“Sin límites”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca #CuentaCambioDFC

“Cuando tocamos algo, dejamos nuestras huellas dactilares. Cuando tocamos la vida de la gente, dejamos nuestra identidad”

“Sin Límites”: Un proyecto de inclusión social elaborado con la metodología Design for Change (DFC), donde el alumnado de 3º de Eso del Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca tendió lazos de amistad con las personas mayores de la Residencia Madre de la Veracruz y jóvenes con capacidades diferentes de la Fundación Aviva de Salamanca. Con este proyecto han demostrado la importancia de descubrir, acoger, integrar y valorar a todas las personas que forman nuestra sociedad. Por ser el proyecto que mejor reflejaba la metodología DFC, fue seleccionado para representar a España en la Celebración Internacional de la organización en 2017.

Al emprender un proceso DFC, la primera fase consiste en que cada cual siente qué le preocupa, indigna o molesta de su entorno; y lo comparte con el grupo. A través de conversaciones, se identifican diferentes focos de acción agrupando la información aportada. En este caso, las temáticas identificadas se orientaban hacia la necesidad de crear relaciones humanas igualitarias y cooperativas, el descubrimiento de las personas que forman nuestra sociedad, la puesta en valor de su potencial, y la identificación de colectivos concretos con los que actuar.

Identificaron un foco de acción para conseguir que todas las personas de su entorno se sintieran parte de la sociedad: la inclusión de las personas mayores y las personas con capacidades diferentes de su entorno. Para trabajar desde lo local con el mayor impacto posible, eligieron diseñar su solución para las personas mayores de la residencia que estaba enfrente del colegio y para los jóvenes con capacidades diferentes de la Fundación Aviva que ya utilizaban las instalaciones del colegio.

¿Cómo consiguieron su objetivo?

En la siguiente fase del proceso DFC, y siempre en grupo, cada miembro imagina soluciones para el foco de acción, aportando todas las ideas posibles. Decidieron sintetizarlas todas en una: “Vivir y fomentar la inclusión en nuestra realidad”. Para fomentar el trabajo cooperativo, en este proyecto además se invitó a participar en la fase Imagina a las personas que se beneficiarían de la solución: las personas mayores y los jóvenes con diversidad funcional, además de a las familias y a las otras clases de 3º de ESO. Así, diseñaron actividades conjuntas para promover la inclusión social. Todos los colectivos acogieron con mucha ilusión el proyecto.

La realización de las actividades tenía como objetivo el “encuentro de igual a igual, en el que cada aportación es importante y que sería realizada de manera cooperativa. Por otro lado, establecer relaciones de afecto y de amistad sin límites de edad, situación personal, características… Cada persona podría iniciar un movimiento en su realidad que invitara a muchas personas a vivir con un corazón sin límites”.

“La vida es buena cuando estás feliz, pero la vida es mucho mejor cuando los demás son felices gracias a ti”.

Una vez llegado el momento de pasar a la acción, cada miembro del equipo, y siempre en grupo, actúa para llevar a cabo un cambio real en su mundo. Así se empodera, porque DFC no consiste en decir “hay que hacer…”, eso no empodera; “DFC va de hacer”.

Los y las agentes del cambio, y todas las personas a las que habían conseguido involucrar en su proyecto, colaboraron activamente en la composición, ensayos y grabación de una canción, y participación en un festival musical en Salamanca con los jóvenes con los jóvenes con capacidades diferentes. Por otra parte, organizaron encuentros con las personas mayores de la residencia para recoger sus testimonios y debatir sobre cómo ha cambiado la vida de los jóvenes a lo largo del tiempo. Además, realizaron un mural en la calle como metáfora de la inclusión social: “Un bosque lleno de árboles diferentes, pero todos importantes para que el bosque sea realmente bello”.

Después, celebraron una fiesta sorpresa para agradecerles su colaboración. Visto el éxito de la iniciativa y su aceptación, habilitaron una zona Design for Change en el colegio para que todo el mundo pudiera acceder a la metodología y donde mostrar el desarrollo del proyecto.

Para mostrar el impacto de sus acciones, recogieron las impresiones de las personas para las que habían diseñado sus soluciones:

“Ha sido estupendo solo por la alegría que tiene la juventud y me gustaría repetirlo”, “he sido muy feliz al ir al ayuntamiento con los chicos porque me he sentido muy querida y me he emocionado mucho”. José Antonio y Teodora, de la residencia de mayores.

“Este proyecto ha ayudado a desmitificar muchas ideas falsas de los abuelos y ha ayudado a descubrir su energía y alegría”. Sheila, trabajadora social de la residencia de mayores.

“A todos nuestros chicos les ha encantado participar en este proyecto y, sin duda alguna, ha sido una experiencia muy positiva para todos. Queremos que esto tan bonito que ha comenzado siga adelante el próximo año, y queremos dar las gracias por hacernos partícipes de esta gran experiencia”. Beatriz, educadora de la Fundación Aviva.

“Me he sentido genial y me ha encantado hacer nuevos amigos de este colegio”. Carlos, usuario de Aviva.

“Cuando realizamos un proyecto DFC, crecemos por dentro y nos disponemos con y desde el corazón a abrazar nuestro mundo y cambiarlo”. Eva, profesora responsable del proyecto

¿Qué te llevas del proyecto?

Para evitar pasar de un proyecto a otro sin pararnos a reflexionar sobre los aprendizajes, el proceso DFC incluye la fase Evolúa, que consiste en que cada miembro del equipo, de forma individual, evalúa su experiencia y, a partir de ahí, evoluciona. Así se expresaban algunos de los y las protagonistas del proyecto:

“DFC es un tipo de proyecto diferente y, aunque es para cambiar nuestro alrededor, creo que la base supone cuestionarnos a nosotros mismos, vivir el proyecto y sentirlo por dentro”. María, 3º ESO B

“He descubierto que para lograr un cambio y para mejorar el mundo no hace falta irse lejos. Antes siempre estaba frustrada porque sentía que no podía hacer nada para disminuir las cosas que tanto daño hacen en nuestro mundo. Ahora me siento más esperanzada y segura de que si todos nos unimos con proyectos así, el impacto sería enorme y significaría un cambio esencial”. Marta, 3º ESO A

¡Tú también puedes tener un corazón sin límites!

Para dar difundir su proyecto e inspirar a otras personas para que también pasen a la acción, el proceso DFC incluye la fase Comparte. El equipo de “Sin Límites” creó un blog y cuentas en diversas redes sociales (@SinLimitesDFC17) e hizo una reunión con las familias del colegio, donde se materializó la posibilidad de involucrar a personajes públicos del mundo del deporte, la música y la cultura, que apoyaron el proyecto a través de un vídeo. Además, varios medios de comunicación, tanto prensa como radio y televisión, les invitaron a presentar su proyecto; y les recibió el alcalde de Salamanca en el ayuntamiento, quien una vez conocida la labor que habían hecho por la comunidad, les mostró su apoyo públicamente.

Los y las agentes del cambio llegaron a la conclusión de que para que se produjera “un cambio profundo y permanente en su realidad era necesario motivar un cambio en su propia percepción de la vida y de las personas: solo abriendo su mirada y estableciendo relaciones de ayuda y colaboración con los abuelos y chicos con capacidades diferentes podrían concienciar de la importancia de la inclusión social y contagiar a un mayor número de personas para que se sumaran a vivir una vida de encuentro “Sin Límites”.

Este proyecto se llevó a cabo durante cinco meses, y la historia no terminó allí. Fruto de los grandes cambios que se produjeron en sus protagonistas: una parte del alumnado empezó a colaborar con la Fundación Aviva, se ha fomentado la participación en el festival de música en otros ámbitos, y la relación con las personas mayores de la residencia ha motivado que más profesorado se anime a realizar actividades conjuntas.

Y como colofón de este proyecto, un regalo irrepetible: ¡la participación en la celebración internacional de Design for Change de 2017 (Be The Change, BTC) en Madrid! Por primera vez, DFC España fue anfitriona de una gala internacional. ¡Mira aquí cómo los y las protagonistas del cambio presentaron el proyecto!

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Sin límites” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!  Y si quieres profundizar en la historia de cambio, entra aquí.

(Este artículo es la versión extendida de la Historia de cambio “Sin Límites”, publicada en el Manual “Curiosidad Radical” de Fundación Telefónica en colaboración con Ashoka y diversas organizaciones, entre ellas, DFC España)

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Juntos hacemos posible el cambio”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús - El Vedat #CuentaCambioDFC

—A lo mejor tú lo pasabas mal…

—Es que lo pasé mal…

—Pues ahora puede haber el mismo caso, y podemos ponerle solución, porque nadie merece pasarlo mal.

Alumna y alumno de 4º de ESO

 

Algunos alumnos y alumnas del colegio Santa Teresa de Jesús – El Vedat notaron que la marginación y las faltas de respeto eran un problema en el centro. Y se dieron cuenta de que les preocupaba. Aprovecharon los recreos para observar su entorno, y confirmaron que había una parte del alumnado al que le costaba integrarse. Entre ellos, se contaron sus experiencias, y se percataron de que algunas personas no habían tenido una buena experiencia cuando entraron nuevas en 1º de ESO. Además, advirtieron que no era solo un problema de quienes lo sufrían, sino de todo el colegio. Y lo más importante, comprendieron que podían hacer algo al respecto.

Estos trece alumnos y alumnas de 4º de ESO, guiados por dos de sus profesoras, se pusieron manos a la obra para encontrar una solución al problema, entrando de lleno en la fase Siente de la metodología Design for Change. Aunque los focos de acción sobre los que trabajar fueron la marginación y las faltas de respeto, los y las protagonistas del cambio se percataron de que “la diversidad que nos envuelve” y “la importancia de saber hablar y escuchar” eran factores importantes a tener en cuenta para desarrollar su solución al problema. Regidos por esta premisa, decidieron encontrar a quienes se beneficiarían del proyecto que estaban diseñando: el alumnado de secundaria en general, aunque en mayor medida los cursos de 1º de ESO, quienes les manifestaron que agradecerían mucho que se trabajara más esos aspectos.

En su labor de escucha e investigación para ganar en comprensión sobre el tema, señalaron dos cuestiones relevantes. Por un lado, es posible mejorar la integración del alumnado nuevo en el centro y de quienes cambiaban de ciclo; por otro, hay que trabajar las faltas de respeto entre ellos, entendidas como las conductas inapropiadas hacia otras personas que derivan de la falta de empatía.

Una vez elegido el reto al que se iban a enfrentar, empezaron la fase Imagina. De todas las ideas que surgieron, se decantaron por tres soluciones: Proyecto de hermanar, Dossier de actividades, y Cuartos de Hora. Entonces, ya solo quedaba… ¡pasar la acción! ¿Cómo consiguieron convertir sus ideas en realidad?

¡Fase Actúa! Los y las protagonistas del cambio emprendieron tres proyectos, de los cuales pudieron poner en práctica dos. El proyecto de hermanar fue elaborado con todo lo necesario para llevarlo a cabo al inicio del curso que siguiente.

  • Proyecto de hermanar: una iniciativa de ​hermanamiento​ entre alumnado de 4º y 1º de ESO, en la que cada hermano/a mayor tendría un hermano/a pequeño a quien ayudar en el proceso de adaptación, a conocer las instalaciones… En definitiva, convertirse en su punto de referencia.
  • Dossier de actividades​: en el momento de ampliar la información sobre sus focos de acción, los y las protagonistas del cambio pasaron un cuestionario a sus compañeros/as, y llegaron a la conclusión de que al profesorado le vendría bien tener un dossier de actividades enfocadas a trabajar la integración, el sentimiento de grupo, la cooperación, el respeto… y así poder hacer uso de él en las convivencias y tutorías. Este dossier de actividades fue enviado a dirección y presentado a todo el profesorado de secundaria en un claustro.
  • Cuartos de Hora​: una actividad para reflexionar sobre el respeto y sobre el valor que tiene cada persona. Para ella, elaboraron cuatro Cuartos de Hora en los que trabajar un aspecto diferente de las relaciones personales:
  1. Prejuicios
  2. Somos un don para el otro
  3. Empatía (el amor al prójimo no hace daño)
  4. Cada cual aporta lo que tiene y se hacen grandes cosas

Los Cuartos de Hora se mandaron a los tutores para que los realizasen todas las clases. Los y las protagonistas del cambio del proyecto los llevaron a cabo en varias clases del primer ciclo de la ESO, contando historias sobre marginación, para luego reflexionar sobre ellas.

¿Y ahora qué? ¿A emprender otro proyecto a toda prisa, visto el éxito que tuvieron? Mejor pararse un momento a reflexionar para seguir mejorando 😉 ¡Fase Evolúa! ¿Cuáles son los aprendizajes de esta experiencia mejorando el entorno? El trabajo en equipo, la escucha, el diálogo, ser conscientes de la propia capacidad para cambiar la realidad que les rodea, y la valoración del trabajo por parte del profesorado y del equipo directivo. La profesora responsable del proyecto, María Salvador, así lo expresaba: “DFC es una experiencia muy gratificante para ellos y para las profesoras que les acompañamos”. Y es que trabajar entre todos/as para hacer algo bueno, para cambiar el entorno, siempre resulta enriquecedor. En palabras de los y las protagonistas: “Con Design for Change, nos hemos dado cuenta de que podemos cambiar el mundo ayudando a las personas”.

Y como colofón de este proyecto, una fase Comparte por todo lo alto: ¡la participación en la celebración internacional de Design for Change de 2015 (Be The Change, BTC)!  Representando a DFC España y a todo el alumnado de 4º de ESO, Nora y Sara viajaron a México a contar su historia de cambio. Allí, le recordaron al mundo que “hay que pensar antes de hablar de otras personas, hay que ponerse en su lugar, si queremos que nos respeten, hay que respetar”, y que “si trabajamos en equipo, podemos lograr todo lo que nos propongamos”. ¡Mira aquí cómo presentaron el proyecto!

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Juntos hacemos posible el cambio” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Ahorrando Agua”, proyecto DFC del colegio Santa Teresa de Jesús de Valladolid #CuentaCambioDFC

En un lugar de Castilla, de cuyo nombre no quiero acordarme, [sí, acuérdate, fue en Valladolid, en el colegio Santa Teresa de Jesús], no ha mucho tiempo [bueno, hace ya seis años, que esta historia de cambio es de 2014] que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor [que… ¿qué? No, de eso nada. Vivían unos alumnos y alumnas de 5º de Primaria que querían cambiar el mundo]. ¿Cómo lo consiguieron?

En un momento en el que todo el mundo hablaba del Medio Ambiente, este grupo de niños y niñas, después de observar su entorno escolar, decidió centrar su atención en las necesidades del agua de su colegio y utilizar la metodología Design for Change para encontrar soluciones. ¡A por la fase Siente! Tras investigar, identificaron el foco de trabajo sobre el que querían trabajar: el ahorro del agua. Tenían muy claro su objetivo: ¿Cómo podemos ahorrar agua?

Se pusieron manos a la obra, ¡y de lleno a la fase Imagina! Atreviéndose a derrochar creatividad, la inspiración les llegó de la famosa figura de Don Quijote, quien les parecía “un hombre muy imaginativo, así que nosotros también hemos querido serlo y soñar utopías para transformar realidades”.

¿Y qué soluciones aportaron a su entorno? ¡Vamos con la fase Actúa! Habiendo diseñado y prototipado en la fase anterior unas actividades encaminadas a concienciar sobre la necesidad de ahorrar agua de forma divertida, llegó el momento de pasar a la acción: construyeron un banco para que el alumnado de infantil pudiese alcanzar a los grifos y cerrarlos bien, crearon una gymkana, un trivial para aprender cómo ahorrar agua de forma divertida y jugaron con el alumnado de infantil, y colocaron recipientes para recuperar agua y luego regar las plantas y el huerto de infantil. Además, hicieron estudio con una hoja de datos para contabilizar el ahorro de agua entre el alumnado de la clase y asegurarse de que el tema continuase presente. Y la actividad estrella: ¡un mercadillo solidario sobre la temática del agua! Los y las estudiantes diseñaron todo tipo de artículos y, más tarde, con el debido permiso, comenzaron a venderlos en la escuela. Con los fondos que se obtuvieron… ¡lograron cambiar los grifos de las aulas del tercer ciclo! Viendo la implicación de los participantes en las actividades, la concienciación se logró. ¡Misión cumplida!

¿Y qué aprendizajes se llevaron? ¡Fase Evolúa! Con la reflexión final, lo dicen todo: “Por todo lo vivido… queremos seguir siendo… transformadores sociales”.

“Design for Change me ha renovado las ganas de ser docente”.

Porque los niños y niñas solo necesitan una oportunidad para cambiar el mundo. Tal y como contaba la directora del colegio, Blanca Pajares: “Ha sido un proyecto en el que ha participado mucha gente, tantos cursos y tantos profes… Más allá de los de 5º, porque todos lo sentían como propio y creían en ello. Ha sido una experiencia fantástica. Sobre todo, se ha trabajado mucho de otra manera y con mucho entusiasmo por parte de todos. Se han roto barreras entre profesores y alumnos, y seguro que muchas más cosas. Y es que con Design for Change se crea vida en los colegios, porque se cree en todas las potencialidades que tienen sus profesores y sus alumnos, que se tienen que lanzar sin miedo a vivir estas experiencias rompiendo roles y barreras: somos capaces de hacer muchas cosas juntos”.

En esta historia de cambio, los y las protagonistas se ocuparon de llevar su proyecto tan lejos como les fue posible (fase Comparte). Así se lo contaron a todo el colegio y les involucraron, a las familias, y… ¡sorpresa! ¡A niños y niñas de 24 países en la celebración internacional de Design for Change de 2014 (Be The Change, BTC)!  Representando a DFC España y a todo el alumnado de 5º de Primaria, Laura y Sara, de 11 años, viajaron a India a contar su historia de cambio. Para conseguir los fondos para costear esta aventura, se organizó la feria “Todos Viajamos a la India” en su colegio, con la colaboración de la Casa de la India. Hicieron diferentes actividades y colocaron stands, donde el alumnado tuvo la oportunidad de explicar más sobre sus proyectos y sobre Design for Change. Además, se grabaron mensajes para compartir en la estancia en India.

En la feria, la familia de Sara destacó que Design for Change es “un mensaje que transmiten los niños a los padres: que se pueden hacer cosas. Si queremos cambiar algo, tenemos que hacerlo en nuestro entorno, y esto es vital para que ganen en capacidad de hacer. No hay que pedir cosas inalcanzables, como el fin de la violencia o de la guerra, hay que empezar por el propio entorno y no sólo pensarlo, hay que hacerlo.

¿Quieres saber más sobre la historia de cambio “Ahorrando Agua” y sus protagonistas? ¡Disfruta aquí del vídeo del proyecto!

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


“Un mundo con valores”, proyecto DFC del colegio Nazaret Los Realejos #CuentaCambioDFC

En 2013, cuando la crisis financiera y moral paralizaba España, sesenta niños y niñas de entre 6 y 12 años del colegio Nazaret Los Realejos de Tenerife, se propusieron materializar su sueño: hacer del mundo un lugar mejor para vivir. Para conseguirlo, pusieron en práctica Design for Change, una metodología innovadora de cinco fases que les dio la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas. ¿Cómo lo consiguieron?

FASE SIENTE

Para comenzar con el proceso, en primer lugar, tenían que elegir el marco de trabajo, es decir, un tema que fuese relevante para el grupo. Empezaron por preguntarse lo que les preocupaba o molestaba de su entorno. Para ello, establecieron un período de observación, puesto que los y las protagonistas del cambio estaban convencidos de que con los ojos de los niños y niños, las cosas se ven muy diferentes. Incluso llegaron a darse cuenta de que Design for Change “da la oportunidad a los adultos de volver a ser niños”.

Con esta certeza, y después de haberse organizado entre ellos, salieron a la calle a conocer las preocupaciones de la gente de su ciudad, valiéndose de una encuesta que habían elaborado, y preguntaron qué les parecía necesario cambiar en su entorno. Concluyeron que lo que más les importaba era tener buenos valores.

Para ganar en comprensión sobre el tema, vieron algunos vídeos sobre valores y, utilizando la información que habían obtenido de las encuestas, decidieron que enseñarían valores a su propia ciudad y al mundo entero. En este momento, algunas alumnas se dieron cuenta de que “con cualquier tema que escojas, vas a estar ayudando a los demás, y te sientes muy bien cuando lo haces, porque piensas «Wow, yo he hecho esto cuando pensaba que nunca mi idea podría salir a la luz». Te ayuda a descubrir que tú puedes hacer un gran cambio, aunque no lo pienses”.

En este sentido, la fase Siente conlleva una gran responsabilidad: elegir un foco de acción y comprometerse a trabajar sobre él para resolverlo. Es un proceso en el que surgen momentos de tensión, donde hay que desarrollar la escucha y la paciencia para entender lo que cada persona quiere transmitir, lo que implica un esfuerzo de todas las partes. Al final, después de un proceso de puesta en común a través de la participación colectiva, llegaron a plantear el Reto: ¿Cómo podríamos cambiar el mundo enseñando algo de lo que sabemos?

FASE IMAGINA

Para los y las protagonistas de esta historia de cambio, en esta fase lo más importante era valorar sus propias ideas para resolver el reto que habían elegido. Para ponerlas en común, las escribieron todas en un trozo de papel. Afortunadamente, surgieron ideas disparatadas, como por ejemplo cuando un niño de 1º de Primaria sugirió hacer una gran barbacoa en la plaza. Esta “idea loca” llevó su foco de atención a la plaza de la ciudad, y poco a poco fueron construyendo sobre ello hasta perfilar la idea final: componer una canción que enseñase valores.

¿Cómo lo hicieron? Escribieron la letra de una canción que llevara su mensaje al mundo entero, cogiendo una estrofa de cada grupo de trabajo en los que se habían dividido, para que todos los niños y niñas se sintieran representados. Además, crearon tarjetas postales recordando a la gente la importancia de tener valores en sus vidas.

De esta fase, el alumnado destacó que “de esa idea que siempre piensas que es una locura y que se van a reír de ti, con Design for Change tú sientes que sí puedes llegar a realizar esas ideas. Así que, profes, ¡ayudad a modificar las ideas, no a cambiarlas!”.

A lo que Chiara Giorgetti, profesora responsable del proyecto, añadió: “Las barreras, las ponemos los profesores, por el miedo que le tenemos a las ideas de los niños. Crees que tu mirada de adulto es mejor que la que tienen los niños y, por tanto, intentas hacer que salga la idea que en realidad tienes tú en tu cabeza. Cambiar esta dinámica cuesta el primer día: vacío mi cabeza de cualquier idea y no voy a condicionar a los niños. Hay un cambio en los alumnos siempre y cuando valores sus ideas, lo que hace que el clima que se genera el resto del curso sea distinto. ¿Un consejo a los profes? No tengáis miedo a las ideas de los niños, son mucho más reales de lo que nos parecen, cuando las aterrizan pueden cambiar mucho más las cosas de lo que te puedes imaginar. Somos responsables, no sólo de formar a niños que sepan muchas cosas, sino también en unas competencias que hacen que puedan cambiar el mundo”.

FASE ACTÚA

Después de imaginar, prototipar, y elaborar el plan de acción, llegó el momento de llevar su iniciativa a la práctica. Los y las protagonistas del cambio invitaron a toda la ciudad a cantar la canción que habían creado: “Un mundo con valores”, dándoles una sola indicación: “Si la cantas, debes comprometerte a ser una mejor persona”.

Las profesoras les propusieron seis áreas diferentes para ir a cantar la canción, y se organizaron en grupos de 6 o 7. Visitaron tiendas y caminaron por las calles de la ciudad, cantando y filmando pequeños fragmentos de la canción. Finalmente, invitaron a todo el mundo a reunirse en la plaza principal para cantarla en comunidad. Al terminar, tuvieron la seguridad de que, si el proyecto había salido adelante, era porque todo el mundo había colaborado.

Estas acciones fueron guiadas, que no dirigidas, por el profesorado a cargo del proyecto, puesto que los niños y niñas son los protagonistas, y “eso es lo que nos tiene que mover a los profesores, porque estamos educando a las personas de las que en unos años va a depender el planeta”, según afirmaba Chiara Giorgetti, la responsable del proyecto.

FASE EVOLÚA

Es el momento donde los y las protagonistas evalúan su proceso para evolucionar. Con sus propias palabras explicaron sus aprendizajes, de los que se destacan:

“La experiencia de haber participado en DFC ha sido increíble, nunca me imaginé haber hecho una canción y que tanta gente se involucrase”.

“Me divertí mucho y me sorprendí de cómo la gente se interesó tanto por un tema como los valores”.

“Si confías en ti misma, puedes hacer lo que te propongas en la vida”.

“Me he dado cuenta de que con muy poquito se puede ser muy feliz”.

FASE COMPARTE

Con los fragmentos que grabaron en la fase Actúa, montaron un videoclip, con el que pretendían mostrar la importancia de una vida con valores. Cantaron la canción en la televisión y en la radio regionales. Se creó un ambiente de satisfacción y de comunidad por haberlo conseguido trabajando en equipo. La emoción surge solo con leer el estribillo:

Busca en todo lugar

valores encontrarás

la la la la la la la paz

Soñar otros miles de sueños

las luces te guiarán.

Hoy no tengo ganas de pelear

Prefiero un poco de paz

ayudar a todos es mejor

perdona y quiere a los demás

qué buena persona serás

Un mundo mejor.

Para escuchar la canción entera y ver el  videoclip, pincha aquí.

En la última parte del proceso Design for Change se suele pedir una palabra que te llevas contigo. Para Chiara Giorgetti, responsable del proyecto es “esperanza, porque ver a tantos niños y tantos jóvenes que quieren cambiar el mundo, te da mucha esperanza de que el cambio es posible. Y es que, si con estas edades hacen lo que hacen, ¿qué harán dentro de 10 o 15 años?”.

La historia de cambio “Un mundo con valores” fue el proyecto Representante de Design for Change España en la celebración internacional de 2013 (Be The Change, BTC) en India. En este vídeo se ve en acción a las dos alumnas que fueron a contar su historia en nombre de todo el colegio.

¿Qué se llevaron de la experiencia?

“Creo que para eso se organiza la Be the Change, para demostrar lo que podemos lograr, y por eso yo estoy muy agradecida de que confíen en nosotras y nos den oportunidades tan maravillosas como esta. En este viaje he aprendido que hay mucha gente que no tiene casi nada, pues en las calles veíamos supuestas casas hechas con toldos y ropa vieja. Muchos niños y adultos estaban tirados en la calle sin nada que hacer”. Ainhoa, 12 años.

“Si tuviera que resumir la BTC en una palabra, sería ‘familia’: seis días explicando y conociendo a diferentes niños del mundo, unidos, entendiéndonos sin importar el idioma. Al conocer el resto de proyectos y ver los cambios que se hacen por todo el mundo, me di cuenta de que Design for Change trata de una gran familia de adultos y niños que quieren cambiar el mundo y hacer de él un lugar mejor. Carolina, 12 años.

I CAN BOOK, DESIGN FOR CHANGE (2013), Amar Chitra Katha.

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo! Si quieres utilizar la guía en la que nos hemos basado para narrar este proyecto, échale un vistazo a este post de blog.

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


Vamos a contar historias de cambio: el valor del Storytelling en un proyecto DFC

¿Cuál es la mejor forma de inspirar a otras personas y conseguir que también pasen a la acción? ¡Contarles vuestra historia de cambio DFC! Para potenciar su efecto, aplica la técnica del Storytelling: el arte de contar historias focalizando en transmitir emociones.

En la fase Comparte de la metodología DFC se recuerda la importancia de registrar el proyecto en formato audiovisual para demostrar a los y las agentes de cambio que la acción que han emprendido es importante, y que con esa historia de cambio pueden inspirar a otras personas. Contar esa historia, es todo un arte. Para trabajar el proceso creativo, desde DFC España lanzamos “Vamos a contar historias de cambio”: una iniciativa que cada semana contará un proyecto DFC utilizando esta estrategia innovadora de aprendizaje, el Storytelling. Así, se demuestra que con DFC el cambio es posible, hasta en las situaciones más extraordinarias y complejas, donde más necesidad de motivación e inspiración existe. Descubre cada post de blog los lunes en la web y las publicaciones en redes sociales los miércoles y los viernes con el hashtag #CuentaCambioDFC

¿Cómo trabajar la técnica del Storytelling para provocar que la información tenga más impacto? ¿Cómo contar historias que sean fáciles de recordar? ¿Cómo conseguir que algo se mueva en el receptor para que también pase a la acción? Al emprender un proceso DFC se desarrollan competencias como la empatía, la creatividad o el trabajo en equipo, esencial para el desarrollo del Storytelling, para contar una historia que resulte atractiva, que cree un vínculo con el público y conecte con sus emociones.

Antes de empezar a contar la historia, es recomendable tener en cuenta ciertos parámetros:

  • Estructura: diseñar el inicio, el desarrollo, el punto álgido (clímax) y el final (introducción, nudo y desenlace).
  • Situación: la historia se narrada desde la objetividad y da respuesta a las “6 w del periodismo”: ¿qué? (what?), ¿quién? (who?), ¿dónde? (where?), ¿cuándo? (when?), ¿por qué? (why?) y ¿cómo? (how?).
  • Duración: el vídeo de un proyecto DFC debería tener una extensión aproximada de 3 minutos.
  • Tipo de narración:
    • en primera persona: permite identificar a quien narra la historia con quien la escucha. Es testimonial, se basa en la empatía.
    • en tercera persona: relata hechos contados como experiencias objetivas. Este tipo de narración es ideal para presentar las soluciones que se han creado.

Una vez definidos estos criterios, ¿cuáles son los aspectos fundamentales para desarrollar el arte del storytelling en cada una de las fases de un proyecto DFC?

FASE SIENTE

  1. Inicio: Elección de un tema (marco de trabajo) que sea relevante, tanto para quienes desarrollan el proyecto como para las personas que se verán beneficiadas por la solución. 

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Cuál es el objetivo de contar esta historia? ¿Cuál es la esencia? ¿Cuál es el contenido?

  1. Protagonistas: Son quienes cuentan la propia historia y también los beneficiarios de las soluciones, en quienes el público se proyecta para que la historia cobre sentido. Incluir las emociones hace que el público empatice con los protagonistas.

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Por qué puede o debe interesar a la audiencia? ¿Podemos crear una historia que refleje el “corazón” de los y las protagonistas? 

  1. Información (obtenida en el paso “Gana en Comprensión”): La historia, para ser comprensible para la audiencia, requiere mostrar algunos detalles, así aumenta la autenticidad y aporta certidumbre al contexto. 

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Cuál es el contexto? ¿Qué experiencias y emociones transmite?

FINAL FASE SIENTE Y PRINCIPIO FASE IMAGINA

  1. Definición del reto (¿Cómo podríamos…?) y Brainstorming: Es el momento de crear intriga y suspense. Se puede utilizar, por ejemplo, la técnica del aplazamiento: gestionar el tiempo para producir emociones en la audiencia.
  2. Prototipado: Espacio de entretenimiento, donde las manos están ocupadas y mente liberada. Con este “soplo de aire fresco” se le concede al público un periodo para relajarse.

FASE ACTÚA

  1. Conflicto o punto álgido: Mostrar el problema que los y las agentes de cambio (protagonistas de la historia) van a resolver y cómo lo hacen.

FASE EVOLÚA

  1. Reflexión:  Los y las protagonistas evalúan su proceso para darle un significado personal desde su propio contexto, experiencia y perspectiva; así, evolucionan. Es útil recoger momentos del proceso que hayan supuesto un cambio y con los que el público pueda identificarse, ya que son parte del patrón común del crecimiento humano.

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿La historia es honesta, coherente y creíble? Frente a la actitud generalizada de esconder el error, en DFC se apuesta por mostrarlo, para extraer los aprendizajes.

FASE COMPARTE

  1. Fin: El relato requiere tener un fin totalmente conectado con el principio de la historia; no solo debe permitir que la audiencia se identifique y se sienta parte de la misma, sino que le invite a recrear su propia historia. 

PREGUNTAS QUE OS PODÉIS HACER: ¿Qué espero conseguir con la historia?

 

Y si queréis seguir enriqueciendo vuestra historia de cambio, algunos recursos extra:  

  1. Al comienzo de la historia tiene que establecerse un estado de equilibrio. Después, incluir un desencadenante que lo rompa, para que poco a poco se vaya complicando la historia y llegue el desenlace. De esta forma, se consigue mantener la atención del espectador. Trabajar el inicio y el final es importante, puesto que son las partes que más se recuerdan.
  2. Los puntos de anclaje: El relato puede estar vinculado a cuentos o refranes, para evocar otras historias o legitimidades sociales que sean reconocidas por la audiencia y reflejen valores universales.
  3. Metáfora: Recurso ideal cuando la idea o concepto es complejo. Así, se acerca la realidad a la audiencia y se facilita su comprensión.

 

Terminado el proceso, la historia de cambio será difundida por varios canales: la plataforma internacional de DFC, la web de la organización educativa, redes sociales, medios de comunicación, etc… ofreciendo una “extensión” del universo creado, que servirá de inspiración a otras personas, que pueden aplicar la solución y mejorarla, adaptarla, escalarla…

¡Anímate a contar historias de cambio para seguir mejorando el mundo!

¡Súmate a #CuentaCambioDFC!


La apuesta DFC España del Colegio Nuestra Señora de la Victoria: testimonios de sus protagonistas

El Colegio Nuestra Señora de la Victoria de Antequera (Málaga), una de las 25 organizaciones educativas que forma parte de la Caravana del Cambio que irá a Roma para participar en el Encuentro ¡Yo Puedo!, y finalista de la Gala I CAN 2018, nos regala su experiencia emprendiendo el proyecto#Súmate. Planta cara al hambre en palabras de sus protagonistas. ¡Mil gracias por apostar por DFC y compartir vuestras vivencias para inspirar a otras personas con el I CAN!

DESIGN FOR CHANGE

El 7 de abril de 2016 el H. Juan Antonio Ojeda llamaba a las puertas de nuestro colegio en nombre de la Escuela de Magisterio Mª Inmaculada, para invitarnos a participar en un proyecto de Design for Change que llevarían a cabo los alumnos del grado de Maestro de Educación Infantil. Diría que ese día fue uno de esos que marcan un ritmo especial en el devenir de nuestro colegio. Providencialmente era una fecha especial de Madre Carmen, ¿no sería ella la que propiciaba este encuentro?

A partir de aquí, los profesores comenzamos a formarnos en la metodología que conlleva este movimiento mundial y a realizar proyectos que quieren provocar una transformación y un impacto en nuestra sociedad.

Parece que el Señor una vez más nos ha bendecido y al comienzo de este curso tuvimos la gran suerte de que uno de los proyectos presentados, Un recreo en Paz y Bien de los alumnos de 2º de Primaria, fuera finalista en la Gala I CAN que Design for Change España organiza cada año. Esta experiencia nos sirvió de trampolín para dar un paso más e inscribirnos en la Caravana del Cambio para poder participar en el Encuentro ¡Yo Puedo! que tendrá lugar en Roma el próximo mes de noviembre con 4.000 niños y niñas provenientes de 100 países de todo el mundo y en el que participará el Papa Francisco. Nuestro colegio ha sido seleccionado y cuatro alumnas vivirán este gran acontecimiento.

A continuación, compartimos la experiencia en la Gala I CAN de octubre de 2018 y del proyecto #Súmate. Planta cara al hambre que nos representará en Roma.

Hna. Carmen Mª Gómez Coronil

GALA I CAN

Fotografía de Samuel Bregolin

El pasado mes de septiembre, recién iniciado el curso, recibimos la noticia de que habíamos sido elegidos como uno de los 10 proyectos finalistas del Reto I CAN 2017-2018 para presentar nuestra historia de cambio, Un recreo en Paz y Bien, en la Gala I CAN 2018.

El 5 de octubre emprendimos nuestro viaje rumbo a Madrid muy ilusionadas y a la vez nerviosas porque comenzaba una aventura llena de sorpresas.

En el fin de semana nos reunimos catorce alumnos y ocho educadores de ocho centros diferentes (Valladolid, Salamanca, Santiago, Oviedo, Barcelona, Zaragoza, Madrid y Antequera).

Nos reunimos en el Impact Hub Madrid, un lugar mágico, un espacio abierto, donde las paredes eran cristales, un lugar que invitaba a la creatividad, al trabajo en equipo.

También se unieron a nosotros Jorge Serrano (Fundación Inspira Educación) y David Fernández (autor del documental Searching for Superman).

Tras escuchar a Miguel Luengo, presidente de Design for Change España, salimos a la calle a hacernos selfies con elementos muy peculiares: Un señor con bigote, un buceador, un sacerdote, montados en bicicleta… Estas y otras dinámicas nos ayudaron a conocernos un poquito mejor.

Posteriormente nos tuvimos que enfrentar a un reto que, para darle más emoción al tema, desconocíamos. Tanto alumnos como educadores nos enfrentamos al reto: La Educación es tuya, ¡evoluciónala!
Este reto nos explicó Miguel que formaría parte del proyecto europeo COMnPLAY SCIENCE (programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea) que pretende fomentar en Europa la comprensión en las nuevas formas de aprendizaje no formal en ciencias; gracias a la codificación, creación y juego.

El 8 de octubre tuvo lugar, en la Nave de Madrid, un lugar fascinante, la Gala I CAN.

Durante la Gala, alumnado y profesorado de los 10 proyectos finalistas, venidos de diferentes puntos de España, presentamos nuestras historias de cambio en torno al Tangram, un juego que pretendió hacernos entender la educación como “una oportunidad de cambiar el mundo como tú quieras”: El Tangram es como la vida, te da unas piezas y tú decides lo que haces con ellas, tú eliges cómo montarla, cómo ir encajando una a una las piezas que irán marcando tu camino; puedes seguir modelos, puedes inventar nuevas formas siguiendo tu propio instinto, puedes romper con todo y empezar de cero…

Los proyectos se englobaron en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, con lo que ya se está tratando de cambiar el mundo.

Nuestro proyecto estuvo incluido en el ODS 10: Reducción de las desigualdades.

La presentación de nuestro proyecto fue muy aplaudida por la forma tan original de solventar que fuéramos el único cole que lo defendía con dos alumnas, simulando una conexión con los otros compañeros que estaban en Antequera, y de esta forma todos los alumnos de la clase tuvieron su momento de protagonismo en la Gala.

Al final actuó Meredith O’Connor cantando su mensaje antibullying.

Ha sido muy motivadora esta experiencia porque te enriquece, te impulsa emocionalmente, te sientes comprendida y acompañada, conoces nuevas formas de pensar, descubres nuevas posibilidades para no encasillarte, y sobre todo descubres la cantidad de gente buena que hay, y muy motivada por cambiar la educación para mejorarla.

Los alumnos aprendieron que sí pueden, que son importantes, que el cambio es posible y que pueden impulsarlo. Se les veía felices, la convivencia maravillosa, y decían que se habían sentido escuchados y que por primera vez habían sentido que tienen poder para cambiar la educación.

Virtudes Tortosa Pérez

EXPERIENCIAS * #SÚMATE. PLANTA CARA AL HAMBRE

UN PROYECTO DE CORAZÓN

Viernes 1 de febrero.  Había llegado la hora de levantarme para ir al cole. Mientras desayunaba, me saltó en el Ipad una notificación de google calendar que decía: “Design for Change, proyecto contra el hambre: Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte”. -¿Qué será esto?- Le pregunté a mi madre. Ella me respondió: “Ya lo verás, será algo muy grande”.

Cuando llegamos al colegio aquella mañana fuimos al aula de audiovisuales. Allí nos explicaron en qué iba a consistir el proyecto. El tema: “El Hambre en el mundo”.

Ahora me doy cuenta de que, en aquel pequeño instante, empezó una aventura que marcaría toda mi vida porque ha sido una experiencia inolvidable. Me ha enseñado a valorar, mucho más, todo lo que tenemos, a compartir ideas, a hablar con otros compañeros con los que nunca había hablado antes y, sobre todo, me ha enseñado a ver la realidad de muchas personas que pasan verdaderas necesidades. Gracias a nuestro proyecto hemos concienciado a los demás sobre lo que está ocurriendo en el mundo por culpa del hambre.

Durante este tiempo, hemos sentido inquietud cuando no sabíamos si la gente iba a colaborar o no. Hemos sentido tristeza al conocer todas las enfermedades que hay por causa del hambre. Hemos tenido miedo; o, mejor dicho, vergüenza por hablar en público, como cuando le explicamos nuestro proyecto al alcalde. Pero, sobre todo, hemos sentido “ALEGRÍA”. Alegría al ver a todos nuestros compañeros disfrutar y pasarlo bien:  cantando, bailando, llamando a la gente para colaborar… Alegría al saber que a muchas personas les ha encantado nuestro proyecto por las veces que le han dado “me gusta” y han compartido en Facebook, Twitter o Instagram y, sobre todo, alegría por todos los kilos de comida y donativos recaudados para ayudar a los demás. Ahora sentimos emoción y esperanza por las ganas de ir a Roma, al encuentro con el Papa, ya que a todos nos gustaría asistir.

Para mí ha sido una experiencia que me llevo, por siempre, en el corazón y nunca, nunca la olvidaré.

María Otero Cabrera, 3ºB ESO

WE CAN

I CAN. We CAN. Qué mejor empezar con la frase que nos ha acompañado, durante esta experiencia que, aunque creamos que no, una sonrisa puede cambiar el día de una persona. Ahora veo mi vida desde otra perspectiva, más humilde y sencilla.

Cada día, al comenzar el día, yendo hacia el colegio, me doy cuenta de lo afortunada que soy, pues… ¿por qué ellos y yo no? Todos tenemos el mismo derecho para vivir en condiciones óptimas. Pero solo Dios sabe el porqué. Pero todos podríamos aportar nuestro granito de arena, para formar nuestra propia playa. ¡Queremos unirnos en un solo corazón!

Alba Suárez Gutiérrez, 2ºB de ESO

CRECER

Este tipo de proyectos te revela un mundo nuevo en el que ya vivías, pero empiezas a verlo de forma diferente.  Es sorprendente darse cuenta de que este problema, el hambre, siempre ha estado y seguirá estando, pero… ¿no es acaso más sorprendente aún que unos niños consigan una tonelada de alimentos en tan solo una semana? Eso para mí es “Design for Change”, la superación de ver conseguido un objetivo inimaginable, la madurez que te aporta hablar con personas con las que nunca pensaste hablar, la fe de que la bondad y las buenas intenciones mueven a las personas. Que las buenas personas tienen rostro, tienen vida. Para mí todo esto ha sido abrir los ojos, ponerte en lugar de personas, para mí este proyecto ha significado crecer.

Julia Herrezuelo Leal, 2ºA de ESO

SER MEJOR PERSONA

En este proyecto “Design for Change” y “I CAN”, además de intentar ayudar a los que no tienen recursos, me ha enseñado a ser mejor persona, empezando desde lo más cercano; ayudando a mis compañeros, regalándoles una sonrisa, ayudándolos con sus problemas, con mis familiares…

No ha sido solo un proyecto como cualquier otro que se puede dejar en el aire; ha sido una lección de vida.

¡Gracias! Gracias, por enseñarme a valorar mejor todo lo que tengo y a las personas que tengo.

Inolvidable…

Marta García Lara, 2ºB de ESO

¿DESIGN FOR CHANGE? ¿QUÉ SERÁ ESO?

Eso mismo me preguntaba varios meses atrás cuando nos propusieron la idea de cambiar algo de nuestra ciudad que necesitaba una solución urgente… ¡Ya lo teníamos! Dejando volar nuestra imaginación, se nos ocurrió la idea de hacer un PHOTOCALL SOLIDARIO; y así lo hicimos.

Finalmente, quiero añadir que este recuerdo que perdurará en nuestra memoria y en nuestro corazón, nos ha hecho crecer como personas y sentirnos verdaderamente #FELICES.

Ana Ros Hueso 3ºB ESO

MÁS UNIÓN

Este proyecto ha hecho que nos demos cuenta de que el hambre no es un problema tan lejano como pensábamos. Al investigar sobre él hemos comprobado que no es algo solamente actual, sino que es tan antiguo como la propio ser humano.

Como clase ha hecho que nos unamos mucho más para pensar soluciones y ha provocado en nosotros un montón de sensaciones que hacen que veamos las cosas de otro modo.

Julia García Cortés, 3ºA de ESO

ALGO MARAVILLOSO, LA SONRISA DE LOS QUE NO TIENEN.

Estábamos muy nerviosos y llenos de miedo, pues creo que para todos era una experiencia nueva, hablar en público. Para nadie fue fácil, pero todos conseguimos lograr nuestras metas para poder seguir con el proyecto hacia adelante.

No sabíamos cómo iban a reaccionar los demás alumnos del colegio, ni la gente que iba a participar en la calle, pero tengo claro y sólo puedo decir que fue un grandísimo éxito.

Natalia Ortiz Acedo, 3ºB ESO

NOS HA LLEGADO AL CORAZÓN

Esto no solo ha sido un proyecto o un trabajo que hemos elaborado para conseguir nota, esto nos ha llegado al corazón, nos ha transmitido lo esencial del trabajo para realizar lo que queremos y nunca tirar la toalla.

Emilio Fernández Sánchez, 2º A de ESO

IMPLICARNOS

Creo que hemos sido capaces no solo de implicarnos a nosotros mismos, sino también a nuestras familias, a las familias del colegio, incluso a los antequeranos, que vivieron un fin de semana lleno de solidaridad. Ha sido un orgullo el poder colaborar con Manos Unidas y con la Plataforma Solidaria de Antequera.

Mª Paz Guatura Ruiz, 2ºA de ESO

GRACIAS

¿Cambiar una parte del mundo?, ¿nosotros? ¡Qué raro suena eso!  Imaginad las caras que teníamos cuando nos propusieron este proyecto.  Era algo nuevo, pues nunca habíamos tenido esta oportunidad, ahora estaba en nuestras manos.

¡Gracias por elegirnos y confiar en nosotros para este proyecto!

María Muñoz Soto, 2ºB de ESO

LO QUE IMPORTA ES AYUDAR

Cada momento, mejor o peor, ha sido una lección aprendida. Desde aquel 1 de febrero, que nos reunimos, una pequeña semilla se sembró en mí, lo que yo no sabía era que iba a dar un fruto tan grande.

De esta experiencia me llevo muchas cosas, pero la podría resumir en una: “Lo que importa, es la gente a la que ayudas”. Por último, me gustaría agradecer al colegio, a todas las empresas que nos han ayudado y a cada uno de mis compañeros, por hacer de este proyecto, una experiencia inolvidable.

Marta Pascual Gallego, 2ºB de ESO

UNA EXPERIENCIA DIFERENTE

Para nuestra clase, el proyecto ha sido un conjunto de experiencias, sentimientos y sensaciones, que han cambiado nuestra forma de ver las cosas.

Saber que hay personas que pueden desayunar hoy, y en parte es gracias a nosotros, hace que nos sintamos felices.

Es una sensación indescriptible la que sentíamos cada día al subir del recreo y haber recogido al menos diez o veinte bolsas llenas de comida.

La verdad es que lo hemos pasado muy bien tanto preparándolo como haciéndolo. Este proyecto ha sido una experiencia que recordaremos siempre.

            Mª Cruz Mesa Ruiz , 3ºA DE ESO

Fotografías cedidas por el Colegio Nuestra Señora de la Victoria
¿Te has quedado con ganas de saber más sobre este proyecto? Entra en:

La web del proyecto:

https://sites.google.com/colegiodelavictoria.es/sumatealamovida/inicio?authuser=0

El Blog donde sus protagonistas fueron contando momento a momento las vivencias:

https://sumateaestamovida.blogspot.com/

Y si quieres vivir la experiencia DFC en primera persona, te invitamos a visitar la web https://www.dfcspain.org ¡y atreverte a emprender un proyecto! El equipo DFC España te forma, asesora y apoya para conseguir que tu alumnado se empodere poniendo en práctica sus propias ideas, ¡solo necesitan una oportunidad para cambiar el mundo!


"La sabiduría que tienen las personas mayores es admirable": cuatro emotivas historias de cambio contadas en primera persona

En el Colegio María Rosa Molas de Onda (Castellón) están emprendiendo un proyecto Design for Change muy especial para impulsar el ODS 3 “Salud y bienestar”. A partir de unas visitas del alumnado de la ESO a la Residencia de Ancianos Monseñor Fernando Ferris, han desarrollado la empatía con sus mayores, gracias a escuchar las experiencias que les cuentan y compartir las propias. Así, han aprendido a valorar la fortaleza de las personas mayores y a sensibilizarse ante sus debilidades; destacando que “la sabiduría que tienen las personas mayores es admirable”.

Son cuatro emotivas historias de los y las protagonistas del cambio contadas en primera persona:

  

EL HOMBRE QUE PINTA MANDALAS

Hoy es el primer día que vengo a la Residencia de Ancianos, ya que el martes pasado no pude ir. Como mis compañeros, haré una entrevista a alguno de los residentes. Carmen, mi profesora, me anima a sentarme con un señor que está solo al fondo de la sala. Me acerco y Carmen me lo presenta, me siento a su lado. Tiene encima de la mesa una libreta de dibujos y se pone a hablar conmigo.

  • Sara: ¿Cómo se llama?
  • Miguel: Miguel A. Rl.
  • Sara: ¿Cuántos años tiene?
  • Miguel: 77 años.

A mí, me extraña, pues aparenta ser más mayor.

  • Sara: ¿Dónde nació?
  • Miguel: En Onda.
  • Sara: ¿Y dónde vivía?
  • Miguel: En el carrer de Dalt.

Me dicen luego en casa que es la calle que va por detrás de la Iglesia de la Asunción, hacia arriba, y que recibe el nombre de calle santa Isabel.

  • Sara: ¿Cuánto tiempo lleva en la residencia?
  • Miguel: Aquí estoy unos doce años, pero antes también estuve en la residencia de Montán.
  • Sara: ¿Con quién vivía antes de venir a la residencia?
  • Miguel: Con mi madre y mi hermana.

Miguel me cuenta que las dos se llamaban Carmen y que su hermana bordaba. Un día, me dice, fue a llamar a una de ellas y se la encontró muerta. No sé muy bien a quién de las dos se refiere, pero me da pena y prefiero no preguntarle.

  • Sara: ¿En qué trabajaba?
  • Miguel: Yo era regador.

Miguel empieza a contarme una historia sobre una vez que se encontró una serpiente y la mató. Supongo que sería en algún huerto donde estaba regando.

  • Sara: ¿Tiene hijos?
  • Miguel: No, soy soltero.
  • Sara: Cuénteme, por favor, alguna anécdota de cuando era joven.
  • Miguel: Una vez fui a Madrid a una manifestación y perdí el autobús, así que volví en taxi. Al llegar, le dije a mi madre que saliera a pagar el taxista. Después me quería matar porque costó mucho dinero.

Miguel me vuelve a contar la historia de la serpiente.

  • Sara: ¿Qué es lo que más le gusta hacer aquí?
  • Miguel: Me gusta mucho pintar.

Miguel abre su libreta de dibujos y me los enseña, luego arranca uno de su libreta y me lo regala. Es un mándala y está muy bien pintado para haberlo hecho una persona mayor a la que le puede temblar la mano.

  • Sara: ¡Muchas gracias, Miguel!
  • Miguel: ¡De nada!

Me despido del señor Miguel con el que he estado hablando muy a gusto. Este verano, como estoy en casa de mis tíos que viven allí cerca, iré a visitarlo de vez en cuando.

Sara Romero – 4.º ESO

Colegio M. M.ª Rosa Molas 

Onda (Castellón)

 

UNA AMISTAD PARA TODA LA VIDA

Doña Gloria tiene 86 años, es viuda y jubilada. Desde hace unos dos meses reside en la Residencia de Ancianos Monseñor Fernando Ferris de Onda (Castellón). Decidió entrar allí porque le habían hablado muy bien de su atención.

El primer día que fuimos a la residencia tuve la suerte de encontrarme con Gloria. Empecé a preguntarle sobre su familia y ella me dijo que tiene siete nietas y ningún nieto, eso le hacía mucha gracia. También le pregunté a qué se dedicaba y me contestó que estuvo trabajando muchos años en La Campaneta de Onda, una fábrica de azulejos. Como yo sabía que mi abuelo Pepe Taús también estuvo trabajando allí, de joven, le pregunté si ella lo conocía. Cuando le dije que era nieto de Pepe casi se emocionó, no sabía que eran tan amigos. A partir de ese momento me empezó a contar cómo se conocieron e incluso cómo mi abuelo la llamaba “perla”. Ella me dijo que no hacía mucho tiempo que mi abuelo estuvo en la residencia tocando música con su rondalla “Marimón” y que pasaron una tarde muy agradable. Como ya nos teníamos que ir, le pregunté finalmente sobre su experiencia en la residencia: ella me respondió que está muy a gusto porque el personal es muy atento. Pero, por otra parte, le gustaría que hicieran más juegos o actividades diferentes para distraerse. Por último, nos despedimos y ella me mandó recuerdos para mi abuelo.

Cuando fui a contarle a mi abuelo mi encuentro con Gloria, se puso muy contento de que yo tuviera la suerte de haberla conocido. Él me explicó cómo la conoció cuando trabajó en la “Campaneta”. Ella era la contable y él trabajaba en el pintador. Mi abuelo estuvo allí desde los 14 hasta los 20 años, aunque su amistad dura hasta hoy.

Gloria ya sabía que mi abuelo tocaba el laúd y formaba parte de una rondalla, compuesta por cuatro guitarristas, un cantante y él. Tiene mucha afición y a sus 79 años sigue practicando dos veces por semana. Fue mi abuelo, hace 12 años aproximadamente, quien propuso en la residencia ir a tocar, y así lo hacen cada año el día de Reyes. Este año han empezado también a tocar en Pascua.

Gracias a esta entrevista he podido conocer a una amiga de mi abuelo y saber de su amistad. Por último, tengo que decir que Gloria me ha parecido una señora encantadora y que está muy contenta por la buena acogida que ha tenido aquí, tanto de los residentes como de su personal.

Pablo Álvaro Taús – 4.º ESO

Colegio M. Mª Rosa Molas 

Onda (Castellón)

 

ENTREVISTA A DOLORES

Durante nuestras visitas a la Residencia de Ancianos Fernando Ferris de Onda (Castellón) hemos tenido el placer de conocer a una de sus residentes. Ella es Dolores, aunque prefiere que la llamen Lola. En estos tres días que hemos podido conversar con ella, nos ha contado diferentes anécdotas de su vida que nos han hecho reflexionar.

El primer día cuando llegamos, nos presentamos y decidimos ir al patio a tomar el aire. Ese día, Lola nos contó que lleva desde los 86 años en la residencia y que actualmente tiene 92. Está muy contenta con el servicio que ha recibido allí, ya que, nada más llegar, las enfermeras le curaron unas heridas que tenía en las piernas.

Lola vivía en Tales. Es viuda y no tiene hijos, pero siempre ha contado con el apoyo de sus dos hermanos para seguir adelante. Además, también tiene una sobrina que se llama Ángela y que va a visitarla muy a menudo. De hecho, nos dijo que la última vez le había traído un bolso nuevo.

De pequeña, Lola trabajaba en casa y ayudaba a su padre en el cultivo de aceitunas y algarrobas. Le ha gustado siempre mucho la música y su instrumento favorito es el acordeón. Sin embargo, no ha podido disfrutar de ella porque padece una enfermedad desde pequeña, hipoacusia severa. Nos contó que quería ser como los demás, quería poder escuchar bien sus canciones favoritas y su madre cumplió su deseo. Le compró un sonotone. Nos dijo que, gracias a la ayuda de su familia, pudo llevarlo durante unos cuantos años, pero al final decidió quitárselo, ya que su familia estaba haciendo una gran esfuerzo y a ella le sabía mal.

Le explicamos que una de nosotras veranea en Espadilla, un pueblo del Alto Mijares. Ella nos dijo que había pasado cerca de allí, pero nunca llegó a visitarlo, así que al día siguiente decidimos llevarle un dibujo de Espadilla para que lo pudiese colorear. Nos dijo que sus canciones favoritas eran “Clavelitos” y “La vida es una tómbola”, y les servían de inspiración cuando pintaba, en sus ratos libres.

Debido a su enfermedad, nos costó bastante poder establecer una conversación con ella, pero finalmente, le cogimos mucho cariño y aprecio. El último día que fuimos a la residencia hicimos el espectáculo y al acabar, nos dijo que se emocionó mucho al vernos bailar y cantar el himno del Salvador. Finalmente nos tuvimos que despedir de ella y le prometimos que volveríamos a visitarla pronto.

Nos ha gustado mucho poder vivir esta experiencia, ya que nos ha ayudado a crecer tanto emocionalmente como espiritualmente. Lola es una mujer muy fuerte que ha sabido afrontar todos los problemas. Personalmente la admiramos, pues creemos que después de todo lo que ha vivido sigue con una sonrisa en la cara y con ganas de vivir la vida. Tanto ella, como todos los ancianos, nos han acogido muy gratamente y estamos muy contentas de saber que les hemos hecho disfrutar durante estas semanas.

¡Gracias, por habernos brindado esta oportunidad que no la vamos a olvidar en la vida!

Ángela Guillamón Périz – 4.º ESO 

Montse Meseguer Monferrer – 4.º ESO

Colegio M. Mª Rosa Molas – Onda (Castellón)

 

ENTREVISTA A CARMEN

Durante los días que los alumnos de 4.º ESO del Colegio M. María Rosa Molas estuvimos en la Residencia de Ancianos Monseñor Fernando Ferris tuvimos la oportunidad de conocer a Carmen. Nos ha parecido una mujer muy agradable y con una vida muy interesante. A continuación, recogemos una serie de aspectos sobre su vida, aficiones, etc., a partir de las conversaciones que tuvimos con ella.

  • Aspectos sobre su vida privada e ingreso en la residencia

Carmen nació el 14 de agosto de 1930, y este año cumplirá 89 años. Tiene dos hijas y hace 10 años que está en la residencia. Ella entró con su marido, y a nosotras nos contó que entró voluntariamente porque cuando sus padres ya tenían una edad, a ella le tocó cuidarlos y por su experiencia dice que se perdió parte de su vida. Para que no les sucediera lo mismo a sus hijas, y que pudiesen vivir la vida, decidió hacerlo voluntariamente. Hace 5 años que falleció su marido, pero ella continúa aquí, dice que está muy a gusto y que la tratan muy bien. Sus hijas, además, la visitan a menudo. También nos preguntó a qué colegio íbamos y resulta que ella también fue a la Consolación, aunque en su época estaba en la Safona y solo iban chicas.

  • Aficiones dentro de la residencia 

El primer día le preguntamos sobre sus aficiones, en especial sobre las cartas. Ella nos dijo que no le gustaban mucho, en cambio, el segundo día que fuimos nos enseñó a jugar a la brisca y otro juego sobre colores y amor –cuyo nombre no logramos recordar– y la verdad es que eran muy divertidos. Además, nos habló de lo que realmente le gustaba hacer: ganchillo y coser. De hecho, hacía poco que les había hecho a sus hijas los bordados de algunas sábanas.

Otra de sus grandes aficiones es recitar poesías. El mismo día que la conocimos nos recitó el poema de “Fernando e Isabel la Católica”, que después recitó en el espectáculo que preparamos para el último día. La verdad es que era un poema muy bonito. Hemos intentado buscarlo en internet, pero no lo hemos encontrado. Hablaba sobre el amor de antes del matrimonio de Fernando e Isabel.

  • Cómo vivió la Guerra Civil y la postguerra

El último día que fuimos, le preguntamos sobre su experiencia en la Guerra Civil y la postguerra, aprovechando que Teresa, nuestra profesora de Historia, nos había dicho que ya que ellos la habían vivido, podíamos preguntarles.

Ella nos contó, como hemos dicho antes, que iba a la Consolación, pero tuvo que dejarlo a los 6 años a causa de la Guerra Civil. Primero fueron a esconderse a las casetas y más tarde fueron a la cueva. Nos contó que allí se alimentaban de patatas y que dormían con los colchones en el suelo de la cueva. Para ella fueron unos años muy duros pero peor aún los de la postguerra. Esa etapa fue más dura ya que no estaban bien económicamente y los soldados eran muy crueles; nos contó que su tío una noche murió a manos de ellos. Después de contarnos toda su experiencia nos deseó que no pasásemos por algo así nunca y que tampoco se lo desearía a nadie. Ahí, nosotras nos dimos cuenta de lo duro que fue, el daño que causó y damos gracias a Dios de no haber pasado por eso.

  • Su adolescencia

Ella vivía cerca del barrio Sant Pere y una de las cosas que con más ilusión recuerda sobre su adolescencia son las carrozas que cada año competían con los demás barrios del castillo, hacían la estructura de madera y las decoraban con tela. Nos contó que para ella era muy importante, ya que era algo en familia y entre los vecinos; además, estaba la ilusión de construir una carroza cada año, y saber si ganaban o no, era lo que más disfrutaba. También nos dijo que siempre ganaban, ya que dos de sus vecinos eran muy originales y tenían ideas nuevas e innovadoras cada año. Uno de ellos hizo una guitarra gigante. Le daba pena que esa tradición no continuase ya que solo duró 9 años.

Otra de las cosas de las que nos habló fue de que un año le dijeron ser la reina del barrio, pero no le hizo mucha ilusión ya que no le gustaba ser el centro de atención. Pero como no había más candidatas, al final aceptó, y no se arrepiente de ello ya que lo disfrutó mucho.

También nos contó los anteriores amores de su adolescencia hasta llegar a su marido, ese momento fue muy divertido ya que también hablamos con ella de los nuestros.

  • Conclusión 

Este proyecto nos ha llenado mucho emocionalmente. Hemos disfrutado mucho hablando con Carmen y conociéndola, ya que hemos aprendido un montón de cosas, realmente la sabiduría que tienen las personas mayores es admirable. De Carmen admiramos la empatía que tiene con sus hijos al entrar voluntariamente en la residencia, ya que es algo que normalmente nadie quiere, la ilusión con la que vive cada día, y que a pesar de tener mal la cadera, convivir con dolores y tristezas por la muerte de su marido, ella saca fuerza y energía cada día para levantarse y vivir un nuevo día.

Fue muy duro despedirnos de ella y también de los demás residentes, a pesar de no conocerlos, pero nos ha llenado mucho esta experiencia. Damos gracias de que Lola, la trabajadora social de la residencia, nos invitase a conocerla y ella se mostrase tan receptiva y abierta con nosotras. Esperamos volver a verla algún día.

Nuria Fernández e Inés Martínez – 4.º ESO 

Colegio M. Mª Rosa Molas – Onda (Castellón)

 


#DíaDeLaMujer ODS 5: Igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y las niñas

Por Beatriz Alonso

La misión de Design for Change España consiste en evolucionar la realidad empoderando a niños, niñas y jóvenes desde el emprendimiento social; y ser el altavoz de sus historias de cambio. Especialmente hoy, 8 de marzo, #DíaDeLaMujer, queremos recordar algunos proyectos DFC enmarcados en el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas ODS 5: Igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y las niñas. ¿Para qué? Para seguir demostrándoles a sus protagonistas lo importantes que son por haber llevado a cabo un cambio real en su entorno; y además para inspirar a otras personas con el espíritu I CAN. Y es que empoderarse y cambiar el mundo no consiste en decir “Hay que hacer”; consiste en “Hacer”.

 

STOP Estereotipos (Colegio Nazaret Montserrat)

Este proyecto DFC parte de una actividad propuesta por el profesorado: “Dibuja a la persona que hace ballet y a la que para los goles en el fútbol”. La mayor parte del alumnado dibujó a una chica en el primer caso y a un chico en el segundo. ¡Cuál fue su sorpresa cuando aparecieron la portero de un equipo de fútbol de primera división femenina y un bailarín y profesor de danza! A partir de este hallazgo y la charla posterior, el alumnado comenzó a indagar sobre las desigualdades de género de su entorno más cercano y emprendieron una campaña de concienciación con mensajes, canciones y posters, donde explicaban la importancia del respeto y reivindicaban que el hecho de ser niño o niña no tiene que limitar nuestros sueños ni aspiraciones.

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Pincha aquí para ver el vídeo y aquí para descubrir los detalles en la ficha.

 

Todos Podemos Soñar (FET Santa Teresa de Jesús Salamanca)

Este proyecto ha convertido al alumnado de 3 ESO en mediadores y defensores de la vida en libertad y con igualdad de oportunidades para todo el mundo. A través de la reflexión conjunta sobre la igualdad en sus diferentes focos de acción y con propuestas creativas, han promovido un movimiento centrado en la persona y en el derecho de mujeres y hombres a soñar su propia vida.

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Pincha aquí para ver el vídeo y aquí para descubrir los detalles en la ficha.

 

Paremos La Violencia De Género (FET Santa Teresa Calahorra)

El proyecto se ha centrado en la realización de cuatro cortos a los que se ha dado difusión. El objetivo fue concienciar y ayudar a detectar las señales de inicio de la violencia de género. También se ha hecho un mercadillo con productos elaborados por el alumnado para aportar a una asociación que ayuda a las mujeres afectadas por la violencia de género.

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Pincha aquí para ver el vídeo y aquí para descubrir los detalles en la ficha.

 

NO MORE Comunidad de mujeres (SEK International School Ciudalcampo)

La aplicación NO MORE permite garantizar la seguridad de las mujeres ante episodios de violencia de genero o acoso sexual callejero. Se trata de un sencillo dispositivo que envía alerta con geolocalización tanto a contactos de la persona como usuarios que se encuentran en las proximidades. Nace fruto de compartir en voz alta una mala experiencia de acoso.

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Pincha aquí para ver el vídeo y aquí para descubrir los detalles en la ficha.

 

euCRÉOTE, ARTE contra las violencias machistas (IES As Barxas)

El arte contemporáneo no sólo ha sido objeto de estudio, sino que ha sido un medio para descubrir, investigar, producir, educar, cambiar entornos; pero, sobre todo, para crear conciencia. Uno de los campos más efectivos y, desde luego, fecundos, desde el cual combatir las violencias machistas es la Educación. Y en el IES As Barxas, de Moaña, lo tienen claro. Por eso emprendieron un proyecto en el que el alumnado propuso intervenciones artísticas a partir de textos donados por escritoras/es gallegas/os, con el único fin de educar en igualdad, de luchar contra la violencia de género; y, en definitiva, combatir el machismo a través del arte. ARTE para pensar, para cambiar, ARTE para reflexionar y transformar la sociedad.

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Pincha aquí para ver el vídeo y aquí para descubrir los detalles en la ficha. Además, aquí tienes la web del proyecto.

 

Violencia De Género (Pureza de María Sant Cugat)

Los alumnos de 6º de Primaria han querido buscar solución a un tema que les preocupa y que socialmente aparece continuamente en las noticias: la violencia de género. Han hecho una profunda inmersión que les ha permitido encontrar cooperativamente una actuación transformadora en el mundo. El hecho de atravesar las distintas etapas del proyecto: Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte, ha conducido a una mayor implicación de todas las personas, a un mejor trabajo cooperativo, a un importante grado de meta cognición y, sobretodo, a la certeza de que todos y todas podemos conseguir hacer que el mundo sea mejor.

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Pincha aquí para ver el vídeo y aquí para descubrir los detalles en la ficha.

 

No a la violencia de Género (Colegio Internacional Ausias March)

El alumnado concernido por la falta de igualdad entre géneros y la violencia, emprendió un proyecto para sensibilizar sobre la violencia contra las mujeres a través de una campaña de concienciación, organizando diferentes acciones: un mercadillo solidario con permiso del Ayuntamiento, para vender merchandising temático y recaudar fondos para ayudar a las víctimas; conferencias y actos.

¿Quieres saber más sobre este proyecto? Pincha aquí para ver el vídeo.

 

Y las historias no terminan en este post. Design for Change está presente en más de 65 países. ¡Entra en https://stories.dfcworld.com/ y descubre los cambios reales en su entorno que ya han llevado a cabo más de 2.2 millones de niños y niñas! De verdad, están cambiando el mundo 😉