comunidad educativa, desde que utilizáis DFC?

R: Una de las cosas que más nos han impresionado es lo rápido que “cala” en el alumnado el “Sí, se puede”, y comprobar cómo, avanzando por cada fase de la metodología [Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte], los chavales se van implicando en el proceso, aportando lo mejor de sí.

P: ¿Por qué habéis elegido formaros con el “Taller I CAN 100% virtual”?

R: El primer motivo era seguir fortaleciendo y expandiendo en el profesorado el espíritu “I CAN”. Los profesores nuevos nos habían visto hacer algún proyecto, pero no se habían formado, y queríamos que pudieran conocer la metodología “de la fuente”.

Por otro lado, nos llamó la atención poder aprender a hacer DFC de otro modo y, ante la situación actual de confinamiento en la que todo ha sido online, queríamos tener la oportunidad de seguir haciendo proyectos si volvemos a estar en casa.

P: Después del Taller, ¿con qué os quedáis?

R: Principalmente, lo que nos queda bien claro es la importancia de tener los recursos adecuados, ya que, de lo contrario, es muy frustrante la limitación a la hora de poder participar. Pero también nos quedamos con la ilusión de tener una nueva posibilidad de trabajar cooperativamente desde casa.

P: ¿Qué aprendizajes os lleváis de esta experiencia?

R: El principal aprendizaje con el que nos quedamos es que podemos seguir construyendo futuro desde casa. Además, darnos cuenta de que es necesario entrenar las destrezas digitales en nuestros alumnos y en nosotros mismos con experiencias en que las pongamos en práctica con calma.

P: De las herramientas que habéis recibido en el Taller, ¿cuáles os parecen más útiles?

R: La Guía para facilitar proyectos y el Dossier de la organización, así como la plantilla reutilizable, que esperamos aprender a manejar mejor con la práctica.

P: ¿Recomendarías esta formación a otros miembros del profesorado de otros centros? ¿Por qué?

R: En general, sí recomendaría esta formación, sobre todo, porque aprender cosas diferentes siempre es positivo. A pesar de ello, recomendaría ampliar el tiempo a otra sesión (por ejemplo, dos sesiones de tres horas o tres sesiones de dos) para poder llevar a cabo el taller más pausadamente y poder profundizar más en los pasos, compartiendo sensaciones y planteando dudas que van surgiendo.

 

¡Entra en dfcspain.org/servicios-online/ y solicita la formación para tu centro educativo!

 

 

 

 


¡Apúntate a las formaciones Design for Change 100% online!

¿Has echado de menos los proyectos DFC este trimestre? ¿Dejaste alguno a medias? ¡Fórmate en DFC para facilitar proyectos 100% virtual!

La semana pasada se publicaron los datos del estudio Panorama de la educación en España tras la pandemia de covid 19de Acción Magistral y docentes de las universidades de Granada y Málaga, donde se revelaba que para el 76% la mayor preocupación del retorno a las aulas es la falta de motivación; y para el 61%, la gestión emocional. En DFC España sabemos que nadie es capaz de motivar a otras personas, pero sí que podemos crear las condiciones para fomentar esa motivación y favorecer el desarrollo de competencias como la empatía. Ahora más que nunca es necesario fortalecerlas, de acuerdo con los datos de este estudio a 5.000 miembros del profesorado, padres, madres y alumnado.

Como el mes de junio es un tiempo que suele emplearse para hacer proyectos DFC, queremos ofrecerte, a ti y a tu comunidad educativa, las dos formaciones online que hemos diseñado:

 

Taller I CAN 100% virtual:

¿Quieres que tu alumnado se empodere y desarrolle su potencial? Apúntate a esta única sesión formativa para miembros del profesorado. En grupos reducidos, se os capacitará para facilitar el proceso Design for Change con vuestro alumnado. Así, le das a los niños, niñas y jóvenes la oportunidad de convertirse en agentes de cambio para mejorar su entorno y fortalecer sus competencias resolviendo retos. ¿Cómo? Con este taller práctico (Learning by doing) donde aprender a aplicar de forma concreta y completa un proceso DFC 100% online.

Con esta formación experimentarás la metodología DFC en primera persona y aprenderás a facilitar el proceso DFC de forma 100% online con tu alumnado, para ponerlo en práctica inmediatamente después de haber recibido la formación.

 

Facilitando proyectos DFC 100% online

 

¿Hacer proyectos DFC de manera virtual es posible? ¡Claro que sí! Con esta única sesión descubrirás cómo facilitar proyectos DFC de manera 100% online con tu alumnado o grupo de jóvenes, sobre todo ahora que se quedan libres tantas horas entre las evaluaciones y el final del curso.

¡Aprende a utilizar la metodología de DFC de forma virtual, para trabajar en proyectos colaborativos con tu alumnado! ¡Sigue utilizando la metodología DFC aprovechando todas las ventajas de Internet y benefíciate de la experiencia facilitando proyectos online de nuestro equipo de facilitadores!

 

Seguimos muy cerca de ti, acompañándote en el proceso de facilitar proyectos DFC. Entra en SERVICIOS ONLINE para ampliar la información y contáctanos en spain@dfcworld.com 

 

Y además… ¡Recursos gratuitos en inglés para trabajar online con tu alumnado esta última semana del curso!

 

Para enriquecer el plan de actividades con tu alumnado o grupo de jóvenes, en DFC España hemos recogido las iniciativas y los materiales que se han lanzado desde diferentes países DFC. Ya sabes que estamos presentes en más de 70 países y, por formar parte de la gran familia DFC, tú puedes beneficiarte de todos estos recursos.

 

¡Entra y descúbrelos en https://www.dfcspain.org/servicios-online/!

 

 

 

 

 

 


¡Formaciones Design for Change 100% online!

En primer lugar, desde en DFC España queremos transmitirte nuestros mejores deseos para el final del curso. Conscientes del momento en el que vivimos, en plena desescalada, esperamos que este último esfuerzo esté siendo lo más agradable posible. Por este motivo, y visto que el mes de junio es un tiempo que suele emplearse para hacer proyectos DFC, queremos ofrecerte, a ti y a tu comunidad educativa, las dos formaciones online que hemos diseñado:

 

Taller I CAN 100% virtual:

¿Quieres que tu alumnado se empodere y desarrolle su potencial? ¡Apúntate a esta única sesión formativa para miembros del profesorado! En grupos reducidos, se os capacitará para facilitar el proceso Design for Change con vuestro alumnado. Así, le das a los niños, niñas y jóvenes la oportunidad de convertirse en agentes de cambio para mejorar su entorno y fortalecer sus competencias resolviendo retos. ¿Cómo? Con este taller práctico (Learning by doing) donde aprender a aplicar de forma concreta y completa un proceso DFC 100% online.

Con esta formación experimentarás la metodología DFC en primera persona y aprenderás a facilitar el proceso DFC de forma 100% online con tu alumnado, para ponerlo en práctica inmediatamente después de haber recibido la formación.

¿Qué te llevarás del taller?

  • Una técnica concreta para aplicar la metodología DFC con el objetivo de resolver retos
  • Una plantilla de trabajo autoexplicativa para usar tantas veces como se quiera con el alumnado
  • Mentorías con un experto en la metodología DFC

Para realizar esta formación no son necesarios conocimientos previos sobre la metodología DFC.

 

Facilitando proyectos DFC 100% online

¿Hacer proyectos DFC de manera virtual es posible? ¡Claro que sí! Con esta única sesión descubrirás cómo facilitar proyectos DFC de manera 100% online con tu alumnado o grupo de jóvenes, sobre todo ahora que se quedan libres tantas horas entre las evaluaciones y el final del curso.

¡Aprende a utilizar la metodología de DFC de forma virtual, para trabajar en proyectos colaborativos con tu alumnado! ¡Sigue utilizando la metodología DFC aprovechando todas las ventajas de Internet y benefíciate de la experiencia facilitando proyectos online de nuestro equipo de facilitadores! Una vez recibida la formación y realizado el proyecto con tu alumnado, recuerda que podéis participar en el Reto I CAN 2020 compartiendo vuestro proyecto en la plataforma internacional de DFC para inspirar al mundo con vuestra solución.

¿Qué te llevarás del taller?

  • Una plantilla de trabajo autoexplicativa para usar tantas veces como se quiera con el alumnado
  • Mentorías con un experto en la metodología DFC

Para realizar esta formación son necesarios conocimientos previos sobre la metodología DFC.

 

Seguimos muy cerca de ti, acompañándote en el proceso de facilitar proyectos DFC. ¡Entra en Servicios ONLINE para ampliar la información y contáctanos en spain@dfcworld.com para reservar tu taller*!

 

*DFC España está certificado por Fundae (Fundación Estatal para la Formación en el Empleo) como centro de formación, por lo que todos los centros educativos que cuenten con crédito de Fundae pueden financiar la formación de su profesorado, PAS y equipo directivo.

 

Y además… ¡Recursos gratuitos en inglés para trabajar online con tu alumnado!

En este mes de junio que estrenamos hoy, necesitamos derrochar más creatividad que nunca. Para enriquecer el plan de actividades con tu alumnado o grupo de jóvenes, en DFC España hemos recogido las iniciativas y los materiales que se han lanzado desde diferentes países DFC. Ya sabes que estamos presentes en más de 70 países y, por formar parte de la gran familia DFC, tú puedes beneficiarte de todos estos recursos.

 

¡Entra y descúbrelos en https://www.dfcspain.org/servicios-online/!


“Sin límites”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca #CuentaCambioDFC

“Cuando tocamos algo, dejamos nuestras huellas dactilares. Cuando tocamos la vida de la gente, dejamos nuestra identidad”

“Sin Límites”: Un proyecto de inclusión social elaborado con la metodología Design for Change (DFC), donde el alumnado de 3º de Eso del Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca tendió lazos de amistad con las personas mayores de la Residencia Madre de la Veracruz y jóvenes con capacidades diferentes de la Fundación Aviva de Salamanca. Con este proyecto han demostrado la importancia de descubrir, acoger, integrar y valorar a todas las personas que forman nuestra sociedad. Por ser el proyecto que mejor reflejaba la metodología DFC, fue seleccionado para representar a España en la Celebración Internacional de la organización en 2017.

Al emprender un proceso DFC, la primera fase consiste en que cada cual siente qué le preocupa, indigna o molesta de su entorno; y lo comparte con el grupo. A través de conversaciones, se identifican diferentes focos de acción agrupando la información aportada. En este caso, las temáticas identificadas se orientaban hacia la necesidad de crear relaciones humanas igualitarias y cooperativas, el descubrimiento de las personas que forman nuestra sociedad, la puesta en valor de su potencial, y la identificación de colectivos concretos con los que actuar.

Identificaron un foco de acción para conseguir que todas las personas de su entorno se sintieran parte de la sociedad: la inclusión de las personas mayores y las personas con capacidades diferentes de su entorno. Para trabajar desde lo local con el mayor impacto posible, eligieron diseñar su solución para las personas mayores de la residencia que estaba enfrente del colegio y para los jóvenes con capacidades diferentes de la Fundación Aviva que ya utilizaban las instalaciones del colegio.

¿Cómo consiguieron su objetivo?

En la siguiente fase del proceso DFC, y siempre en grupo, cada miembro imagina soluciones para el foco de acción, aportando todas las ideas posibles. Decidieron sintetizarlas todas en una: “Vivir y fomentar la inclusión en nuestra realidad”. Para fomentar el trabajo cooperativo, en este proyecto además se invitó a participar en la fase Imagina a las personas que se beneficiarían de la solución: las personas mayores y los jóvenes con diversidad funcional, además de a las familias y a las otras clases de 3º de ESO. Así, diseñaron actividades conjuntas para promover la inclusión social. Todos los colectivos acogieron con mucha ilusión el proyecto.

La realización de las actividades tenía como objetivo el “encuentro de igual a igual, en el que cada aportación es importante y que sería realizada de manera cooperativa. Por otro lado, establecer relaciones de afecto y de amistad sin límites de edad, situación personal, características… Cada persona podría iniciar un movimiento en su realidad que invitara a muchas personas a vivir con un corazón sin límites”.

“La vida es buena cuando estás feliz, pero la vida es mucho mejor cuando los demás son felices gracias a ti”.

Una vez llegado el momento de pasar a la acción, cada miembro del equipo, y siempre en grupo, actúa para llevar a cabo un cambio real en su mundo. Así se empodera, porque DFC no consiste en decir “hay que hacer…”, eso no empodera; “DFC va de hacer”.

Los y las agentes del cambio, y todas las personas a las que habían conseguido involucrar en su proyecto, colaboraron activamente en la composición, ensayos y grabación de una canción, y participación en un festival musical en Salamanca con los jóvenes con los jóvenes con capacidades diferentes. Por otra parte, organizaron encuentros con las personas mayores de la residencia para recoger sus testimonios y debatir sobre cómo ha cambiado la vida de los jóvenes a lo largo del tiempo. Además, realizaron un mural en la calle como metáfora de la inclusión social: “Un bosque lleno de árboles diferentes, pero todos importantes para que el bosque sea realmente bello”.

Después, celebraron una fiesta sorpresa para agradecerles su colaboración. Visto el éxito de la iniciativa y su aceptación, habilitaron una zona Design for Change en el colegio para que todo el mundo pudiera acceder a la metodología y donde mostrar el desarrollo del proyecto.

Para mostrar el impacto de sus acciones, recogieron las impresiones de las personas para las que habían diseñado sus soluciones:

“Ha sido estupendo solo por la alegría que tiene la juventud y me gustaría repetirlo”, “he sido muy feliz al ir al ayuntamiento con los chicos porque me he sentido muy querida y me he emocionado mucho”. José Antonio y Teodora, de la residencia de mayores.

“Este proyecto ha ayudado a desmitificar muchas ideas falsas de los abuelos y ha ayudado a descubrir su energía y alegría”. Sheila, trabajadora social de la residencia de mayores.

“A todos nuestros chicos les ha encantado participar en este proyecto y, sin duda alguna, ha sido una experiencia muy positiva para todos. Queremos que esto tan bonito que ha comenzado siga adelante el próximo año, y queremos dar las gracias por hacernos partícipes de esta gran experiencia”. Beatriz, educadora de la Fundación Aviva.

“Me he sentido genial y me ha encantado hacer nuevos amigos de este colegio”. Carlos, usuario de Aviva.

“Cuando realizamos un proyecto DFC, crecemos por dentro y nos disponemos con y desde el corazón a abrazar nuestro mundo y cambiarlo”. Eva, profesora responsable del proyecto

¿Qué te llevas del proyecto?

Para evitar pasar de un proyecto a otro sin pararnos a reflexionar sobre los aprendizajes, el proceso DFC incluye la fase Evolúa, que consiste en que cada miembro del equipo, de forma individual, evalúa su experiencia y, a partir de ahí, evoluciona. Así se expresaban algunos de los y las protagonistas del proyecto:

“DFC es un tipo de proyecto diferente y, aunque es para cambiar nuestro alrededor, creo que la base supone cuestionarnos a nosotros mismos, vivir el proyecto y sentirlo por dentro”. María, 3º ESO B

“He descubierto que para lograr un cambio y para mejorar el mundo no hace falta irse lejos. Antes siempre estaba frustrada porque sentía que no podía hacer nada para disminuir las cosas que tanto daño hacen en nuestro mundo. Ahora me siento más esperanzada y segura de que si todos nos unimos con proyectos así, el impacto sería enorme y significaría un cambio esencial”. Marta, 3º ESO A

¡Tú también puedes tener un corazón sin límites!

Para dar difundir su proyecto e inspirar a otras personas para que también pasen a la acción, el proceso DFC incluye la fase Comparte. El equipo de “Sin Límites” creó un blog y cuentas en diversas redes sociales (@SinLimitesDFC17) e hizo una reunión con las familias del colegio, donde se materializó la posibilidad de involucrar a personajes públicos del mundo del deporte, la música y la cultura, que apoyaron el proyecto a través de un vídeo. Además, varios medios de comunicación, tanto prensa como radio y televisión, les invitaron a presentar su proyecto; y les recibió el alcalde de Salamanca en el ayuntamiento, quien una vez conocida la labor que habían hecho por la comunidad, les mostró su apoyo públicamente.

Los y las agentes del cambio llegaron a la conclusión de que para que se produjera “un cambio profundo y permanente en su realidad era necesario motivar un cambio en su propia percepción de la vida y de las personas: solo abriendo su mirada y estableciendo relaciones de ayuda y colaboración con los abuelos y chicos con capacidades diferentes podrían concienciar de la importancia de la inclusión social y contagiar a un mayor número de personas para que se sumaran a vivir una vida de encuentro “Sin Límites”.

Este proyecto se llevó a cabo durante cinco meses, y la historia no terminó allí. Fruto de los grandes cambios que se produjeron en sus protagonistas: una parte del alumnado empezó a colaborar con la Fundación Aviva, se ha fomentado la participación en el festival de música en otros ámbitos, y la relación con las personas mayores de la residencia ha motivado que más profesorado se anime a realizar actividades conjuntas.

Y como colofón de este proyecto, un regalo irrepetible: ¡la participación en la celebración internacional de Design for Change de 2017 (Be The Change, BTC) en Madrid! Por primera vez, DFC España fue anfitriona de una gala internacional. ¡Mira aquí cómo los y las protagonistas del cambio presentaron el proyecto!

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Sin límites” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!  Y si quieres profundizar en la historia de cambio, entra aquí.

(Este artículo es la versión extendida de la Historia de cambio “Sin Límites”, publicada en el Manual “Curiosidad Radical” de Fundación Telefónica en colaboración con Ashoka y diversas organizaciones, entre ellas, DFC España)

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Capacitando desde la discapacidad”, proyecto DFC del Centro de Educación Especial Los Ángeles #CuentaCambioDFC

Luces, cámara… ¡Acción! 

Secuencia 1

Centro de Educación Especial Los Ángeles de Badajoz. Son las 9:30 de la mañana, el alumnado está en clase de matemáticas.

PROFESORA

Buenos días, chicos. Vamos a empezar hoy con mates. Acordaos de que ayer vimos los problemas con sumas y restas, así que vamos a corregirlos. Empieza a leer tú, Christian.

CHRISTIAN

Para llegar a Madrid tenemos…

El alumnado bosteza y empieza a quedarse dormido. Transición. Aparece la imagen de la fase Siente de Design for Change, seguida de un primer plano de Christian.

VOZ EN OFF

Ay… ¿Cómo podría cambiar el mundo con ayuda de mis compañeros?

CHRISTIAN

Lo primero sería convertirnos en superhéroes y sentir los problemas que hay en el mundo.

El alumnado comienza a trabajar en el proceso Design for Change.

Así comienza el vídeo “Capacitando desde la discapacidad”, una historia de 24 agentes de cambio que se inspiran y se sienten súper capaces de afrontar un reto: Sensibilizar sobre el maltrato animal. Para emprender esta misión, primero observaron los problemas del mundo (fase Siente), centraron el marco de trabajo entre los muchos propuestos que les preocupaban: la crisis económica, los accidentes de tráfico, la discapacidad, el maltrato animal, y el acoso en el colegio. De entre ellos, eligieron el maltrato animal, porque los y las alumnas tenían mascotas, y les parecía un tema muy sensible y cercano. Para constatar que era un foco de acción relevante para otras personas, se lo presentaron al resto de estudiantes del centro, quienes opinaron que era muy buena idea aportar soluciones contra el maltrato animal.

¿Cómo lo consiguieron?

Durante la fase Imagina se plantearon muchas ideas. Después de elegir una y prototiparla, entraron de lleno en la fase Actúa al rodar un anuncio sobre el tema, que se emitió en medios de comunicación y redes sociales. Además, elaboraron un recurso didáctico compuesto por un cuento y diferentes pasatiempos, también sobre esta temática, que se envió a casi mil centros educativos de Extremadura, para que los tutores pudieran trabajarlo con sus alumnado. Para desarrollarlo, primero se documentaron, investigaron sobre el tema, y fueron a una protectora de animales y una clínica veterinaria para conseguir información de primera mano. Después, testaron su prototipo con el alumnado de su centro para optimizarlo con los aprendizajes que obtuvieron.

¿Y qué opinaron las personas que se vieron beneficiadas con su solución? El responsable de la protectora de animales confirmó que se trataba de una “gran iniciativa”. 

El objetivo era doble: por un lado, llegar a la población general con el anuncio; y, por otro, trabajar desde el colegio para sensibilizar sobre esta problemática en edades tempranas. Como expresaban con sus propias palabras: “Si el en cole se aprende a escribir, también se puede aprender a no maltratar a los animales”.

¿Y cuáles fueron los principales aprendizajes surgidos a raíz del proyecto? ¡Fase Evolúa! Para el alumnado, se sintetizó en que "los sueños se pueden hacer realidad". Para ellos y ellas fue muy significativo ver que su idea inicial, salir en la televisión, se pudo hacer realidad gracias a su esfuerzo, implicación e ilusión. El profesor responsable del proyecto, Juan Francisco Fuella Moreno, destacó: ¡Qué importante es el empoderamiento de las personas con discapacidad a partir de metodologías innovadoras como Design for Change!

Después de haber aparecido en varios medios de comunicación y de la difusión en redes sociales, han podido afirmar que la fase Comparte, y todo el proceso, ha sido ¡todo un éxito! En especial, para los y las protagonistas del proyecto, que han visto cómo su sueño se hacía realidad. Y, efectivamente, esa es la idea que han querido transmitir con el vídeo de presentación, en el que cuentan el desarrollo del proyecto, a partir del sueño de uno de los protagonistas.

En el aula, un alumno sigue dormido.

CHRISTIAN

Sergio, ¡despierta!

SERGIO

¡Chicos! ¿Sabéis que los sueños se pueden hacer realidad?

TODA LA CLASE

¡Sí!

Todo el aula estalla en aplausos.

 

Y, aunque parezca increíble, el sueño no terminó ahí: serpientes de energía, saludos internacionales, grandes proyectos y mucha ilusión… ¡Su proyecto fue seleccionado para representar a DFC España en la celebración internacional de Design for Change de 2016 (Be The Change, BTC)!  En el momento de recibir la noticia, durante la Gala anual de DFC España en Madrid, Vicente, José Antonio, Sergio y Christian; acompañados por sus profesores, Juan Francisco y Silvia; y la directora, Sonia; estallaron de alegría al grito de “Sí, sí, sí, nos vamos a Pekín”. Este fue su viaje a China para contar su historia de cambio, en representación de todo el alumnado participante en el proyecto, quienes tienen reconocido al menos el 33% de discapacidad; pero, a partir de ahora, poseen la súper capacidad de creer sí mismos.

 

DIARIO DE VIAJE A PEKÍN

DÍA 1: En tren a Madrid desde Badajoz

España en la BTC 2016 en Pekín

Nervios antes de comenzar nuestro viaje en tren; aunque ya en Madrid, con un bocata de calamares, se llevan mucho mejor ;)España en la BTC 2016 de Pekín

DÍA 2: Viaje a Pekín

España en la BTC 2016 de Pekín

Doce horas de avión por delante, seguro que lo merece... A nuestra llegada, una gran bienvenida.

España en la BTC 2016 de Pekín

Y, directamente, a conocer Pekín. Un poco cansados, ¿eh, Christian?España en la BTC 2016 de Pekín

Y, para acabar la jornada, cena típica del país (“Pato Pekín”).

España en la BTC 2016 en Pekín

DÍA 3: Comienza la celebración internacional Be The Change (BTC)

Conociendo todo tipo de experiencias y proyectos de otros países.

BTC 2016 en Pekín

Y aprovechamos para aprender a manejar los palillos chinos ;)

España en la BTC 2016 en Pekín

Visitamos el colegio donde se celebraba la BTC con a nuestra voluntaria, Cecilia.

BTC 2016 en Pekín

Para terminar el día, vimos el espectáculo de Kung Fu Panda, y de vuelta al hotel para descansar y preparar nuestra presentación del día siguiente.

BTC 2016 en Pekín

DÍA 4: El gran día

España en la BTC 2016 en Pekín

Por fin, llegó nuestro gran momento. A pesar de unos pequeños imprevistos de última hora que supimos solventar, ¡todo fue un éxito!

España en la BTC 2016 en Pekín

Pero la jornada no había terminado... Ahora, ya mucho más relajados, tocaba conocer a gente de otros países participantes; y echar un partidillo de fútbol con nuestros amigos de Colombia, Chile, Israel y, por supuesto, con Cecilia.

España en la BTC 2016 en Pekín

España en la BTC 2016 en Pekín

También aprendimos a poner nuestro nombre en chino, e hicimos una última visita al mercado de la seda.

España en la BTC 2016 en Pekín

España en la BTC 2016 en Pekín

DÍA 5: La vuelta a casa

Cuando parecía que todo había acabado, nos desvían el vuelo a Valencia por la niebla en Madrid. Después de trece horas de avión, cuatro horitas más de autobús. Parece que los chicos estaban un poco cansados...

España en la BTC 2016 en Pekín

DÍA 6: Fin de la aventura

España en la BTC 2016 en Pekín

Hoy sólo nos queda el viaje en tren desde Atocha a Badajoz. Y, por supuesto, ¡contar la experiencia!

España en la BTC 2016 en Pekín

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Capacitando desde la discapacidad: No al maltrato animal” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!¡Y anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo!

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Juntos hacemos posible el cambio”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús - El Vedat #CuentaCambioDFC

—A lo mejor tú lo pasabas mal…

—Es que lo pasé mal…

—Pues ahora puede haber el mismo caso, y podemos ponerle solución, porque nadie merece pasarlo mal.

Alumna y alumno de 4º de ESO

 

Algunos alumnos y alumnas del colegio Santa Teresa de Jesús – El Vedat notaron que la marginación y las faltas de respeto eran un problema en el centro. Y se dieron cuenta de que les preocupaba. Aprovecharon los recreos para observar su entorno, y confirmaron que había una parte del alumnado al que le costaba integrarse. Entre ellos, se contaron sus experiencias, y se percataron de que algunas personas no habían tenido una buena experiencia cuando entraron nuevas en 1º de ESO. Además, advirtieron que no era solo un problema de quienes lo sufrían, sino de todo el colegio. Y lo más importante, comprendieron que podían hacer algo al respecto.

Estos trece alumnos y alumnas de 4º de ESO, guiados por dos de sus profesoras, se pusieron manos a la obra para encontrar una solución al problema, entrando de lleno en la fase Siente de la metodología Design for Change. Aunque los focos de acción sobre los que trabajar fueron la marginación y las faltas de respeto, los y las protagonistas del cambio se percataron de que “la diversidad que nos envuelve” y “la importancia de saber hablar y escuchar” eran factores importantes a tener en cuenta para desarrollar su solución al problema. Regidos por esta premisa, decidieron encontrar a quienes se beneficiarían del proyecto que estaban diseñando: el alumnado de secundaria en general, aunque en mayor medida los cursos de 1º de ESO, quienes les manifestaron que agradecerían mucho que se trabajara más esos aspectos.

En su labor de escucha e investigación para ganar en comprensión sobre el tema, señalaron dos cuestiones relevantes. Por un lado, es posible mejorar la integración del alumnado nuevo en el centro y de quienes cambiaban de ciclo; por otro, hay que trabajar las faltas de respeto entre ellos, entendidas como las conductas inapropiadas hacia otras personas que derivan de la falta de empatía.

Una vez elegido el reto al que se iban a enfrentar, empezaron la fase Imagina. De todas las ideas que surgieron, se decantaron por tres soluciones: Proyecto de hermanar, Dossier de actividades, y Cuartos de Hora. Entonces, ya solo quedaba… ¡pasar la acción! ¿Cómo consiguieron convertir sus ideas en realidad?

¡Fase Actúa! Los y las protagonistas del cambio emprendieron tres proyectos, de los cuales pudieron poner en práctica dos. El proyecto de hermanar fue elaborado con todo lo necesario para llevarlo a cabo al inicio del curso que siguiente.

  • Proyecto de hermanar: una iniciativa de ​hermanamiento​ entre alumnado de 4º y 1º de ESO, en la que cada hermano/a mayor tendría un hermano/a pequeño a quien ayudar en el proceso de adaptación, a conocer las instalaciones… En definitiva, convertirse en su punto de referencia.
  • Dossier de actividades​: en el momento de ampliar la información sobre sus focos de acción, los y las protagonistas del cambio pasaron un cuestionario a sus compañeros/as, y llegaron a la conclusión de que al profesorado le vendría bien tener un dossier de actividades enfocadas a trabajar la integración, el sentimiento de grupo, la cooperación, el respeto… y así poder hacer uso de él en las convivencias y tutorías. Este dossier de actividades fue enviado a dirección y presentado a todo el profesorado de secundaria en un claustro.
  • Cuartos de Hora​: una actividad para reflexionar sobre el respeto y sobre el valor que tiene cada persona. Para ella, elaboraron cuatro Cuartos de Hora en los que trabajar un aspecto diferente de las relaciones personales:
  1. Prejuicios
  2. Somos un don para el otro
  3. Empatía (el amor al prójimo no hace daño)
  4. Cada cual aporta lo que tiene y se hacen grandes cosas

Los Cuartos de Hora se mandaron a los tutores para que los realizasen todas las clases. Los y las protagonistas del cambio del proyecto los llevaron a cabo en varias clases del primer ciclo de la ESO, contando historias sobre marginación, para luego reflexionar sobre ellas.

¿Y ahora qué? ¿A emprender otro proyecto a toda prisa, visto el éxito que tuvieron? Mejor pararse un momento a reflexionar para seguir mejorando 😉 ¡Fase Evolúa! ¿Cuáles son los aprendizajes de esta experiencia mejorando el entorno? El trabajo en equipo, la escucha, el diálogo, ser conscientes de la propia capacidad para cambiar la realidad que les rodea, y la valoración del trabajo por parte del profesorado y del equipo directivo. La profesora responsable del proyecto, María Salvador, así lo expresaba: “DFC es una experiencia muy gratificante para ellos y para las profesoras que les acompañamos”. Y es que trabajar entre todos/as para hacer algo bueno, para cambiar el entorno, siempre resulta enriquecedor. En palabras de los y las protagonistas: “Con Design for Change, nos hemos dado cuenta de que podemos cambiar el mundo ayudando a las personas”.

Y como colofón de este proyecto, una fase Comparte por todo lo alto: ¡la participación en la celebración internacional de Design for Change de 2015 (Be The Change, BTC)!  Representando a DFC España y a todo el alumnado de 4º de ESO, Nora y Sara viajaron a México a contar su historia de cambio. Allí, le recordaron al mundo que “hay que pensar antes de hablar de otras personas, hay que ponerse en su lugar, si queremos que nos respeten, hay que respetar”, y que “si trabajamos en equipo, podemos lograr todo lo que nos propongamos”. ¡Mira aquí cómo presentaron el proyecto!

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Juntos hacemos posible el cambio” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“21 días de bondad”: una invitación para las familias en tiempos de coronavirus

Desde la familia Design for Change lanzamos un reto a todas las familias del mundo: “21 días de bondad” para encontrar qué puedes hacer de bueno por ti y por tu entorno.

Se dice que se necesitan 21 días como mínimo para crear un hábito. En tiempos de coronavirus, el equipo de Design for Change te invita a pasar los próximos 21 días haciendo algo bueno en familia, cuidándote a ti y a tus seres queridos, recordándote el ¡Yo Puedo! Como no es posible salir fuera, te retamos a mirar hacia dentro e identificar buenas acciones que puedes hacer por ti y por tu entorno.

Design for Change ha creado 21 sencillos mini retos diarios para poner en práctica individualmente o en familia, y convertirlos en hábito. Además, en este enlace puedes descargar el I CAN Journal, para que los niños y niñas se diviertan en casa, a la vez que se inspiran y pasan a la acción para mejorar su entorno. ¡Y todo en inglés!

¿Cómo funciona la creación de hábitos duraderos?

El cerebro tiende a generar hábitos para ahorrar esfuerzos. Su repetición instaura una rutina, que se desencadena cuando aparece la señal apropiada. La puesta en práctica permite conseguir una recompensa, que actúa como reforzador. En Neurociencia, señal, rutina y recompensa son las tres claves para crear un hábito.

¿Por qué algunas señales y recompensas son más poderosas que otras?

Conexión. Para llegar a instaurar un hábito, debe estar conectado con una motivación y unos valores propios, con una pasión o un objetivo que tenga sentido. Es decir, que responda a la pregunta: “¿Para qué lo hago?”, y no “¿por qué lo hago?”.

Los valores de Design for Change son: respeto, optimismo (porque sabemos que el mundo puede ser un lugar mejor y que el cambio es posible), responsabilidad (porque si no somos nosotros/as; entonces, ¿quién? Y si no es ahora; entonces, ¿cuándo?), colaboración (empoderando a niñas y niños para que formen parte de una ciudadanía comprometida con la sociedad) y confianza en la capacidad de los niños, niñas y jóvenes para cambiar el mundo si tienen la oportunidad: no son el futuro, son el presente. ¿Te resuenan estos valores?

Los valores son los responsables de guiarnos a la hora de tomar decisiones, son nuestro GPS interno, la esencia por la que nos movemos y actuamos. Son las cualidades intrínsecas que son más importantes para cada persona y que nos guían en las más mínimas elecciones diarias. A la hora de tomar una decisión, la pregunta que surge es: “¿Esta acción está alineada con alguno de mis valores, o los traiciona?”. Si encontramos el nexo entre el nuevo hábito y un valor importante, no nos costará esfuerzo convertirlo en rutina.

Finalmente, para incluir un hábito en nuestro día a día, hay que tener en cuenta, y revisar si fuera necesario, el propio sistema de creencias. Es decir, creer que la situación va a mejorar ayuda a reemplazar los hábitos perjudiciales por otros nuevos. En este punto, el apoyo de nuestro entorno, de un grupo concreto, de la familia o de las amistades aporta el soporte necesario para convertir la acción en hábito.

¡Haz de “21 días de bondad” tu rutina de vida!

Gracias a Design for Change por esta maravillosa iniciativa #21dayswithDFC. ¡Cada día, un nuevo mini reto! ¡Bondad contra el #covid19!