Un grupo de jóvenes en situación de vulnerabilidad de YMCA Getafe ha trabajado durante seis sesiones en dos proyectos facilitados por Design for Change España para conseguir  que “Getafe sea más Fitness” y para que “Los políticos piensen en la gente al hacer las leyes”, dentro del programa Youth Empowerment, diseñado y coordinado por United Way, donde han participado voluntarios/as de Telefónica, acompañándolos en este proceso que promueve su empoderamiento.

Promover un “Getafe más Fitness y Saludable” y que “Los políticos piensen en la gente al hacer las leyes” fueron los dos retos planteados por los jóvenes participantes del proyecto Youth Empowerment para conseguir un objetivo: conseguir un cambio real en su entorno poniendo en práctica sus propias ideas, a partir de las necesidades que ellos mismos identificaron como relevantes, utilizando la metodología Design For Change.

Impulsado por Fundación Telefónica, que además ha involucrado a un total de 16 voluntarios/as, el proyecto ha estado dirigido por United Way España y se ha llevado a cabo gracias al trabajo de Design for Change España. Durante estos meses, un grupo de jóvenes del Centro Abierto de YMCA Getafe han participado en seis talleres en los que se ha dado respuesta a dos cuestiones: ¿Cómo podríamos conseguir que Getafe fuera más fitness? y ¿Cómo podríamos conseguir que los políticos piensen en la gente al hacer las leyes?.

El primer reto fue objetivo de dos de los grupos. El primero planteó la idea de conseguir “Llao-llao gratis con más frutas”. Sin embargo, durante el proceso, los jóvenes vieron que les iba a resultar difícil llevar esta idea a cabo y, lo más importante, no resultaba relevante para ellos. Replantearon su idea original y decidieron que para conseguir un estilo de vida más fitness tenían que conseguir más actividades de deporte en YMCA y promocionar la fruta como merienda. Para ello, escribieron una carta que incluía datos sobre alimentación saludable y deporte que investigaron previamente. Además, confeccionaron un horario que incluía distintas actividades deportivas para realizar los viernes en las actividades de ocio en YMCA.

El segundo grupo propuso la creación de una app con un mapa de los parques de Getafe en la que se ofrecería información sobre en qué parques se puede hacer deporte, porque cuentan con las instalaciones necesarias. Este grupo trabajó sobre su idea y comenzó el diseño de la app, así como una estrategia para llevarla a cabo. Además, realizaron la grabación de un anuncio promocional que explicaba su funcionamiento.

El tercer grupo, encargado de dar respuesta al segundo reto, tuvo como idea crear un perfil en RRSS para denunciar las situaciones que no les agradan de los barrios de Getafe, bajo el lema “Unidos para conseguir un cambio favorecedor para todos y todas. Jóvenes comprometidos a ayudar a otros jóvenes. #JovenesforChange”. Para ello, salieron a la calle a identificar esas situaciones y plasmarlas en la cuenta de Instagram, que se puede consultar en @jovenesforchange.

Design For Change España y el I CAN Mindset

Los talleres fomentaron el desarrollo de una “mente despierta y curiosa” como principal “herramienta” para estos jóvenes, que contaron con el apoyo de diferentes materiales para plasmar sus ideas y las distintas evoluciones y fases por las que pasaron. Un equipo de voluntarios, empleados de Telefónica/Movistar, acompañaron a los jóvenes durante las sesiones, dando apoyo al trabajo que realizaron los educadores de YMCA y los facilitadores de Design for Change España. Antes de iniciar el proyecto, los voluntarios recibieron formación específica sobre esta metodología de trabajo.

La metodología Design for Change, inspirada en el Design Thinking, es un proceso de cinco fases: Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte. La visión se concreta en que todos los niños, niñas y jóvenes tienen derecho a graduarse con el I CAN Mindset (Mentalidad I CAN), una filosofía que les empodera dándoles la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas para cambiar el mundo partiendo de su propio entorno.

A través de una experiencia de participación colectiva, más de 2,2 millones de niños y niñas de 65 países ya han desarrollado proyectos reales para mejorar su entorno, comprendiendo y resolviendo situaciones que les afectan. Cada proyecto hace posible que confíen en sus propias ideas para mejorar la realidad que les rodea e inspiren a otros niños y niñas que no se ven capaces de hacerlo, transmitiéndoles el espíritu I CAN (Yo Puedo).

El proceso está estructurado en cinco etapas que ayudan a navegar por su desarrollo, desde la identificación de un desafío hasta la generación de ideas, el paso a la acción, la reflexión sobre lo vivido y la comunicación de los proyectos. El objetivo es empoderar a los niños, niñas y jóvenes para que cambien el mundo y tengan un impacto sustancial en sus comunidades.

Acerca de United Way

En United Way creen que toda empresa tiene la capacidad de generar un impacto positivo en su entorno más cercano. Para ello, identifican necesidades a nivel local sobre tres áreas concretas: educación, seguridad financiera y salud. Unen a las empresas con oenegés e instituciones que trabajen sobre esas áreas. Desarrollan proyectos a medida para dar respuesta a las necesidades detectadas y miden el impacto real creado en el entorno y sus beneficiarios.

Fundada en EEUU hace 130 años, United Way es la organización no lucrativa más grande del mundo, con un presupuesto global de 5 mil millones de dólares anuales. Trabajan por el bien común movilizando individuos, empresas y otras organizaciones para actuar y mejorar las condiciones de las comunidades alrededor del mundo. Movilizan a más de 3 mill. de voluntarios/as al año, con la implementación de programas de voluntariado corporativo, y están presentes en más de 40 países, a través de 1.800 delegaciones.

¡Tú tienes el poder de lograrlo!

“La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!”.

Por Beatriz Alonso

Una vez que traemos una nueva vida a este mundo, todos nuestros esfuerzos se sintetizan en un objetivo: que crezca feliz. Y no es para menos, ya que es nuestra responsabilidad. Durante los primeros años de sus vidas, les cuidamos y amamos, y les proporcionamos un ambiente seguro donde desarrollarse. Entonces empiezan a ir a la escuela, y nuestra labor pasa por velar que nuestras hijas e hijos sigan sintiéndose seres maravillosos. ¿Cómo logarlo? La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!

¡Involúcrate! Las organizaciones educativas no solo se componen del personal docente y asistente, y del alumnado; las familias son una parte más del triángulo del centro escolar. ¡Tú tienes el poder de lograr la educación que quieres para tus peques!

Design for Change España ofrece herramientas innovadoras para empoderar a la comunidad educativa, despertando la esencia del I CAN. Usándolas, se crean las condiciones para que el cambio ocurra. Nos centramos en el proceso, no en el resultado; sin embargo, ofrecemos verdaderos resultados demostrables que no solo tienen impacto en niños y niñas, que desarrollan empatía, creatividad, trabajo en equipo, pensamiento crítico y liderazgo compartido; sino en todo su entorno y en las personas que se relacionan en él.

2,2 millones de niños y niñas en todo el mundo ya se han empoderado con Design for Change; 25.000 en España. Aquí te dejamos algunos testimonios de lo que sienten tras emprender el proceso:

“Te da la oportunidad de poder cambiar la educación. Que una alumna pueda cambiar la educación es algo importante”.

“He aprendido que hay otras formas de aprender: si insistes en lo que quieres, lo puedes hacer tú con tus propias ideas y manos”.

“Nos hemos centrado en algo que toca mucho el corazón”.

“Ver lo que podemos aportar y lo que podemos llegar a hacer”.

“La experiencia de haber creado este proyecto y todo lo que hemos aprendido con ello”.

“He aprendido a escuchar la opinión de los demás”.

“Trabajar en equipo, sobre todo; y una experiencia nueva”.

“Compañerismo, conocer a gente nueva y aprender muchísimas cosas”.

“Nos lo pasamos muy bien”.

“Hemos aprendido a comunicarnos y a expresar nuestras ideas”.

“Es una muy buena idea para fomentar a la gente de nuestra edad. Es muy enriquecedor”.

“He aprendido a expresarme enfrente de todos de una forma que aprendan”.

“A luchar por tus sueños”.

“Nos ha dado la oportunidad de cambiar el mundo”.

 

¿Quieres que tu hija, tu hijo, tomen conciencia de que es posible mejor su entorno con sus propias ideas? ¿Quieres que también sientan el I CAN (Yo Puedo)?

La educación es tuya ¡evoluciónala ahora! Porque si no eres tú; entonces, ¿quién? Y si no es ahora; entonces, ¿cuándo?

Colabora con la campaña “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!” y apoya a Design for Change España para conseguir que todos los jóvenes se gradúen con el I CAN Mindset (Mentalidad I CAN)

¿Qué haremos con las donaciones?

Apoyar al equipo DFC España para que pueda seguir haciendo su trabajo desde cada una de sus áreas y continuar demostrando que los niños, niñas y jóvenes no son el futuro, son el presente.

Te invitamos a hacer una donación. Ya sea pequeña o grande en cuantía, para que los niños, niñas y jóvenes puedan seguir cambiando el mundo y sintiéndose seres maravillosos.

Ya lo sabes: “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!”.

HAZ UN DONATIVO

Informamos que las donaciones se consideran realizadas con carácter irrevocable. La Asociación Design for Change hará uso de la donación para la realización de las actividades propias y la consecución de los fines de la Asociación. A los efectos previstos en la Ley 49/2002 de 23 de diciembre, la Asociación comunica que no está catalogada como de utilidad pública, no siendo las donaciones desgravables fiscalmente.

Por Beatriz Alonso

Evolucionar la educación es un gran reto: ¿hasta dónde quieres llegar para empoderar a niños, niñas y jóvenes? Porque si no eres tú; entonces, ¿quién? Y si no es ahora; entonces, ¿cuándo?

Desde DFC España lanzamos la campaña “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!”.

¿Por qué esta campaña?

Porque creemos que la educación es cosa de todas las personas. Nos afecta directamente, nos influye, nos concierne; y, por lo tanto, nos pertenece. Es nuestra responsabilidad. La responsabilidad de cada persona, ya sea padre, madre, tenga peques a su cargo o sienta que su educación es importante.

¿Para qué?

Para facilitar la participación de todas las personas que se sientan identificadas con la forma de evolucionar la educación que llevamos a cabo en DFC España. Haz de nuestro proyecto, tú proyecto.

Muchas veces queremos poner nuestro granito de arena para mejorar el mundo, para garantizar que se está cambiando aquello que no funciona o que necesita evolucionar. Con la campaña “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!” puedes contribuir a darles a niños, niñas y jóvenes la oportunidad empoderarse y decir Yo Puedo.

¿Qué haremos con las donaciones?

Apoyar al equipo DFC España para que pueda seguir haciendo su trabajo desde cada una de sus áreas para conseguir los fines de la organización y continuar con nuestro compromiso de que cada joven pueda graduarse con el I CAN Mindset.

¿Por qué ahora?

DFC España no está pasando por su mejor momento en cuanto a sostenibilidad económica. A pesar de que nuestros Servicios para el Cambio son remunerados, y de que participamos en un proyecto europeo Horizonte 2020, aún seguimos trabajando para lograr la sostenibilidad que tanto necesitamos.

Por eso hoy te pedimos que contribuyas a seguir extendiendo el I CAN Mindset. Si te identificas con nuestra misión:Evolucionar la realidad empoderando a niños, niñas y jóvenes con el I CAN Mindset”, y quieres ayudarnos a conseguir nuestros objetivos:

  • Lograr que todos los niños, niñas y jóvenes de España tengan la oportunidad de cambiar el mundo.
  • Promover el emprendimiento social dentro y fuera del aula aportando herramientas y procesos

Te invitamos a hacer una donación. Ya sea pequeña o grande en cuantía, servirá para seguir demostrando que los niños, niñas y jóvenes no son el futuro, son el presente. Y es que no podemos olvidar el potencial que ofrecen: con Design for Change, no es que puedan cambiar el mundo; es que están cambiando el mundo. ¿Quieres que más niños y niñas sean capaces de decir ¡Yo Puedo!?

Ya lo sabes: “La educación es tuya ¡evoluciónala ahora!”.

 

Informamos que las donaciones se consideran realizadas con carácter irrevocable. La Asociación Design for Change hará uso de la donación para la realización de las actividades propias y la consecución de los fines de la Asociación. A los efectos previstos en la Ley 49/2002 de 23 de diciembre, la Asociación comunica que no está catalogada como de utilidad pública, no siendo las donaciones desgravables fiscalmente.

LAB I CAN de Design for Change España: El empoderamiento de la comunidad educativa

Por Beatriz Alonso

¿Eres educador/a? ¿Trabajas en el tercer sector? ¿Eres una persona curiosa? ¿Quieres evolucionar la educación y el emprendimiento social? ¡Esta es tu formación!

Un LAB I CAN de 12 horas para experimentar la metodología, los fundamentos y la filosofía Design for Change (DFC); poniéndola en práctica para aprender a facilitar proyectos que empoderan a niños, niñas y jóvenes para que cambien el mundo con sus propias ideas.

Los próximos 18, 19, 20 y 21 de febrero, te esperamos en Impact Hub Madrid para dotarte de herramientas innovadoras, necesarias dentro y fuera del aula, para empoderar a la comunidad, despertando la esencia del I CAN. Usándolas, se crean las condiciones para que el cambio ocurra. DFC es un marco pedagógico donde se pueden integrar otras metodologías: una estructura que provee de recursos para recorrer un proceso definido basado en el Design Thinking. Las personas que reciben la formación lo aplican y adaptan según sus necesidades. Nos centramos en el proceso, no en el resultado; sin embargo, ofrecemos verdaderos resultados demostrables que no solo tienen repercusión en niños y niñas, sino en todo su entorno y en las personas que se relacionan en él.

El LAB I CAN es un espacio para experimentar donde confluyen el Design Thinking y emprendimiento social en el ámbito educativo para demostrar que los niños, niñas y jóvenes no son el futuro, son el presente. ¿Hasta dónde quieres llegar para empoderarles?”

¿Qué hacemos?

Experimentar la metodología DFC: Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte.

Objetivos:

  • Contagiar con el espíritu I CAN
  • Entender las fases de la metodología y los valores que promueve
  • Aportar nuevas herramientas creativas

Estructura:

  • Orígenes y fundamentos de Design for Change
  • Proceso de trabajo: claves del I CAN, capacidades que se desarrollan al integrar el I CAN Mindset, ejemplos reales de proyectos con temáticas dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, y dinámicas para generar las condiciones “para que las cosas ocurran”
  • Facilitación de proyectos con la metodología DFC en primera persona
  • Mirando al futuro: primeros pasos para empezar un proyecto DFC

Tras la formación, poniendo en marcha el proceso en una organización educativa, se acerca el mundo al aula y se consigue un cambio real en el entorno. Es nuestra oportunidad para tener un impacto real en la educación; es nuestra responsabilidad demostrar que son el presente.

¿Para quién?

  • Educadores/as
  • Trabajadores/as del tercer sector: ONG, asociaciones, fundaciones, entidades sociales, cooperativas de iniciativa social, empresas sociales o de inserción, RRHH…
  • Personas curiosas interesadas en evolucionar la educación

¿Quieres saber más antes de probar?

¿Se te ha despertado la curiosidad? En este enlace tienes un vídeo resumen de lo que estás a punto de vivir. Y, en este otro, puedes encontrar la crónica de un LAB I CAN con los comentarios de sus participantes.

¿Qué incluye?

– 12 horas de formación

– Recorrido por las plataformas DFC y sus recursos

– Materiales para el prototipado

– Coffee break cada día

Certificado de asistencia Design for Change España

– 30 minutos de asesoramiento telefónico personalizado para la implementación del proceso experimentado

¿Quieres evolucionar la realidad empoderando a niños, niñas y jóvenes con el I CAN Mindset? ¿Quieres lograr que tengan la oportunidad de cambiar el mundo? ¿Quieres que desarrollen la empatía, creatividad, trabajo en equipo, pensamiento crítico y liderazgo compartido?

¡Apúntate ya al LAB I CAN en este enlace! ¿A qué esperas? Las plazas son limitadas 😉 Además, te agradecemos mucho que lo compartas, para llegar a cuanta más gente, mejor.

https://www.ticketea.com/entradas-taller-lab-i-can-febrero-2019/

Por Beatriz Alonso

¿Sabías que hemos estado mintiendo a todos los niños y niñas diciéndoles que son el futuro? En Design for Change (DFC) lo tenemos claro: son el presente.

Probablemente sorprenda esta afirmación, pero es importante dejar de mentir a niños, niñas y jóvenes. Si les decimos que son el futuro, van a entender que esperamos que hagan grandes cosas… en el futuro. ¿Y qué pasa con el presente? En DFC España sabemos que tienen un potencial enorme, que se está desperdiciando si no los escuchamos: tienen cosas relevantes que decir. Y lo mejor, tienen cosas importantes que hacer. Al darles la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas, nos maravillan con los cambios reales que son capaces de llevar a cabo en su entorno, en beneficio de su comunidad.

¿Cómo es posible? Porque si saben que son el presente, son conscientes de que pueden actuar ahora. En realidad, la vida es aprendizaje: un entrenamiento constante que, cuanto antes empiece, mejor. No consiste en quedarse en la teoría, en decir “hay que”; sino en “hacer”. Poniendo en práctica la metodología DFC, niños y niñas elaboran un plan de acción de principio al fin, previamente prototipado, basado en sus propias ideas para solucionar aquello que en común han decidido que es importante. Siguiendo este proceso, no solo se facilita que puedan llevarlo a cabo; es que, además, nos aseguramos de que quieran hacerlo. Finalmente, solo necesitan una oportunidad: una persona formada en la metodología DFC que los acompañe en el proceso. ¿Hasta dónde quieres llegar tú para empoderarles?

En España, más de 25.000 niños, niñas y jóvenes ya se han empoderado gracias a más de 1.400 educadores/as que les han dado la oportunidad, empoderándose previamente al formarse en la metodología DFC e implementándola en su organización educativa para desarrollar un modelo duradero basado en el I CAN (Mentalidad I CAN, I CAN Mindset).

Hemos conocido durante esta semana en las redes sociales de @dfcspain un poquito más a fondo a unas cuantas de estas personas valientes que se han lanzado a emprender proyectos DFC con su alumnado, publicando una serie de entrevistas rodadas durante un fin de semana lleno de acción y emoción 100% DFC: el I CAN Weekend.

¿Y los alumnos y alumnas que participaron? Por supuesto, también fueron entrevistadas. Y es que, ¡son las protagonistas! La próxima semana, empezaremos a publicar los vídeos donde nos cuentan los detalles de sus proyectos y de su experiencia en el I CAN Weekend en Madrid.

Porque no solo los profes habían recibido una invitación para enfrentarse a un reto desconocido. De entre los participantes de los diez proyectos finalistas del Reto I CAN 2018, cada docente tuvo que elegir a dos peques (o jóvenes, porque vinieron tanto alumnado de primaria como de secundaria) para venir a Madrid a afrontar el mismo desafío: “La educación es tuya ¡evoluciónala!

Por supuesto, esta representación de los y las protagonistas del cambio de los diez proyectos finalistas también presentaron su reto en la Gala I CAN 2018, para demostrar que la educación es cuestión de todas las personas. En la segunda parte de la celebración, presentaron la resolución de su reto “La educación es tuya ¡evoluciónala!, que consistía en conseguir escuelas libres de machismo, porque para ellas la evolución solo es posible con paz y respeto. En La Nave (espacio de innovación urbana del Ayuntamiento de Madrid) le contaron al auditorio cómo habían puesto en práctica sus ideas: elaborando mensajes, diseñando carteles, organizando una manifestación y saliendo a la calle para concienciar al mundo. Así, demostraron que la actualidad les afecta, les importa, y que pueden colaborar para mejorarla. Lo dejaron bien claro: no son el futuro, son el presente.

¿Quieres saber más? La próxima semana publicaremos una selección de las entrevistas realizadas durante el I CAN Weekend.

¿Y sobre qué les preguntamos? Para ir alimentando la curiosidad, puedes ver el vídeo resumen del I CAN Weekend. Como adelanto, aquí están los temas sobre los que estuvimos hablando.

  1. ¿Qué se te ha quedado guardado en el corazón de este proyecto DFC?
  2. La educación es tuya ¡evoluciónala! ¿Qué te surge con esta frase?
  3. ¿Qué está significando para ti esta experiencia?

En DFC España agradecemos a todas las personas interesadas en evolucionar la educación que se impliquen, es necesario. Y, sobre todo, gracias a todos los niños y niñas que están cambiando el mundo; y a sus profes que les dan la oportunidad. Además, gracias por contárselo al mundo, para inspirar a otras personas y darles un motivo más para lanzarse a facilitar proyectos DFC, para que cada vez más niños, niñas y jóvenes tengan la oportunidad de empoderarse tomando conciencia del I CAN y demostrando que son el presente.

 

Por Beatriz Alonso

En el mundo existe una creencia limitante: las personas adultas son el presente; y niños, niñas y jóvenes son el futuro. En Design for Change (DFC) proponemos una oportunidad para cambiar la mirada: de persona a persona, a la misma altura. En Educación, del docente al alumnado, y viceversa; así, nos escuchamos: tienen cosas relevantes que decir. En DFC sabemos que profes y alumnado no son el futuro, son el presente. 

Finales de agosto de 2018. Al resguardo del calor madrileño en Impact Hub Madrid, en DFC España se planeaba un gran reto, probablemente la mayor “locura” que había afrontado el equipo hasta entonces en tan poco tiempo: preparar un fin de semana con profes y alumnado de los proyectos finalistas del Reto I CAN 2018, en el marco del proyecto europeo COMnPLAY SCIENCE. La experiencia, desde luego, valió el esfuerzo.

En Design for Change se empodera desde el emprendimiento social con un objetivo: cambiar el mundo en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. Afortunadamente, ya hay muchas personas interesadas en evolucionar la educación que han integrado la metodología DFC y la están implementando con niños, niñas y jóvenes. Así, desarrollan un modelo duradero basado en el I CAN (Mentalidad I CAN, I CAN Mindset). Una muestra de estas personas, profes de centros educativos de primaria y secundaria, fueron las elegidas para trabajar durante el I CAN Weekend en el ODS que más les afecta, el ODS 4: Educación de calidad.

¿Qué es el I CAN Weekend?

Un fin de semana, catorce alumnos y ocho educadores de ocho centros diferentes de varios lugares de España. Llegaron a Madrid un viernes por la tarde con una única premisa: una invitación a enfrentarse a un reto que, para darle más emoción al tema, desconocían. Para hacerlo incluso más misterioso, tampoco se conocían entre ellos (salvo alguna excepción). Siete de esos educadores vinieron acompañados de uno o dos peques con los que habían emprendido un proyecto DFC. ¿Y cuál era ese reto? “La educación es tuya ¡evoluciónala!

Después del intenso fin de semana, presentaron su prototipo en la Gala I CAN 2018 para demostrar que la Educación es cuestión de todas las personas. En la segunda parte de la Gala, presentaron el Reto “La educación es tuya ¡evoluciónala! con el objetivo de traspasar los muros de La Nave, ese espacio de innovación urbana del Ayuntamiento de Madrid, que ofrece las herramientas necesarias para formar en las últimas tendencias en innovación, tecnología y metodologías. Así, demostraron que tanto ellos como su alumnado no son el futuro, son el presente.

¿Quieres saber más? Durante los próximos días publicaremos en redes sociales una selección de las entrevistas realizadas durante el I CAN Weekend a sus participantes. Además, puedes encontrar todas las entrevistas en nuestro canal de Youtube:

  • Héctor González Álvarez, del SEK International School Ciudalcampo
  • Eva Cazalla Sobrín, del FET Santa Teresa de Jesús Salamanca
  • Ana María Palmero Palmero, del FET Padre Enrique de Ossó Zaragoza
  • Virtudes Tortosa Pérez, del Colegio Nuestra Señora de la Victoria
  • Virginia Orcos, del FET Santa Teresa Calahorra
  • Kechu Couso, del CPR Sta Apolonia
  • Leo González Cruz, del Colegio Nazaret Mare de Déu dels Àngels
  • Isi Buenaga Saiz, del FET Oviedo

¿Y sobre qué les preguntamos? Ayer, para celebrar el #DíaInternacionalDeLaEducación, publicamos el vídeo resumen del I CAN Weekend. Para ir calentando, aquí dejamos un adelanto de lo que hablamos. Si ya conoces DFC, te invitamos a contestar también a las preguntas:

  • ¿Qué se te ha quedado guardado en el corazón del proyecto DFC?
  • ¿Qué te aporta como docente? ¿Y cómo persona?
  • Cuando implementas DFC, ¿qué cambia en…
    • la dinámica de las clases?
    • en el alumnado?
    • en el centro educativo?
    • en la comunidad?
  • ¿Qué crees que marca la diferencia en cuanto a otras metodologías alternativas?
  • ¿Qué te parece más innovador?
  • ¿Cómo se ha sentido tu alumnado haciendo el proyecto?
  • La educación es tuya ¡evoluciónala! ¿Qué te sugiere esta frase?

En DFC España agradecemos a todas las personas interesadas en evolucionar la educación que se impliquen, es necesario. Al principio de aterrizar DFC en España, trabajábamos directamente con los más jóvenes; al poco tiempo nos dimos cuenta de que el cambio tiene que empezar por el profesorado, por el equipo directivo, por las personas responsables de su educación. Por eso damos las gracias a Héctor, Eva, Ana María, Virtudes, Virginia, Kechu, Leo, Isi, (también a Raimon, Sonsoles, Cristina y Sonia: profes que no pudieron asistir al I CAN Weekend), y a todas las personas que se han atrevido a lanzarse a integrar el I CAN Mindset, para que cada vez más niños, niñas y jóvenes tengan la oportunidad de empoderarse, desarrollando sus capacidades y tomando conciencia del I CAN. A partir de sus propias ideas, de verdad están cambiando el mundo.

¿Y los alumnos y alumnas? ¿Quieres saber qué opinan? Por supuesto, también les preguntamos, ¡son las protagonistas! No te pierdas el post de la semana que viene 😉

(Fragmentos del texto de Julie DeNeen)

Como reza el refrán: “Dale a una persona un pez y comerá un día. Enséñale a pescar y se alimentará toda la vida”.

¿Qué diferencia a los buenos educadores de los excelentes? Los excelentes reparten cañas de pescar, creando en el aula un modelo de independencia y autonomía. El alumnado no solo recita temarios, además ha aprendido a aprender. Saben que, si no encuentran la respuesta directamente, tienen las herramientas para investigar todo lo necesario hasta llegar a la solución.

Entonces, ¿Cómo impulsar el Yo Puedo en clase?

  1. Convierte tu aula en un lugar seguro para fracasar

Cuanto más estudio educación y psicología, más convencida estoy de que el fracaso es una de las herramientas más importantes para aprender. De niños, tratamos de poner en equilibrio un bloque sobre una pelota y cuando cae al suelo, ese fracaso nos enseña sobre la naturaleza de las formas. La próxima vez, sabremos que primero se pone el bloque y luego la pelota.

El fracaso puede ser la puerta de entrada para grandes inventos que surgen “por accidente”. Debemos darles a nuestros peques y estudiantes espacio para que fracasen. El miedo al fracaso paraliza la capacidad de una persona para arriesgarse, para esforzarse e intentar algo nuevo. Dales mucho espacio para que se equivoquen y cometan errores. Muéstrales que el fracaso no es fatal.

  1. Fomenta la curiosidad

La curiosidad es lo que impulsa a un niño pequeño a aventurarse a explorar el mundo lejos de la seguridad que le aporta su familia. Cuando somos adolescentes, mucha de esa curiosidad innata es aplastada a través de exámenes y calificaciones rigurosas. En la medida de lo posible, permite que la curiosidad de tu alumnado los lleve a nuevos lugares. A la hora de asignar proyectos, ¿es necesario imponer limitaciones sobre los temas o puedes confiar en que su curiosidad encontrará algo que valga la pena investigar?

  1. Dale voz a tu alumnado

Las personas que tienen un espacio para expresarse, se sienten más capacitadas que quienes no la tienen. Imagínate una situación en el trabajo donde no tuvieses la capacidad de decir lo que piensas o incluso de estar en desacuerdo con un compañero o con tu jefe. ¿Te sentirías empoderado para ejecutar con éxito un gran proyecto o te sentirías condenado a fracasar porque no podrías hablar de tus miedos, preocupaciones, etc.?

Enseñar a tu alumnado a expresar su desacuerdo y a debatir con respeto, les ayuda a desarrollar su propia voz interna (…).

  1. Responsabilidad escalonada

(…) En primer lugar, el profesor debe presentar el concepto, luego ayudar al alumnado con el concepto, y después dejar que el estudiante trabaje de forma autónoma. Cada paso es fundamental para permitir la oportunidad de confiar en su habilidad.

  1. Apoyo entre compañeros

(…) En el aula, las personas que sienten el Yo Puedo suelen apoyarse en sus amigos cuando las cosas se ponen difíciles. Hay un tipo de “presión de grupo” que beneficia al alumnado para que completen sus tareas. Trata de fomentar ese tipo de estímulo.

  1. Usar consecuencias naturales

¿Recuerdas la última vez que tocaste un horno caliente? Seguro que no lo volviste a hacer. (…) Para aprovechar las consecuencias naturales, es necesario crear un lugar seguro para el ensayo-error. (…) Así el alumnado será consciente de las consecuencias de sus actos gracias a tu ayuda y apoyo.

  1. Construyendo confianza

Ofrece periódicamente actividades que aumenten la confianza, (…) que ayuden a reforzar sus fortalezas y habilidades únicas. (…) Cada estudiante tiene un talento particular que debe ser celebrado.

  1. Sé un modelo de cómo aprender

A los alumnos les encanta ver a su maestro aprender. (…) Intenta explorar con ellos un tema del que no sepáis nada. Ellos observarán cuidadosamente cómo tú estás aprendiendo a sacar ideas sobre cómo hacer las cosas (…).

  1. No impongas limitaciones

A veces la tarea limita las posibilidades de un estudiante. En lugar de decir: “Escribe cinco páginas sobre…”, pídeles que escriban todo lo que puedan sobre su tema. En efecto, algunos estarán muy por debajo de lo que esperabas, pero te sorprenderá ver lo lejos que llegan otros cuando no hay ninguna limitación (…).

  1. Usa ejemplos de perseverancia de la vida real

Saca tiempo para estudiar a otras personas que también aplican la filosofía de la perseverancia. Busca a quienes salieron de circunstancias difíciles, a las personas con discapacidad que aún así se superaron a sí mismas, a quienes fracasaron repetidamente antes de lograr el éxito (…).

  1. Enséñales cómo establecer metas manejables

Cuando una tarea se percibe como abrumadora, el Yo Puedo se desmorona rápidamente. Enseña el arte de establecer metas, es decir, cómo dividir un gran proyecto en pequeños pasos. Los objetivos no están pensados para ser puntos de referencia de éxito, sino más bien son una hoja de ruta para mantenerte en el camino correcto.

  1. Enséñales cómo superar la decepción

La decepción es una de las mayores razones por las que la gente se rinde. A nadie le gusta la sensación de decepción. Simplemente duele. Pero también es la vida real. (…) Superar la decepción es la base de una actitud de Yo todavía Puedo. Cuando tu alumnado se enfrente a una pérdida, enséñales a dar un paso atrás y ver el panorama general, sentir la pérdida, hablar de ella y luego seguir adelante.

  1. Actitud de recompensa, no sólo de aptitud

(…) La vida es 90% actitud, 10% habilidad. En la escuela lo tenemos al revés. Como profesor, puedes crear un aula llena de buena actitud, incluso cuando estéis obligados a producir “resultados”.

  1. Cree en sus habilidades

En última instancia, un niño debe llegar a creer en sí mismo. Pero antes de que eso pueda suceder, alguien mayor y más sabio debe apostar por él. A medida que conozcas a cada uno de tus alumnos, aporta más confianza en sus habilidades para desarrollarse (…).

Se trata de inculcar en ellos la creencia de que pueden superar cualquier cosa, independientemente de la nota o el resultado. Mientras se esfuercen al máximo, nada más importa.

  1. Acepta el “Desorden”.

(…) Aprender es complicado. La infancia es un constante aprendizaje basado en fracasos, que al final termina en a una persona adulta con habilidades y conocimientos para tener éxito en algún área de la vida. Nuestras aulas no deben ser fábricas en cadena. Deberían ser como viveros. Hay crecimiento, pero en desorden. Las cosas no siempre están ordenadas o en el lugar adecuado, pero está bien.

  1. Reflexiona cuando el proyecto haya terminado

Después de un fracaso o un éxito, la autorreflexión es crucial. Haz preguntas como:

¿Qué parte te resultó más fácil?

¿Y más difícil?

¿Dónde crees que podrías haber trabajado más?

¿Crees que podrías haberte preocupado menos por…?

¿Cómo esperas que vaya la próxima vez?

¿Hay algo que te gustaría haberte dicho a ti mismo al principio de este proyecto?

¿Estás orgulloso de tu trabajo? ¿Por qué?

  1. Feed back inmediato

Las notas vienen al final de una tarea, ¿verdad? Pero en ese momento, ¡es demasiado tarde para arreglarla! La calificación actúa como un barómetro de cómo fue. ¿Por qué no calificar el progreso todos los días? (…) La retroalimentación diaria ayuda a mantener al alumnado en el buen camino.

  1. Tareas a corto y largo plazo

(…) Tanto los atletas de velocidad como los de maratón son corredores, pero el entrenamiento es diferente. Lo mismo se aplica a las tareas a largo y corto plazo. El alumnado necesita usar los “músculos” de la paciencia y la perseverancia en proyectos largos. Para los cortos, necesitan concentración y focalización.

Mantén tareas variadas para que practiquen los “músculos emocionales” necesarios para cada tipo de proyecto.

  1. Identifica obstáculos y creencias negativas

Cuando un estudiante está atascado, actúa como psicólogo para ayudarle a ver las creencias negativas y los patrones de pensamiento que bloquean el éxito. A menudo queremos culpar a nuestras circunstancias, nuestra falta de habilidad, falta de tiempo, etc. pero el verdadero problema es nuestra mentalidad. Los mayores obstáculos están en nuestra cabeza.

  1. Deja de lado la idea de que el éxito de tu alumno se refleja en ti

Es mucho más fácil facilitar el aprendizaje cuando no estás involucrado en el resultado. Sé que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, tanto en la enseñanza como en la crianza de los hijos (…).

Los maestros que están “emocionalmente” menos involucrados en el fracaso de un estudiante, no se frustrarán tanto cuando las cosas no salgan según lo planeado. Es más fácil desarrollar un ambiente seguro para fracasar cuando eres neutral (pero compasivo), en lugar de estar aguantando la respiración a la hora de ver el resultado del proyecto. Se trata de encontrar el equilibrio entre el cuidado y el desapego sano, que te mantenga libre de tu propia preocupación y estrés.

Julie DeNeen

Licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de New Haven. Ha pasado varios años trabajando para una escuela de Connecticut, implementando las nuevas tecnologías para ayudar al alumnado y los docentes en el aula. También impartió talleres a los profesores sobre la importancia de la competencia digital, diseñado un proceso para mantener al alumnado, profesorado y familias conectados en el proceso de aprendizaje.

(Fragmentos. Traducción del inglés de Beatriz Alonso).

Texto original: DeNeen, Julie (2013): “How To Develop a Culture of “Can” In Your Classroom”, en Open Colleges, 30 de enero. URL: https://www.opencolleges.edu.au/informed/features/how-to-develop-a-culture-of-can-in-your-classroom/

¡Último post de la trilogía del LAB I CAN de Valencia!

Mientras los y las participantes hacían las ‘prácticas de facilitadores’ se podían escuchar frases como: “Nos cuesta aceptar nuestras limitaciones porque nos sentimos solos ¡Juntos es mejor!”, “Es importante controlar el método DFC para poder centrarte en el alumnado”, “Ellos preguntan y entre todos construimos la respuesta”, “Hay que escuchar lo que dice el grupo y tú ser un altavoz”… Todas estas aportaciones nos resultaron tan enriquecedoras, que decidimos profundizar.

ENTREVISTA a Pilar Goterris, organizadora de la formación y directora del Equipo de Titularidad Educativo de @hnsconsolacion para la coordinación de centros educativos. Del LAB I CAN, lo primero que nos comenta es que “todo ha sido satisfacción. Las valoraciones son todas positivas. Están muy contentos”.

Y para recoger también la visión del profesorado, preguntamos a dos participantes veteranas de los proyectos DFC: Montse y Lucía, del colegio María Rosa Molas, de Onda (Castellón).

  • ¿Cómo conocisteis DFC?

“La dirección del colegio nos hizo llegar la información, pensando que podría encajar dentro de la innovación del centro. Después solicitamos a DFC España las guías. Además, ver proyectos de otros colegios nos animó a sumarnos al movimiento DFC y cambiar el ritmo habitual de las clases. ¡Dedicamos cuatro días seguidos a los proyectos DFC!”, explican Montse y Lucía. “Y fue el colegio de Onda quien nos habló a nosotros de Design for Change, y creímos que la metodología podía venirnos bien”, añade Pilar.

  • Pilar, ¿Qué puede aportar DFC a la red de centros educativos?

Muchísimo. Intentamos conectar más y mejor la escuela con la realidad, para que el alumnado se comprometa con ella y aprenda a mirar de manera critica. Así podrán cambiar lo que no les gusta. Es muy educativo. La organización de la metodología es clara, sencilla y nos lleva alcanzar nuestros objetivos. Todos buscamos un cambio en la educación para que dejemos mejor lo que nos hemos encontrado. Los profes me preguntan cómo pueden seguir profundizando. Así todo suma y enriquece.

  • ¿Después del LAB, ¿con qué os quedáis?

La metodología DFC es estimulante, divertida y motivadora. Y además con ella podemos trabajar contenido curricular”, explican Montse y Lucía; mientras Pilar recuerda como:A lo largo de la experiencia se fueron creando lazos entre los compañeros unidos por un objetivo. ¡Queremos repetir! Fue muy enriquecedor. El esquema es muy claro. Quiero seguir profundizando. Los facilitadores son fantásticos, le ponen mucha pasión; todo el mundo lo dice”.

  • De las herramientas que habéis recibido en el LAB, ¿cuáles os parecen más útiles?

Pilar: El conjunto es muy interesante. Se necesita paciencia, dejar el tiempo necesario entre una fase y otra para que el alumnado entre en ellas. Así, se conectan unas con otras. Por otra parte, las dinámicas para romper el hielo crean vínculos y nos despiertan. La forma en la que está organizado es muy novedosa. Juegos como la “Balsa” para equilibrarnos o “Mirarse a los ojos” crean conexión.

Lucía y Montse: La escucha activa como actitud imprescindible del facilitador. Así les damos a todos los alumnos la oportunidad de participar constantemente. Hemos aprendido que todas las ideas son buenas: no hay que cortar las alas con “peros”; hay que utilizar el “sí, y además…”. Después, que observen, que miren donde les interese o piensen que es necesario. Nuestra labor está en reconducirlos hacia ese objetivo cuando les interese un marco concreto. En esencia se trata de cambiar los roles: el profesor se convierte en el facilitador del aprendizaje y el alumno es el protagonista durante todo el proceso.

  • ¿Dónde encontráis dificultades al poner en práctica el método DFC en el aula?

Principalmente en las etapas #SIENTE e #IMAGINA. En los grupos en los que hay líderes, es más complicado que se llegue a un consenso o acuerdo sin tener conflicto. [En estos casos, la votación a mano alzada es la técnica más eficiente para desbloquear los bucles].

  •  “Los niños no son el futuro, son el presente”, ¿qué os sugiere?

Pilar: Solo tenemos el presente, y con él creamos futuro. Ellos son el ahora; no sabemos qué pasará después. El niño lo es todo, es bueno y perfecto. Siendo lo que tiene que ser ahora, también lo será después.

Lucía y Montse: Vemos y preparamos a los niños siempre pensando en el mañana, en lo que podrán llegar a ser… Y se nos olvida que ahora, siendo niños, tienen muchas potencialidades. Pueden llegar a hacer lo que se propongan cuando están motivados. La visión de futuro que tiene un adulto, ellos no la tienen. Ven el aquí y ahora.

  • Cuando escucháis “Mentalidad I CAN”, ¿qué os imagináis?

Pilar: El futuro de la educación. Hay que trabajar rompiendo muros, con las herramientas que tenemos. Conectando con la realidad y con los espacios, en las relaciones. Todo nos educa, estamos en crecimiento continuo. DFC supone una renovación de la actitud del profesorado, estando atentos a la realidad y escuchando a los niños.

Lucía y Montse: Significa que cuando uno quiere, puede. Si nos proponemos hacer las cosas, se pueden hacer. Los profesores hemos de apostar por el cambio y la forma de mirar a los alumnos. Es necesario salir de nuestra zona de confort para darles nuevas oportunidades. En cuanto a ellos, tienen que tomar conciencia de que el mundo es de todos y por ello implica una responsabilidad de cuidarlo y mejorarlo. Aunque sean niños tienen mucho que aportar.

  • Y para terminar, Lucía y Montse, ¿cuál es el proyecto DFC que recordáis con más cariño, o que consideráis que ha tenido más impacto?

Quizá sea el primero que hicimos, hace dos cursos, con los alumnos de 4º de primaria. Al principio parecía un poco caótico, acostumbrados al orden, al silencio, a la rutina… ¡Y resultó estimulante, divertido e innovador! Nos dimos cuenta de que la imaginación y la creatividad de los niños va más allá de lo que nosotros podemos imaginar: son capaces de aportar y hacer lo que se propongan, solo tenemos que darles la oportunidad.

En este proyecto los alumnos sintieron que el patio del cole se quedaba sucio después de los recreos. Imaginaron qué podrían hacer para mejorarlo: decidieron hacer patrullas de vigilancia por grupos en el patio, para que todos tirasen los papeles a las papeleras; y colgaron carteles en las aulas, pasillos y patios, para recordarlo. Llamaron a su proyecto: “Por un patio más limpio”.

 

Si quieres experimentar la metodología DFC en primera persona, ¡apúntate al próximo LAB I CAN el 26, 27 y 28 de junio en Madrid! Más info e inscripciones.

Se puede contar, pero hay que vivirlo 😉

¿Qué hay tras un LAB I CAN? Preguntamos a los facilitadores ;)

Después de un LAB I CAN, en nuestras cabezas bulle mucha información y, también, muchas ideas. Una de las cinco fases del método #DesignForChange es #EVOLUA  (Evaluar+evolucionar). En el último post compartimos las valoraciones de los participantes, pero… ¿Cuál es la experiencia de los facilitadores del LAB I CAN de Valencia?

  • Antes de terminar el LAB, les pedís feedback a los participantes. Y vosotros, ¿qué os lleváis?

“Muchas cosas. En general siempre se aprende en todos los LABS. Al final no hay tanta distancia entre las personas que facilitan y las que participan. Este grupo en particular era súper majo, alegre y participativo”.

“La gente fue súper maja, muy entregada, se implicaba un montón y así es más enriquecedor. Ha habido un buen rollo muy guay”.

“Una buenísima sensación de equipo de trabajo, tanto con los facilitadores como con la gente que viene. La gente se va contenta y entusiasmada. Y también cansada, porque la formación es intensa ”.

“En otra formación, una profe de Cáceres me dijo: ‘No puedo soportar llegar a una clase y que mis alumnos me digan que no quieren estar ahí’. Lo más interesante es que la gente joven en general muestra poco interés por muchas cosas. Pero no es real, a la gente le gusta motivarse e implicarse. No tiene sentido hacer pellas, el cole debe ser un sitio para compartir, para descubrirte a ti mismo y al resto, para descubrir la vida. Estoy completamente de acuerdo con ella, y DFC te da las herramientas”.

“Aquí los niños y niñas toman parte, son protagonistas del proceso. Es muy diferente a lo que están acostumbrados. Así crecen de forma diferente.  Está muy bien estructurado”.

“En el aula he visto cómo marca la diferencia: en las clases que se abren a las propuestas encontramos ilusión, atención, sentimiento de ‘piña’, magia…;  en las clases en las que se juzgan las propuestas, los alumnos tienden a molestar más, y se estancan en una actitud sumisa hacia el profesor”.

“Cada fase de la metodología tiene sus bondades. SIENTE es mi preferida. Es la que nos ayuda a entender y a proponer soluciones a medida [cuando llega el momento]. Normalmente, empezamos a dar ideas sin saber qué está pasando. IMAGINA te hace pensar fuera de la caja. Para no acabar haciendo siempre lo mismo, ayuda a innovar. Así, las cosas no son siempre iguales. Es el despertar de la creatividad. ACTÚA: Hay muchísimos proyectos súper bien diseñados metidos en un cajón. A través de la practica, pruebas, y así mejoras. Te da mucho poder llevarlo a la práctica. Pierdes el miedo. EVOLÚA: sin reflexión no hay aprendizaje. Cuántas veces llevamos algo a cabo sin reflexionar acerca de lo que ha pasado, y volvemos a los mismos errores. COMPARTE: cuántas buenas prácticas no se comparten. Estamos en la época de compartir la info para enriquecernos. Así contagiamos a otros. Cuando ponemos los videos en los LABs la gente llega a tener claro en qué consiste. Te haces una idea más completa, es una forma de prototipar. La metodología es súper rica porque pasa por todas estas fases. Todas son necesarias”.

  • “Los niños no son el futuro, son el presente”, ¿qué significa para vosotros?

“Que necesitan la fuerza. También una persona que les acompañe, pillarles en el momento apropiado… Y un método”.

“Ellos pueden cambiar el mundo ahora. Son niños ahora y no hay porqué menospreciarles. Se puede cambiar el mundo siempre. Tienen una perspectiva del mundo distinta por su condición, que no debemos desaprovechar. Son el presente porque valen tanto como los adultos. Son importantes por su naturaleza”.

“Pone el foco en los peques para que puedan llegar, con las herramientas que se les da, a conseguir que sean en cada momento los que generan el cambio. En cada pequeña parte de esta metodología ya hay un aprendizaje. Estas herramientas fundamentales para el crecimiento personal las podrán usar durante toda su vida”.

“Nuestros niños son los adultos del mañana. Eso que se lleva la sociedad si les capacitamos”.

  • En el toolkit, en la parte EVOLÚA, hay un apartado “recupera anécdotas”. ¡Contadnos alguna que hayáis vivido en las formaciones!

“Son momentos que yo flipo porque no soy profe y no estoy en el día a día en una clase. Una profe que no tenía apoyo en su cole, preparaba los proyectos en verano, en su tiempo libre… Veo cómo la gente se motiva. En una formación llegaron a subir a hombros a la persona que ganó en uno de los juegos”.

“Lo que más me llega son las cosas que me dicen después de las formaciones. Por ejemplo: ‘Soy una persona diferente porque me he atrevido a hacer muchísimas cosas (gracias a las dinámicas y a las herramientas metodológicas) que antes no me atrevía a hacer’, o ‘ya sé cómo poner esto en práctica’. ¿Sabes ese momento en el que sientes que la cabeza empieza a generar la manera de implementar algo, cuando empieza a dar soluciones desde el minuto uno? Es entonces cuando se está generando esa la oportunidad de cambio”.

“En uno de los LABs, una asistente dijo: ‘algo se ha movido y volveré’. ¡Y ya lleva cuatro!”.

 

Si quieres experimentar la metodología DFC en primera persona, ¡apúntate al próximo LAB I CAN el 13, 14 y 15 de junio en Madrid! Más info e inscripciones.

Se puede contar, pero hay que vivirlo 😉

Más decir y hacer: apuesta por el aprendizaje ‘activo’

¡DFC puede ser la alternativa!

(Fragmentos del texto de Chih-Cheng, Cheng).

(…) No importa cuánto se prepare un maestro la clase. Basado en el Cono de la Teoría del Aprendizaje (Edgar Dale, 1946), los estudiantes probablemente solo podrán asimilar entre un 10% y un 30% del contenido; mientras que el profesor, que fue quien diseñó toda la presentación, recordará el 90%. Incluso si los estudiantes estuviesen prestando atención durante toda la clase, no podrían retener más que una pequeña parte. Entonces, ¿significa que es una actividad ineficiente la que se lleva a cabo? ¿Es a la vez desperdiciar los recursos, el tiempo y la energía del profesor?

Let’s Design for Change!

Elegimos, por ejemplo, “Seguridad de la información” como tema de nuestro proyecto DFC. Primero, invitamos a nuestro alumnado a pensar sobre qué SIENTEN con respecto al tema. Los profesores también podemos hacer uso de la información para concienciarles sobre la importancia del tema escogido. (…) Para ello utilizamos diferentes herramientas. Niños y niñas deben reflexionar y observar los posibles razonamientos, y hacer encuestas simples basadas en lo que inicialmente supusieron. Esto permite que sientan el tema como suyo y lleguen a hacerse una idea general de lo que está sucediendo en ese momento. Así no se correrá el riesgo de deformar los hechos en la primera fase.

En la fase IMAGINA, las soluciones más fáciles que podrían ocurrírseles a los niños y las niñas podrían pasar por pegar carteles, repartir flyers, presentar el tema durante una asamblea, o cualquier acción de sensibilización para dar a conocer el tema. (…) Con la elección de un público objetivo, la preparación de materiales adecuados, la creación de carteles, diapositivas, medios interactivos, organización de tiempos y espacios, etc.; se presupone que los niños deben experimentar cómo asignar el trabajo correctamente, además de aprender cosas nuevas. Quienes participen no sólo entenderán el valor esencial del tema (Aprendizaje Primario), visto que las diapositivas y los carteles son Aprendizaje Asociado (…); sino que también aprenderán a gestionar tiempos y horarios (Aprendizaje Concomitante). ¡Esto nos recuerda el principio del aprendizaje simultáneo planteado por William Heard Kilpatrick!

¿Y qué podemos hacer los facilitadores? Suministrar ordenadores, impresoras, materiales didácticos y toda la información necesaria. Si las actividades de promoción estuviesen divididas en grupos de niños y niñas con diferentes objetivos, el profesor también podría invitarles a intercambiar experiencias e ideas entre grupos y, finalmente, realizar una sesión de reflexión en grupo (…).

Necesitamos aceptar que habrá un cambio en el aprendizaje, para que así nuestros estudiantes puedan dar lo mejor de sí mismos. ¡Este es el primer paso que debemos dar para salir de las zonas de confort centradas en el profesor!

Chih-Cheng, Cheng

Actualmente trabaja en la Escuela Primaria Ruey Tarng, Ciudad de Taoyuan, Taiwán. Líder de la Sección de Servicios de Información.

(Fragmentos. Traducción del inglés de Beatriz Alonso).

Si queréis convertiros en facilitadores del método DFC… ¡Apuntáos al próximo LAB I CAN el 13, 14 y 15 de junio en Madrid! (Más info e inscripciones). Así podréis participar en el I CAN School Challenge. ¡El proyecto ganador irá a representar a España este año en la BTC en Taiwán!

Se puede contar, pero hay que vivirlo 😉