BLOG

Por Beatriz Alonso

¿Qué se puede hacer en las organizaciones para que haya más creatividad? Aurora García Alcalde y José Ochoa, directores del programa #101Claves para crear e innovar en Click Radio TV comienzan la emisión lanzando la pregunta a los tres invitados de la mañana: Miwi Clavera, directora general en Dirse; Julio Legido, fundador y director de Conorg; y Miguel Luengo, presidente de Design for Change España.

Un divertido programa de radio televisado, lleno de sorpresas, juegos y retos relacionados con la creatividad y el Design Thinking (pensamiento de diseño). Una hora para hacerse preguntas, para descubrir, explorar y reflexionar.

¿Por qué las organizaciones no son creativas? ¿Qué les está frenando?

“Pienso que se quedan en el conformismo, en hacerlo bien, porque lo están haciendo bien: miran la cuenta de resultados y, si va mejor que el año anterior, pues se quedan así. Creo que la creatividad requiere estar abiertos a los cambios, estar abiertos a avanzar un poquito más allá de lo considerado como normal, hay que salir de la mediocridad. Hay organizaciones que dicen que quieren el cambio, pero sin tocar nada. Hay que salir de la zona de confort”, afirma Julio Legido.

¿Para qué necesitamos ser creativos?

José le pregunta a Miwi Clavera, directora de la Asociación DIRSE de Directivos de Responsabilidad Social Empresarial, si se ha encontrado con situaciones en las que los responsables de las organizaciones no creen que sea necesario ser creativos, o que no lo demuestren o lo fomenten. ¿Cómo solucionarlo? “Hay que dar facilidades para que se desarrolle esa creatividad, para que tenga valor y que las acciones en la organización acompañen”.

Un despertador de sueños

Aurora comenta al presentar a Miguel Luengo, presidente de Design for Change España, que le encanta como se denomina a sí mismo: despertador de sueños. “¿Cómo despiertas los sueños, Miguel?”, le pregunta. “Conectando a la gente consigo misma. Al final, con los sueños nos acostumbramos (y cojo la palabra que decía antes Julio) a la mediocridad: todos los días me levanto y me conformo con lo que me ha tocado. Sin embargo, si realmente somos capaces de ver que las cosas se pueden hacer de una forma distinta, en el ámbito en el que estemos, creo que ya empezamos a conectar con los sueños. Se trata de lograr que cada uno nos conectemos con lo que llevamos de esos sueños que están dormidos; porque sí, están, no hay que crearlos, sino despertarlos”.

Y vosotros, ¿qué sueños tenéis?

Empieza entonces Aurora a preguntar a su compañero José sobre sus sueños, y también a la audiencia que escucha el programa: “Supongo que los que están ahora escuchándonos también estarán pensando, ¿y cuáles son mis sueños? ¿quizá tenga yo alguno dormido?” Y decide provocarles para que los compartan a través de la página web del programa 101 claves.com o bien en los comentarios en Youtube y en Facebook.

Después de las presentaciones, entramos de lleno en la temática sobre la que versa el programa, y dice Aurora “Creo que la creatividad es la puerta al cambio”. ¿Quieres saber más? Hasta aquí unas breves pinceladas; si te apetece seguir descubriendo cómo despertar tus sueños a través de la creatividad, aquí tienes el programa entero 😉 https://101claves.com/project/t1-programa-3/

Por Beatriz Alonso

Un viaje único diseñado y organizado por DFC España para demostrar que el cambio es posible. Un camino a recorrer en autobús, desde diferentes puntos de España hasta Roma, lleno de juegos, concursos, sorpresas, y mucho más; para fortalecer la red de unión entre la familia Design for Change.

Desde DFC Global nos llaman a formar parte del Encuentro ¡Yo Puedo! (I CAN Children’s Global Summit): el mayor Encuentro Internacional de Jóvenes en torno a DFC de la historia, con más de 4.000 jóvenes y 2.000 adultos de todas las Delegaciones DFC. ¿Quieres venir a Roma (Ciudad del Vaticano) del 20 al 23 de noviembre? Mostraremos al mundo que los proyectos DFC ofrecen soluciones reales a los problemas que más conciernen al planeta, y que se engloban en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

¡Impulsa el I CAN Mindset y ayuda a que la metodología DFC llegue a cuantas más personas, mejor!

 

¿Cómo lo vamos a hacer? La Caravana del Cambio

En DFC España queremos aprovechar al máximo la oportunidad, así que hemos decidido que el Encuentro ¡Yo Puedo! sea el final de una experiencia de viaje única.

Hagamos un símil: cuando ponemos en práctica la metodología DFC, observamos que los resultados dejan de ser el objetivo principal, porque cada etapa del proceso es importante y enriquecedora. Y dando un paso más allá, en educación sucede lo mismo. La educación está viva, en constante evolución, porque es un largo camino a recorrer. En DFC España queremos aterrizar este concepto y materializarlo en un viaje que enriquecerá los lazos familiares de la comunidad DFC, fortaleciendo el espíritu del Yo Puedo (I CAN). Desde diferentes puntos de España, dependiendo de donde sean los participantes seleccionados, saldrán autobuses que se reunirán en un punto del camino, e irán haciendo paradas para contagiar con el espíritu del Yo Puedo y demostrarle al mundo que el cambio es posible: La educación es tuya ¡evoluciónala!

¡Envía vuestra candidatura para dar la oportunidad a los jóvenes que han emprendido proyectos DFC de vivir una experiencia única global con miembros de la familia DFC de todo el mundo!

 

¿Quién formará parte de la Caravana del Cambio?

A través de un proceso de selección, 100 jóvenes y un/a educador/a de 25 organizaciones educativas viajarán a Roma en autobuses con el equipo de DFC España.

¿Cómo participar? ¡Sigue los pasos!

  • Hacer o haber hecho al menos un proyecto DFC (creativo, audaz, escalable, fácilmente replicable, con impacto) entre 2016-2017 y abril de 2019 (tanto los/las cuatro jóvenes como el/la profe) con una temática comprendida en alguno de los 10 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas seleccionados:
    • 1: Fin de la pobreza
    • 3: Salud y bienestar
    • 4: Educación de calidad
    • 5: Igualdad de género
    • 6: Agua limpia y saneamiento
    • 10: Reducción de las desigualdades
    • 11: Ciudades y comunidades sostenibles
    • 12: Producción y consumo responsables
    • 15: Vida de ecosistemas terrestres
    • 16: Paz, justicia e instituciones sólidas

(Si no tenéis todavía un proyecto… ¡Estáis a tiempo! Entra la página del Reto I CAN y sigue los pasos).

  • Subir vuestro proyecto a la plataforma internacional.
  • Elegir cuatro jóvenes de mínimo 10 años (aunque se aceptan proyectos de niños y niñas desde los 3 hasta los 18 años, desde DFC España aconsejamos que la edad mínima sea 10 años, dadas las características del viaje y del evento).
  • Grabar un vídeo de menos de un minuto de duración explicando: “¿Por qué vuestra organización tiene que formar parte de la Delegación DFC España en el Encuentro Yo Puedo?”. Es el momento de derrochar creatividad.
  • Enviar el vídeo a través del formulario. Desde DFC España publicaremos un post para Facebook (recogido en un álbum) y otro para Twitter, con el vídeo y el hashtag. Si en el formulario nos facilitáis el usuario de redes sociales de vuestra organización educativa, os asegurareis de estar etiquetados.
  • Llamar a la acción en redes sociales para que vuestro post obtenga el mayor número de Likes, y sea compartido y retuiteado, cuantas más veces, mejor.

¿Cómo se seleccionarán las 25 candidaturas?

Las 25 organizaciones educativas que van a formar parte de la Delegación DFC España se elegirán mediante:

  • Sistema mixto:
    • 60%: Proyecto con más difusión en redes sociales.
    • 40%: Volumen de proyectos por centros entre 2016-2017 y abril de 2019.

Requisitos:

  • Ser una organización educativa*.
  • Solo una candidatura por organización.

¿Quién formará parte de la Delegación de DFC España?

Las primeras 25 organizaciones educativas que surjan de la suma ponderada de:

  • Likes, Comparte y Retuits de Facebook y Twitter.
  • Proyectos realizados por organización.

*CASOS ESPECIALES: Si una organización educativa decide no presentarse, un/a educador/a puede enviar su candidatura independiente con su alumnado (solo una candidatura por organización).

Calendario:

  • 22/04/2019: Fecha tope entrega de proyectos.
  • 29/04/2019: Recepción de candidaturas.
  • 6-20/05/2019: Selección de candidaturas.
  • 20-27/05/2019: Confirmación de candidaturas.
  • 30/05/2019: Comunicar a Global los participantes.
  • Del 27 al 30/11/2019: Yo Puedo: Encuentro de Jóvenes y Market Place en Roma.
  • 27 de noviembre: La Marcha del Cambio por Roma para mostrar al mundo el poder y el potencial de Design for Change para mejorar el mundo.
  • 28 y 29 de noviembre: La Celebración del Cambio para presentar los proyectos, fomentar la comunidad, compartir soluciones e inspirarnos.
  • 30 de noviembre: Ceremonia de Clausura. Audiencia con el Papa Francisco, anuncio de los compromisos de Design for Change con los ODS y anuncio del I CAN DAY.

¿Te han entrado ganas de unirte al cambio? ¡Vente a la Caravana! ¿Necesitas más  info? Entra en https://www.dfcspain.org/yo_puedo/ y, si aún tienes dudas, escríbenos a spain@dfcworld.com y estaremos felices de charlar contigo.

Por Beatriz Alonso

Evolucionar la educación es un gran reto: ¿hasta dónde quieres llegar para empoderar a niños, niñas y jóvenes? Porque si no eres tú; entonces, ¿quién? Y si no es ahora; entonces, ¿cuándo?

Desde DFC España lanzamos la campaña “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!”.

¿Por qué esta campaña?

Porque creemos que la educación es cosa de todas las personas. Nos afecta directamente, nos influye, nos concierne; y, por lo tanto, nos pertenece. Es nuestra responsabilidad. La responsabilidad de cada persona, ya sea padre, madre, tenga peques a su cargo o sienta que su educación es importante.

¿Para qué?

Para facilitar la participación de todas las personas que se sientan identificadas con la forma de evolucionar la educación que llevamos a cabo en DFC España. Haz de nuestro proyecto, tú proyecto.

Muchas veces queremos poner nuestro granito de arena para mejorar el mundo, para garantizar que se está cambiando aquello que no funciona o que necesita evolucionar. Con la campaña “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!” puedes contribuir a darles a niños, niñas y jóvenes la oportunidad empoderarse y decir Yo Puedo.

¿Qué haremos con las donaciones?

Apoyar al equipo DFC España para que pueda seguir haciendo su trabajo desde cada una de sus áreas para conseguir los fines de la organización y continuar con nuestro compromiso de que cada joven pueda graduarse con el I CAN Mindset.

¿Por qué ahora?

DFC España no está pasando por su mejor momento en cuanto a sostenibilidad económica. A pesar de que nuestros Servicios para el Cambio son remunerados, y de que participamos en un proyecto europeo Horizonte 2020, aún seguimos trabajando para lograr la sostenibilidad que tanto necesitamos.

Por eso hoy te pedimos que contribuyas a seguir extendiendo el I CAN Mindset. Si te identificas con nuestra misión:Evolucionar la realidad empoderando a niños, niñas y jóvenes con el I CAN Mindset”, y quieres ayudarnos a conseguir nuestros objetivos:

  • Lograr que todos los niños, niñas y jóvenes de España tengan la oportunidad de cambiar el mundo.
  • Promover el emprendimiento social dentro y fuera del aula aportando herramientas y procesos

Te invitamos a hacer una donación. Ya sea pequeña o grande en cuantía, servirá para seguir demostrando que los niños, niñas y jóvenes no son el futuro, son el presente. Y es que no podemos olvidar el potencial que ofrecen: con Design for Change, no es que puedan cambiar el mundo; es que están cambiando el mundo. ¿Quieres que más niños y niñas sean capaces de decir ¡Yo Puedo!?

Ya lo sabes: “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!”.

 

Informamos que las donaciones se consideran realizadas con carácter irrevocable. La Asociación Design for Change hará uso de la donación para la realización de las actividades propias y la consecución de los fines de la Asociación. A los efectos previstos en la Ley 49/2002 de 23 de diciembre, la Asociación comunica que no está catalogada como de utilidad pública, no siendo las donaciones desgravables fiscalmente.

LAB I CAN de Design for Change España: El empoderamiento de la comunidad educativa

Por Beatriz Alonso

¿Eres educador/a? ¿Trabajas en el tercer sector? ¿Eres una persona curiosa? ¿Quieres evolucionar la educación y el emprendimiento social? ¡Esta es tu formación!

Un LAB I CAN de 12 horas para experimentar la metodología, los fundamentos y la filosofía Design for Change (DFC); poniéndola en práctica para aprender a facilitar proyectos que empoderan a niños, niñas y jóvenes para que cambien el mundo con sus propias ideas.

Los próximos 18, 19, 20 y 21 de febrero, te esperamos en Impact Hub Madrid para dotarte de herramientas innovadoras, necesarias dentro y fuera del aula, para empoderar a la comunidad, despertando la esencia del I CAN. Usándolas, se crean las condiciones para que el cambio ocurra. DFC es un marco pedagógico donde se pueden integrar otras metodologías: una estructura que provee de recursos para recorrer un proceso definido basado en el Design Thinking. Las personas que reciben la formación lo aplican y adaptan según sus necesidades. Nos centramos en el proceso, no en el resultado; sin embargo, ofrecemos verdaderos resultados demostrables que no solo tienen repercusión en niños y niñas, sino en todo su entorno y en las personas que se relacionan en él.

El LAB I CAN es un espacio para experimentar donde confluyen el Design Thinking y emprendimiento social en el ámbito educativo para demostrar que los niños, niñas y jóvenes no son el futuro, son el presente. ¿Hasta dónde quieres llegar para empoderarles?”

¿Qué hacemos?

Experimentar la metodología DFC: Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte.

Objetivos:

  • Contagiar con el espíritu I CAN
  • Entender las fases de la metodología y los valores que promueve
  • Aportar nuevas herramientas creativas

Estructura:

  • Orígenes y fundamentos de Design for Change
  • Proceso de trabajo: claves del I CAN, capacidades que se desarrollan al integrar el I CAN Mindset, ejemplos reales de proyectos con temáticas dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, y dinámicas para generar las condiciones “para que las cosas ocurran”
  • Facilitación de proyectos con la metodología DFC en primera persona
  • Mirando al futuro: primeros pasos para empezar un proyecto DFC

Tras la formación, poniendo en marcha el proceso en una organización educativa, se acerca el mundo al aula y se consigue un cambio real en el entorno. Es nuestra oportunidad para tener un impacto real en la educación; es nuestra responsabilidad demostrar que son el presente.

¿Para quién?

  • Educadores/as
  • Trabajadores/as del tercer sector: ONG, asociaciones, fundaciones, entidades sociales, cooperativas de iniciativa social, empresas sociales o de inserción, RRHH…
  • Personas curiosas interesadas en evolucionar la educación

¿Quieres saber más antes de probar?

¿Se te ha despertado la curiosidad? En este enlace tienes un vídeo resumen de lo que estás a punto de vivir. Y, en este otro, puedes encontrar la crónica de un LAB I CAN con los comentarios de sus participantes.

¿Qué incluye?

– 12 horas de formación

– Recorrido por las plataformas DFC y sus recursos

– Materiales para el prototipado

– Coffee break cada día

Certificado de asistencia Design for Change España

– 30 minutos de asesoramiento telefónico personalizado para la implementación del proceso experimentado

¿Quieres evolucionar la realidad empoderando a niños, niñas y jóvenes con el I CAN Mindset? ¿Quieres lograr que tengan la oportunidad de cambiar el mundo? ¿Quieres que desarrollen la empatía, creatividad, trabajo en equipo, pensamiento crítico y liderazgo compartido?

¡Apúntate ya al LAB I CAN en este enlace! ¿A qué esperas? Las plazas son limitadas 😉 Además, te agradecemos mucho que lo compartas, para llegar a cuanta más gente, mejor.

https://www.ticketea.com/entradas-taller-lab-i-can-febrero-2019/

Por Beatriz Alonso

¿Sabías que hemos estado mintiendo a todos los niños y niñas diciéndoles que son el futuro? En Design for Change (DFC) lo tenemos claro: son el presente.

Probablemente sorprenda esta afirmación, pero es importante dejar de mentir a niños, niñas y jóvenes. Si les decimos que son el futuro, van a entender que esperamos que hagan grandes cosas… en el futuro. ¿Y qué pasa con el presente? En DFC España sabemos que tienen un potencial enorme, que se está desperdiciando si no los escuchamos: tienen cosas relevantes que decir. Y lo mejor, tienen cosas importantes que hacer. Al darles la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas, nos maravillan con los cambios reales que son capaces de llevar a cabo en su entorno, en beneficio de su comunidad.

¿Cómo es posible? Porque si saben que son el presente, son conscientes de que pueden actuar ahora. En realidad, la vida es aprendizaje: un entrenamiento constante que, cuanto antes empiece, mejor. No consiste en quedarse en la teoría, en decir “hay que”; sino en “hacer”. Poniendo en práctica la metodología DFC, niños y niñas elaboran un plan de acción de principio al fin, previamente prototipado, basado en sus propias ideas para solucionar aquello que en común han decidido que es importante. Siguiendo este proceso, no solo se facilita que puedan llevarlo a cabo; es que, además, nos aseguramos de que quieran hacerlo. Finalmente, solo necesitan una oportunidad: una persona formada en la metodología DFC que los acompañe en el proceso. ¿Hasta dónde quieres llegar tú para empoderarles?

En España, más de 25.000 niños, niñas y jóvenes ya se han empoderado gracias a más de 1.400 educadores/as que les han dado la oportunidad, empoderándose previamente al formarse en la metodología DFC e implementándola en su organización educativa para desarrollar un modelo duradero basado en el I CAN (Mentalidad I CAN, I CAN Mindset).

Hemos conocido durante esta semana en las redes sociales de @dfcspain un poquito más a fondo a unas cuantas de estas personas valientes que se han lanzado a emprender proyectos DFC con su alumnado, publicando una serie de entrevistas rodadas durante un fin de semana lleno de acción y emoción 100% DFC: el I CAN Weekend.

¿Y los alumnos y alumnas que participaron? Por supuesto, también fueron entrevistadas. Y es que, ¡son las protagonistas! La próxima semana, empezaremos a publicar los vídeos donde nos cuentan los detalles de sus proyectos y de su experiencia en el I CAN Weekend en Madrid.

Porque no solo los profes habían recibido una invitación para enfrentarse a un reto desconocido. De entre los participantes de los diez proyectos finalistas del Reto I CAN 2018, cada docente tuvo que elegir a dos peques (o jóvenes, porque vinieron tanto alumnado de primaria como de secundaria) para venir a Madrid a afrontar el mismo desafío: “La educación es tuya ¡evoluciónala!

Por supuesto, esta representación de los y las protagonistas del cambio de los diez proyectos finalistas también presentaron su reto en la Gala I CAN 2018, para demostrar que la educación es cuestión de todas las personas. En la segunda parte de la celebración, presentaron la resolución de su reto “La educación es tuya ¡evoluciónala!, que consistía en conseguir escuelas libres de machismo, porque para ellas la evolución solo es posible con paz y respeto. En La Nave (espacio de innovación urbana del Ayuntamiento de Madrid) le contaron al auditorio cómo habían puesto en práctica sus ideas: elaborando mensajes, diseñando carteles, organizando una manifestación y saliendo a la calle para concienciar al mundo. Así, demostraron que la actualidad les afecta, les importa, y que pueden colaborar para mejorarla. Lo dejaron bien claro: no son el futuro, son el presente.

¿Quieres saber más? La próxima semana publicaremos una selección de las entrevistas realizadas durante el I CAN Weekend.

¿Y sobre qué les preguntamos? Para ir alimentando la curiosidad, puedes ver el vídeo resumen del I CAN Weekend. Como adelanto, aquí están los temas sobre los que estuvimos hablando.

  1. ¿Qué se te ha quedado guardado en el corazón de este proyecto DFC?
  2. La educación es tuya ¡evoluciónala! ¿Qué te surge con esta frase?
  3. ¿Qué está significando para ti esta experiencia?

En DFC España agradecemos a todas las personas interesadas en evolucionar la educación que se impliquen, es necesario. Y, sobre todo, gracias a todos los niños y niñas que están cambiando el mundo; y a sus profes que les dan la oportunidad. Además, gracias por contárselo al mundo, para inspirar a otras personas y darles un motivo más para lanzarse a facilitar proyectos DFC, para que cada vez más niños, niñas y jóvenes tengan la oportunidad de empoderarse tomando conciencia del I CAN y demostrando que son el presente.

 

Por Beatriz Alonso

En el mundo existe una creencia limitante: las personas adultas son el presente; y niños, niñas y jóvenes son el futuro. En Design for Change (DFC) proponemos una oportunidad para cambiar la mirada: de persona a persona, a la misma altura. En Educación, del docente al alumnado, y viceversa; así, nos escuchamos: tienen cosas relevantes que decir. En DFC sabemos que profes y alumnado no son el futuro, son el presente. 

Finales de agosto de 2018. Al resguardo del calor madrileño en Impact Hub Madrid, en DFC España se planeaba un gran reto, probablemente la mayor “locura” que había afrontado el equipo hasta entonces en tan poco tiempo: preparar un fin de semana con profes y alumnado de los proyectos finalistas del Reto I CAN 2018, en el marco del proyecto europeo COMnPLAY SCIENCE. La experiencia, desde luego, valió el esfuerzo.

En Design for Change se empodera desde el emprendimiento social con un objetivo: cambiar el mundo en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Afortunadamente, ya hay muchas personas interesadas en evolucionar la educación que han integrado la metodología DFC y la están implementando con niños, niñas y jóvenes. Así, desarrollan un modelo duradero basado en el I CAN (Mentalidad I CAN, I CAN Mindset). Una muestra de estas personas, profes de centros educativos de primaria y secundaria, fueron las elegidas para trabajar durante el I CAN Weekend en el ODS que más les afecta, el ODS 4: Educación de calidad.

¿Qué es el I CAN Weekend?

Un fin de semana, catorce alumnos y ocho educadores de ocho centros diferentes de varios lugares de España. Llegaron a Madrid un viernes por la tarde con una única premisa: una invitación a enfrentarse a un reto que, para darle más emoción al tema, desconocían. Para hacerlo incluso más misterioso, tampoco se conocían entre ellos (salvo alguna excepción). Siete de esos educadores vinieron acompañados de uno o dos peques con los que habían emprendido un proyecto DFC. ¿Y cuál era ese reto? “La educación es tuya ¡evoluciónala!

Después del intenso fin de semana, presentaron su prototipo en la Gala I CAN 2018 para demostrar que la Educación es cuestión de todas las personas. En la segunda parte de la Gala, presentaron el Reto “La educación es tuya ¡evoluciónala! con el objetivo de traspasar los muros de La Nave, ese espacio de innovación urbana del Ayuntamiento de Madrid, que ofrece las herramientas necesarias para formar en las últimas tendencias en innovación, tecnología y metodologías. Así, demostraron que tanto ellos como su alumnado no son el futuro, son el presente.

¿Quieres saber más? Durante los próximos días publicaremos en redes sociales una selección de las entrevistas realizadas durante el I CAN Weekend a sus participantes. Además, puedes encontrar todas las entrevistas en nuestro canal de Youtube:

  • Héctor González Álvarez, del SEK International School Ciudalcampo
  • Eva Cazalla Sobrín, del FET Santa Teresa de Jesús Salamanca
  • Ana María Palmero Palmero, del FET Padre Enrique de Ossó Zaragoza
  • Virtudes Tortosa Pérez, del Colegio Nuestra Señora de la Victoria
  • Virginia Orcos, del FET Santa Teresa Calahorra
  • Kechu Couso, del CPR Sta Apolonia
  • Leo González Cruz, del Colegio Nazaret Mare de Déu dels Àngels
  • Isi Buenaga Saiz, del FET Oviedo

¿Y sobre qué les preguntamos? Ayer, para celebrar el #DíaInternacionalDeLaEducación, publicamos el vídeo resumen del I CAN Weekend. Para ir calentando, aquí dejamos un adelanto de lo que hablamos. Si ya conoces DFC, te invitamos a contestar también a las preguntas:

  • ¿Qué se te ha quedado guardado en el corazón del proyecto DFC?
  • ¿Qué te aporta como docente? ¿Y cómo persona?
  • Cuando implementas DFC, ¿qué cambia en…
    • la dinámica de las clases?
    • en el alumnado?
    • en el centro educativo?
    • en la comunidad?
  • ¿Qué crees que marca la diferencia en cuanto a otras metodologías alternativas?
  • ¿Qué te parece más innovador?
  • ¿Cómo se ha sentido tu alumnado haciendo el proyecto?
  • La educación es tuya ¡evoluciónala! ¿Qué te sugiere esta frase?

En DFC España agradecemos a todas las personas interesadas en evolucionar la educación que se impliquen, es necesario. Al principio de aterrizar DFC en España, trabajábamos directamente con los más jóvenes; al poco tiempo nos dimos cuenta de que el cambio tiene que empezar por el profesorado, por el equipo directivo, por las personas responsables de su educación. Por eso damos las gracias a Héctor, Eva, Ana María, Virtudes, Virginia, Kechu, Leo, Isi, (también a Raimon, Sonsoles, Cristina y Sonia: profes que no pudieron asistir al I CAN Weekend), y a todas las personas que se han atrevido a lanzarse a integrar el I CAN Mindset, para que cada vez más niños, niñas y jóvenes tengan la oportunidad de empoderarse, desarrollando sus capacidades y tomando conciencia del I CAN. A partir de sus propias ideas, de verdad están cambiando el mundo.

¿Y los alumnos y alumnas? ¿Quieres saber qué opinan? Por supuesto, también les preguntamos, ¡son las protagonistas! No te pierdas el post de la semana que viene 😉

Por Beatriz Alonso

El 2018 ha sido un año de cambios y evolución en Design for Change España. Y debemos habernos portado muy bien, porque los Reyes Magos nos han traído un estupendo regalo: ¡el nuevo Toolkit!

Esta guía para facilitar proyectos forma parte del marco pedagógico DFC, en el cual se pueden integrar otras metodologías y adaptarlo la programación del aula, ya que se trata de una estructura que provee de herramientas para seguir un proceso definido inspirado en el Design Thinking. Así, se desarrolla un modelo duradero basado en el I CAN: eI CAN Mindset (Mentalidad I CAN).

En este recién estrenado 2019, el objetivo de Design for Change España sigue siendo evolucionar la educación. Tan interiorizado está que, para ser coherentes, todo el equipo aplica la máxima “evolucionar” cada día en el propio marco de trabajo.

¿Cómo hemos materializado esta “evolución” en DFC España?

  • Concretando el marco pedagógico DFC: clarificando la misión, la visión, los objetivos y la filosofía.
  • Simplificando
  • Remodelando la web de arriba abajo: rediseñando la imagen, reorganizando la navegación, actualizando los contenidos…
  • Cambiando los iconos de las fases de la metodología DFC, para alinearnos con Design for Change Global.
  • Organizando las temáticas de los proyectos DFC en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Dentro de esta dinámica para enriquecer la innovación educativa y el emprendimiento social, era necesario aportar una herramienta evolucionada: una guía para facilitar proyectos renovada en cuanto a diseño, imagen y algunos contenidos.

¿Para qué es importante solicitar el nuevo Toolkit?

  • Para que toda la familia DFC que emprende proyectos utilice la misma guía, con los mismos conceptos y los mismos iconos de las fases DFC.
  • Para caminar en consonancia hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, con los que ya se está tratando de cambiar el mundo. Con DFC, los niños y niñas, no es que puedan cambiar el mundo, es que están cambiando el mundo. No podemos olvidar el potencial que ofrecen los más jóvenes.

Con este nuevo Toolkit, te animamos a empezar o seguir emprendiendo proyectos DFC con niños, niñas y jóvenes. Hasta 2018, hemos recibido más de 650 proyectos en los que han participado más de 25.000 protagonistas del cambio, gracias a más de 1.400 educadores y educadoras de cientos de organizaciones. En DFC nos centramos en el proceso, no en el resultado; y, sin embargo, ofrecemos verdaderos resultados demostrables que no solo tienen repercusión en niños y niñas, sino en todo su entorno y en las personas que se relacionan en él. En el Reto I CAN 2018, las temáticas más presentes en los proyectos han estado relacionadas con el ODS 3: Salud y bienestar; y el ODS 4: Educación de calidad; seguidas por el ODS 13: Acción por el clima; ODS 10: Reducción de las desigualdades; y ODS 5: Igualdad de género; entre otros. Y es que solo necesitan una oportunidad para cambiar el mundo 😉

Descárgate el nuevo Toolkit sin ningún coste y emprende la aventura de participar en el Reto I CAN 2019. Además, si facilitas un proyecto (o más) y envías vuestra candidatura antes del 29 de abril, entrarás en el proceso de selección del ¡Yo Puedo! para formar parte de la Delegación DFC España que viajará a Roma en noviembre para vivir la experiencia del mayor Encuentro Internacional de Jóvenes en torno a DFC de la historia.

En DFC España estamos a tu disposición para acompañarte en el maravilloso proceso de facilitar proyectos DFC. Además, puedes seguir explorando, experimentando o profundizando en la metodología DFC apuntándote a nuestras formaciones. Ya lo sabes: “La educación es tuya ¡evoluciónala! ¿Hasta dónde quieres llegar para empoderarles?

Foto: Samuel Bregolin

¡Nueva temporada de entrevistas #BetterTogetherEducacion! Nuevas sinergias, nuevas preguntas, nuevas ideas y miradas…

Por Beatriz Alonso

Comenzamos el 2019 con Jorge Serrano, presidente y co fundador de la Fundación Inspira Educación. Formador en innovación y emprendimiento, experto en liderazgo del aprendizaje. Doctor en Ciencias Físicas e investigador, además de Coach certificado CPCC y Máster Internacional en Liderazgo. Profesor en la Universidad Yachay Tech en Ecuador.

P: ¡Feliz Año! ¿Cuáles son vuestros buenos propósitos para el 2019 en Fundación Inspira Educación?

R: Para empezar, hemos recibido un estupendo regalo: ¡por fin está registrada la Fundación! Ya existimos oficialmente y podemos empezar campañas de difusión, recogida de fondos… Y, además, continuar con lo que hemos estado haciendo, a partir de nuestros cinco ejes de actuación, donde los niños son los protagonistas del aprendizaje, y pilotarlo en la escuela que vamos construir. Iniciaremos el curso 2019-2020 con este proyecto, concretando logística y convocando a las familias. Es un sueño que llevamos tiempo alimentando con mucha ilusión.

Por otra parte, este es nuestro año de la profesionalización. Por ejemplo, vamos a fomentar y expandir los talleres vivenciales que ofrecemos en diversas áreas. Otro de nuestros ejes consiste en crear un centro de investigación para el desarrollo humano, estableciendo alianzas en diferentes ámbitos para tejer una red a nivel virtual que facilite el traspaso de competencias; que fomente compartir la información; y que permita sostener y dar apoyo a los docentes que se atreven a innovar y evolucionar.

P: Viendo vuestro recorrido, parece una aventura apasionante, ¿nos regalas una sinopsis para que, quienes no os conocen, vayan “a ver la película”?

R: Creemos que es necesaria una transformación hacia un mundo más humano, y el lugar donde la podemos activar con naturalidad es la educación. Cambiar la mirada hacia la comunidad es fundamental, porque las organizaciones educativas son centros comunitarios, y esas relaciones deben ponerse en primer plano, desde la comprensión, la compasión y el diálogo para la transformación social.

P: Si yo te digo: “La educación es tuya ¡evoluciónala!, ¿qué me contestas?

R: Que en eso estamos: como padres y madres, como docentes… Yo he sido docente de universidad y he visto cosas que funcionaban mejor que otras para desarrollar capacidades, con diferentes miradas y técnicas.

En la Fundación Inspira Educación tenemos un proyecto basado en talleres con familias, porque creemos que es muy importante. El reto somos los padres y las madres, los peques se adaptan mejor; pero nosotros tenemos miedos porque hemos vivido una educación distinta y no se nos ha dado un “carné” de padre o madre. Construir una mirada como familia requiere superar patrones.

P: Conectando con esta mirada, ¿qué significa para ti #BetterTogetherEducacion?

R: Ir de la mano por elección consciente. Uno más uno, es mucho más que dos. Se crean unos recursos y sinergias que van más allá de lo individual. Es un sueño poder ir de la mano profesionales de la educación, peques, familias, administración, profesionales de apoyo… Formar una malla bien tejida y hacerla más visible.

P: En el espacio de estas sinergias, ¿cómo se encuentran en el camino Jorge Serrano y Design for Change España?

R: A mí me habéis enamorado dándome la oportunidad de participar en el I CAN Weekend, que me sirvió para ver la mirada de los niños y de los profes sobre lo que hace falta para evolucionar la educación. Y también en la Gala I CAN, que fue magnífica. Trabajando juntos esos días, nos dimos cuenta de que somos capaces de hacer mucho más, y de que los niños pueden cambiar muchas más cosas de lo que se cree. De esta experiencia surge que vengáis a Barcelona a facilitar un Taller I CAN el día 22.

P: ¿Qué es para ti Design for Change (DFC)? ¿Qué aportación crees que marca la diferencia con otras organizaciones?

R: Entré en contacto con DFC a través Kiran Bir Sethi, la fundadora. Según vi su presentación en Dubái, fui directo a hablar con ella, porque el proceso de empoderamiento me fascinó. A partir de una estructura simple, los niños son conscientes de que pueden liderar su comunidad. Por ser niños, tienen unas capacidades diferentes.

Lo que diferencia a DFC es que creéis en ello: contagiáis alegría y sois grandes profesionales. Por ejemplo, en el I CAN Weekend, lograsteis sacar información muy valiosa en muy poquito tiempo, y esto es básico para evolucionar la educación.

Es importante hacer un cambio y ya hay movimiento en España. La cuestión es: ¿cuál es la mirada? El lugar desde donde trabaja DFC conecta con Fundación Inspira Educación: entusiasmo y amor, creando los espacios para que los recursos se manifiesten.

P: Y desde Fundación Inspira Educación, ¿con qué otras organizaciones establecéis sinergias?

R: Universidades para la parte de investigación y formación al profesorado, para dotarles de vivencias que les permitan sentir y experimentar qué es una educación diferente, para ayudarlos y acompañarlos en la transición que ya está en marcha. Trabajamos desde la humildad, y todavía estamos conociendo a las demás organizaciones con las que podríamos aportarnos mutuamente, como hacemos con DFC.

P: ¿Cuáles son los inconvenientes que os encontráis en el día a día?

R: La dedicación de tiempo. Cada uno de nosotros tiene otros proyectos de vida y profesionales de los que ocuparse, siempre enlazados con la educación. Ahora que ya somos fundación, podremos recibir los recursos que necesitamos para dedicarnos a tiempo completo y así llegar a más gente y contar con más manos.

P: ¿Cuál es la necesidad número uno ahora mismo en Educación?

R: Facilitar un proceso con padres, madres, peques, profes, administración pública… para discernir entre todos los retos y definir cuál es el orden de prioridades.

Para mí, la primera necesidad es poner las relaciones antes que los resultados. Si las relaciones son buenas, los resultados son buenos. La facilidad con la que hacemos el cambio depende de las relaciones que tenemos. Por ejemplo, podemos dedicar más tiempo a nutrir las relaciones con eventos dentro de la comunidad educativa, diseñándolos desde un lugar que aporten valor; que no sean despliegues de competitividad, sino de celebración. El mismo evento, desde una mirada distinta, tiene un efecto muy positivo que repercute en la felicidad con la que con los niños y los docentes van al centro. Hay grandes posibilidades de mejora.

P: Y ya casi para terminar, ¿podrías contarnos alguna de tus experiencias más emotivas?

R: Es la experiencia que me motivó a buscar un cambio de mirada, que me inspiró para relacionarme con mi hija y me llevó a formar parte de Fundación Inspira Educación. Todo empezó con un libro, Libertad y límites. Amor y respeto: Lo que los niños necesitan de nosotros, de Rebeca Wild. Acababa de fallecer la madre de mi hija, que tenía dos años, y mi relación con ella podía mejorarse. Una amiga me regaló el libro y pensé: “Esto no se enseña en ningún sitio”. Me inspiró tanto que me fui a Ecuador a conocer a la autora. Allí me formé con Rebeca y Mauricio Wild, y allí nos encontramos los fundadores de Fundación Inspira Educación. Al finalizar, nos hicieron una pregunta: “¿Qué vais a hacer con todo esto? Porque si no hacéis nada, habréis perdido el tiempo”. Dejé mi trabajo como investigador y emprendí el camino de la educación.

Columna de opinión, por David de Miguel (Co fundador de INNEDU)

Acaba un año muy activo en materia de eventos educativos. Se celebraron concretamente 31 eventos en nuestro país, muchos de componente internacional, lo que nos posiciona como un referente en la innovación educativa.

Los centros educativos y los gigantes tecnológicos han comprendido desde hace bastante tiempo que deben unir sus innovaciones al aprendizaje, que la tecnología puede contribuir a cerrar los grandes gaps que persisten hoy en los procesos de enseñanza. En ese sentido, percibimos por ejemplo que el movimiento maker está ya asentado en la mayoría de las aulas en los colegios de nuestro país y que es entendido por alumnos y alumnas como parte natural de su proceso de aprendizaje, provocando a su vez que la desconexión entre el aula y el hogar (donde niños y jóvenes usan en su cotidianeidad los dispositivos tecnológicos) sea cada vez menor.

También vimos cómo las instituciones educativas en todos sus niveles, han tenido que readaptar su manera de enseñar para asumir este reto tecnológico. Cada vez más nos alejamos –por suerte– de la clase de tiza y pizarra; y cada vez el alumno toma una posición de centro que le hace adaptar el proceso de enseñanza a sus ritmos y a su evolución.

Ese cambio digital, aunque lento, también ha manifestado sus avances en el campo docente: no sólo son las aulas las que han cambiado para acoger y adaptarse a la infraestructura tecnológica; los docentes también lo han hecho, a través de metodologías innovadoras que captan la atención del alumno, parte de una generación que “tanta mala prensa tiene” a la hora de atender en la clase o captar la atención de lo que el docente está enseñando. Prueba de esas innovaciones docentes, han sido los finalistas de las últimas ediciones del Global Teacher Prize, donde siempre hay docentes españoles, muchos de instituciones educativas pequeñas, pero con un impacto tremendamente multiplicativo si contamos con profesores que se esmeran por poner al alumno en el centro del proceso de aprendizaje. 

Hasta ahí todo bien, en la lógica de ver el vaso medio lleno en lo que a innovación tecnológica y educativa en nuestro país se refiere. Sin embargo, creemos que falta un escalafón más, para que el proceso sea completamente motivador y siga creciendo. Creemos que falta desarrollar más el componente humano. Ya lo comentaban los expertos en educación disruptiva que nos visitaron hace pocos meses en el South Summit celebrado en Madrid: la humanización de la tecnología es imprescindible si queremos ver efectos positivos en el aprendizaje. En nuestra última encuesta sobre el proceso de transformación digital docente, un 56% de los docentes entrevistados confesaron su temor porque en 10 años fueran sustituidos por robots. Esto lo comentaron docentes en España, por lo que la inquietud está mucho más cerca de lo que pensamos.

La tecnología, debe ser un apoyo para el ser humano, sujeto educador, pero de ninguna manera puede sustituirlo. El proceso educativo es social y humano. Es un proceso que trasciende el acto de lo automático, para elevarse a niveles donde la educación, la formación de valores (como elementos esencialmente humanos) se configuran en las personas como resultado del proceso educativo.

En INNEDU, el Instituto de Innovación en Negocios Educativos, así lo entendemos. Es por eso que, en todos nuestros procesos, tanto en la transformación digital como en el marketing y ventas educativos, ponemos la pasión y el factor humano siempre en primera línea. Porque es lo realmente puede marcar la diferencia en nuestros objetivos. Tanto es así, que hemos apostado por la pasión o, mejor dicho, la #Edupasión, en toda nuestra oferta de servicios. Porque creemos que el factor humano tiene mucho que aportar en esta carrera tecnológica. Te invitamos a contagiarte de #Edupasión. Verás “con otras gafas” la realidad del mundo de la innovación tecnológica, del que eres y debes ser sujeto activo si te dedicas a la educación.

 

Entrevista a Mónica Cantón de Celis, CEO de Design for Change Global.

Por Beatriz Alonso.

Su primera toma de contacto con la organización fue reveladora: tras ver un video donde peques de tres años identificaban como un problema que las personas adultas les decían “No tiréis la basura al suelo’, sin darse cuenta de que no llegaban a las papeleras en el parque, Mónica preguntó: “¿Qué necesitáis?”. Y empezó su aventura en Design for Change España como coordinadora. Ahora, siete años después, estrena puesto como CEO de Design for Change Global. El anuncio oficial para las Delegaciones de los países que conforman el movimiento se ha hecho en la reunión anual de Design for Change, la Global Partners Meeting (GPM), este mes de diciembre, en Taiwán. Un regalo de Navidad por adelantado.

Pregunta: ¿Cómo ha sido el recorrido desde ese primer contacto con Design for Change (DFC) hasta tu nuevo puesto como CEO de la organización?

Respuesta: Ha sido un camino largo; o no tan largo, más bien como criar a un hijo: hay veces que piensas “esto no va a pasar nunca” o “esto no avanza”, y de repente tiene 18 años y parece que fue ayer cuando tenía dos y estaba enganchado a mis piernas. Esa es mi sensación: era algo que se movía muy lentamente, íbamos empujándolo y sacándolo adelante; y, de repente, lo tenemos. Es grande, funciona, ofrece un montón de opciones y de oportunidades, de posibilidades, con un montón de gente involucrada, porque ha crecido muchísimo.

P: ¿Cómo aplicas la metodología DFC en tu día a día, en casa con tu hijo…?

R: Bueno, a mi hijo le pilló un poco tarde… Me hubiera gustado que sus colegios hubieran hecho DFC, pero no lo conseguí nunca. No teníamos la fuerza suficiente en aquel momento.

La mayor alegría que me llevé con mi hijo, Álvaro, y DFC, fue en uno de los primeros talleres que hicimos en Impact Hub, cuando todavía estábamos en la calle Gobernador. Habíamos convocado a un montón de profesores y estábamos empezando, éramos cinco: Miguel, Natxo, Pedro, Nuria y yo. Necesitábamos a alguien que hiciera las fotos, y se lo pedí a mi hijo, que no tenía más que trece o catorce años. Vino y se puso al tema, pero al cabo de dos horas, cuando vio cómo bullía el Laboratorio y cómo estaba la gente de involucrada, se acercó y me dijo: “Si no te importa, dejo de hacer fotos y voy a participar”. Al final, terminó él facilitando para diez profesores. Según salimos, me preguntó: “Dónde vamos a comprar post-its”. Ese es un buen síntoma. Se enamoró de la metodología desde el primer día.

P: ¿Cómo conseguir que más centros educativos integren DFC, hasta llegar al espíritu de Riverside School [primer colegio I CAN en India]?

R: Riverside es la obra fundamental de Kiran, con un currículum basado en los niños, que consigue sacar lo mejor de ellos. Es el I CAN Mindset [Mentalidad I CAN] en estado puro. El hecho de que hayan sido capaces de extraer y organizar la información necesaria para crear otros centros como Riverside en cualquier país, es espectacular. A finales de agosto se hizo una formación allí, el I CAN School Training [con representantes de DFC de Jordania, USA, Singapur, Israel y España], y ahora hay que ver quién se lanza a crear colegios I CAN con la metodología DFC.

Los niños en Riverside son capaces de las cosas más sorprendentes. Recuerdo la primera vez que fui. Me enseñaron el colegio tres niños, y el más mayor tenía cinco años. Se iban quitando la palabra los unos a los otros, en inglés. Me asombraron.

P: Desde DFC Global, ¿cómo estáis impulsando el I CAN Mindset?

R: DFC Global es una estructura de soporte para los más de 65 países. Con ella, por ejemplo, conseguimos la capacidad necesaria para sacar adelante eventos de tanta envergadura como el Proyecto Yo Puedo en Roma 2019, que no sería posible que fuese organizado por un solo país.

Y más concretamente, para impulsar el I CAN Mindset, vamos a proporcionar formación. Poco a poco, utilizando la metodología DFC, prototiparemos, puliremos y veremos cómo funciona.

P: ¿Cómo es el día a día en DFC Global?

R: Todavía estamos aterrizando. Se trata, en primer lugar, de ir conociendo en profundidad a los partners de todos los países, ver las relaciones que tienen, cómo están funcionando, qué pueden necesitar, dónde podemos apoyar, qué hay que mejorar.

Por otra parte, se nos ha juntado con el Proyecto Yo Puedo; por lo que, además, tenemos que gestionarlo. Llevamos un año ya preparando el evento, y ahora hay que involucrar a toda la comunidad internacional preocupada por los problemas que existen en educación en el mundo entero. Tenemos el lema Better Together grabado en el ADN: estamos llamando a todo el mundo que pueda estar interesado en colaborar.

Y el día a día consiste en gestionar cualquier asunto que pueda suceder en cada país, mantenerles informados… Y trabajar en todos los eventos globales. Tengo un pequeño equipo en India. Hacemos Skype todas las semanas, actualizaciones todos los lunes, y estamos en permanente comunicación por el teléfono. Además, contamos con el comité ejecutivo formado por cinco personas.

P: ¿Cuáles son las prioridades para DFC Global?

R: Conseguir que Design for Change sea una organización internacionalmente conocida y reconocida por la labor que estamos haciendo: dar voz y visibilidad a lo que están haciendo los niños. Ser su altavoz para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Con DFC, los niños se empoderan y cambian lo que está mal de forma activa. Necesitamos que la gente nos apoye.

 A nivel interno, las prioridades son la gestión del conocimiento y la creación de protocolos de actuación que se puedan adaptar al sistema educativo y las idiosincrasias de cada país. Aquí reside uno de los éxitos de Design for Change: su adaptabilidad. DFC Global es el soporte para su enriquecimiento. Vamos a utilizar el conocimiento que tenemos para que donde quiera que surja Design for Change, llegue más fácilmente a cualquier niño. Para eso necesitamos los medios, y conseguirlo es una de las funciones de DFC Global.

P: ¿Cuál es el diferencial de Design for Change?

R: Con esta metodología, los niños de verdad hacen cosas. Me viene a la cabeza un proyecto que me emocionó muchísimo: “Echamos de menos a Ignacio”. Cuando al alumnado de primero de primaria del Colegio Jesús Maestro le preguntaron qué era lo que más les importaba, contestaron que querían volver a ver a su compañero, que se había marchado con su familia a Budapest a causa de la crisis económica. Llevaron a cabo un plan de acción y aprendieron a mandar cartas en la oficina de correos, a hacer Skype… Los proyectos DFC tienen un impacto real.

Además, gracias al componente internacional, se comparten problemas de diferentes países (y cómo los niños los solucionan). Recuerdo, en la celebración internacional de 2014, la Be The Change Celebration, cuando les tocó el turno a las protagonistas del cambio de Benín salir al escenario a mostrar su proyecto: Luchando contra los matrimonios forzados. La adolescente que lo contó había sido víctima de uno. Emprendiendo un proyecto Design for Change, sus compañeros lograron traerla de vuelta y concienciar a la comunidad para terminar con este tipo de violencia. Las niñas del proyecto Representante de la Delegación de España estaban impresionadas por conocer una realidad tan diferente a la suya; y, además, de que ese problema se hubiese solucionado gracias a la misma metodología que ellas habían utilizado en su clase.

Cada vez que se sube un proyecto a la plataforma internacional para participar en el Reto I CAN, no solo se está inspirando al mundo; sino que, además, al ver otros proyectos, nos inspiramos y tomamos conciencia de otras realidades que se pueden cambiar.

1 2 3 4 5 20