Partiendo de que nuestra misión es garantizar a todos los niños, niñas y jóvenes el derecho a graduarse con el I CAN Mindset, desde DFC España creemos firmemente que no son el futuro, son el presente. Y es que sabemos que pueden cambiar el mundo, solo necesitan una oportunidad. Que lo consigan es la materialización de nuestra filosofía.

Para lograrlo, enriquecemos la innovación educativa y el emprendimiento social aportando nuevas herramientas y procesos. Aplicándolos, dejan de preguntar: “¿Puedo?”, para afirmar: “¡Yo puedo!”.

Integrando el I CAN Mindset, se consigue desarrollar competencias muy valoradas en el siglo XXI, tales como la empatía, la creatividad, el pensamiento crítico, el trabajo en equipo, o el liderazgo compartido. Además, el proceso DFC fomenta la escucha tanto entre el grupo como con la persona que facilita la metodología, que pasa a dirigir menos y facilitar más.

De esta forma, el proceso sucede ‘Not by chance by Design’, es decir, a través de un programa diseñado a partir de unas actividades y dinámicas de trabajo enfocadas a generar las conversaciones y la cohesión de grupo que desarrolla el potencial tanto individual como colectivo.

 

¿Cómo se aplica?

Existen dos grandes posibilidades complementarias: con proyectos de emprendimiento social o con proyectos integrados en la programación curricular.

 

¿Por qué incorporar la filosofía DFC?

Porque es nuestra responsabilidad. Tal y como lo expresa la fundadora del movimiento, Kiran Bir Sethi:

“Si no somos nosotros… ¿entonces quién? Y si no es ahora… ¿entonces cuándo?

 

¿Para qué impulsar el I CAN Mindset?

Los niños, niñas y jóvenes solo necesitan una oportunidad para cambiar el mundo. Y el mundo necesita a los niños, niñas y jóvenes.

La educación es tuya ¡evoluciónala!